Mi?rcoles, 05 de marzo de 2008

El conformista, publicada por primera vez en 1951 es, el retrato de un personaje de la Italia de Mussolini y de la sociedad en la que lucha por integrarse. Pero, bajo este trasfondo histórico que tanto influyó en Moravia y sus contemporáneos, subyace una idea más ambiciosa: intentar explicar un comportamiento moral característico de nuestro tiempo, el conformismo, como deseo de confundirse en la masa y no destacar aun a costa de perder la libertad individual.

Ha sido una gozada leer El conformista. Me he encontrado con un autor que domina el lenguaje. La historia es interesante, la lucha por una búsqueda de ser como todos los demás que hace que el protagonista busque esa normalidad en el fascismo que dominaba Italia en esa época (como, de estar en Rusia, se aliaría con el comunismo) o en el matrimonio con una mujer que no ama. Cualquier cosa que le haga sentirse como las personas que le rodean. Muy interesante.


Se sentía del todo tranquilo, frío, si bien, aunque tampoco esto le resultaba nuevo, un tanto triste. Con una tristeza misteriosa que ahora consideraba inseparable de su carácter. Siempre había sido así de triste o mejor carente de alegría, como determinados lagos que tienen una montaña muy alta que se refleja en sus aguas obstaculizando la luz del sol y haciéndolas negras y melancólicas. Es sabido que si la montaña fuera retirada, el sol haría que las aguas sonrieran, pero la montaña está siempre allí y el lago es triste. Él era triste como esos lagos, pero qué era aquella montaña no hubiera sabido decirlo.
(...)
Notaba una sensación dolorosa y profunda, como de rebeldía contra todo su ser; e, insistente, le volvía a la mente una singular comparación: él era un cable, un cable de humanidad, a través del cual pasaba sin cesar una terrible corriente de energía que no estaba en sus manos rechazar o aceptar. Un cable semejante a los cables de alta tensión, sujetos a postes en los que estaba escrito "Peligro de muerte". Él no era sino uno de esos cables conductores y la corriente unas veces le zumbaba a través del cuerpo sin causarle molestias, antes bien, infundiéndole una mayor vitalidad, pero otras veces, como por ejemplo ahora, le parecía demasiado fuerte, demasiado intensa, y entonces él hubiera deseado ser no ya un cable tenso y vibrante, sino arrancado y abandonado a la herrumbre en un montón de detritus, al fondo del patio de un taller. Y además, ¿por qué tenía que soportar, precisamente él, el paso de la corriente, mientras a tantos otros ni tan siquiera los rozaba? Y encima, ¡por qué la corriente no se interrumpía nunca, no cesaba nunca de fluir a través de él ni un solo momento? La comparación se articulaba, se ramificaba en preguntas sin respuesta; y mientras tanto, crecía su doloroso y deseoso sopor, nublándole la mente, ofuscándole el espejo de la conciencia. Finalmente, se adormeció y le pareció como si de algún modo el sueño hubiera interrumpido la corriente y, por una vez, él fuera de verdad un pedazo de cable herrumbroso, tirado en un rincón con otros desechos.
Alberto Moravia
El conformista


Tags: El conformista, Alberto Moravia

Publicado por elchicoanalogo @ 19:02  | Libros...
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
saludoss y gracias por la visita ehhh no me digas que ta costaoo jajaja si solo tienes que pincharme el nik jajajajajaja de todas formas bien venido a mi rinconcito de confesiones jajajaja
Publicado por aquella
Mi?rcoles, 05 de marzo de 2008 | 21:28
Cost?, cost?, que el enlace daba error (en vez de poner el nombre de tu blog elotroladodetucama.blogcidnario.com, pon?a elotroladodelacama.blogcindario.com) y hasta que encontr? con el fallo tard? d?as (soy despistado)
Un abrazo.
Publicado por elchicoanalogo
Mi?rcoles, 05 de marzo de 2008 | 22:07
Tomo nota... otro pendiente...y siempre he sentido curiosidad por este autor Sonrisa Saludos,
Publicado por sylvia
Mi?rcoles, 05 de marzo de 2008 | 23:11
Saludos, Sylvia,

Hay tanto que leer que uno acaba por agobiarse... Esta novela est? realmente bien, con un curioso personaje central. Un abrazo inmenso
Publicado por elchicoanalogo
Mi?rcoles, 05 de marzo de 2008 | 23:29
Es curioso que hoy la juventud desee con tanto ahinco buscar un rasgo que los distinga de los demas,ya sea en su look o ideales, mientras que al envejecer cada vez mas el alma se cansa de aparentar y el ser comienza a comportarse como la generalidad de los sujetos, creo que pocos aprenden en realidad que somos diferentes, y siempre lo seremos, sin necesidad de aparentar algo que no somos, me encanto la novela,mucho mejor que la pelicula, particularmente recomiendo de este autor el desprecio, muy buen libro.
un saludo cordial

Ignacio.
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 09 de diciembre de 2009 | 6:42

Ya van dos veces que leo el libro, y es una delicia. Aparte de ese conformismo, de esa lucha por buscar ser "normal", está presente la idea de la fatalidad, de ese algo que se le escapa a los seres humanos y no podemos controlar. Algunos lo llaman destino, el personaje lo llama simplemente la fatalidad. La historia siempre marca un rumbo diferente al Marcello Clerici cree controlar: desde la supuesta muerte de Lino, que el daba por hecho, hasta la aparente conformidad con la "normalidad" que había encontrado con su familia, hasta ese "accidente" trágico que supondrá el fin de la historia. Creo que Moravia no sólo quizo expresar la idea de anormalidad, de conformidad, sino ponerla en un contexto donde lo que nos rodea también marcará un rumbo al que el hombre debe buscar adecuarse.

 

Publicado por Invitado
S?bado, 31 de julio de 2010 | 4:24

Tengo algo lejana la lectura del libro. Recuerdo que esa fatalidad de la que hablas me recordaba a ciertas historias de novela negra, donde los personajes no podían controlar su vida, sus pasiones, sus pasos y andaban siempre en el filo del abismo antes de caer en él. Aparentar, formar parte de la masa sin diferenciarse, no desviarse del camino previamente marcado... es una gran historia la de Moravia.

Publicado por elchicoanalogo
Domingo, 01 de agosto de 2010 | 10:34