Lunes, 31 de marzo de 2008

No conocí a mi abuela materna. Murió 25 años antes de que yo naciera. Sólo tengo de ella los recuerdos de mi madre, siempre dulces, y una foto donde se nota un parecido extremo con mi madre, y, por añadidura, conmigo, que empiezo a adquirir facciones Freijo en mi cara. Mi abuelo paterno murió en esta habitación desde la que escribo tras dos años de agonía por una negligencia médica. Sus últimos años los pasó acá, lejos de su querida aldea gallega y era extraño verle encerrado en el cuarto piso de un edificio y no en una casa con establo y jardín. Mi abuelo paterno, Jaime, murió cuando yo era un niño. Pero aún así recuerdo tres instantes inolvidables. Su presencia en la comunión de mi hermana mayor, la única vez que estuvo aquí, y yo le vi de traje, elegante, orgulloso. Las tardes donde nos reunía en la cocina de su casa, esas cocinas de leña tan acogedoras, aún en verano, y nos hablaba de la guerra civil, cómo luchó en la batalla del Ebro y cómo le hirieron en una emboscada. El último recuerdo, tal vez el más importante, fue aquel día donde me llevó a su taller y me enseñó el funcionamiento de un molino casero. Se pasó todo el tiempo que pudo con un chaval de pocos años explicándole cómo manejar el molino, cómo esa extraña máquina servía para hacer pan. Mi destino era ser carpintero, como él, como mi padre, y de crío me regalaban herramientas de juguete para que me fuera aficionando a construir y cortar y golpear madera. Pero desoí a la sangre. Estaba más pendiente de las película de vaqueros, de las aventuras del El hombre de Boston en El mundo en sus manos. Cuando crecí me hice cámara. Tal vez lo tenía claro desde niño. Mi abuela paterna era una mujer callada, tranquila, apenas hablaba, pero sí la recuerdo cuando hablaba de mi padre, sobre todo su infancia y cómo, hasta los tres años no dejó de amamantarlo. Tuvo que usar el viejo truco de untarse los pezones con cebolla para que mi padre dejara la leche materna. Echo de menos ese contacto. Si construyeran una máquina del tiempo me gustaría poder ver mi infancia, verme con mis abuelos, con mi tío Cándido, con las personas que hoy son recuerdos difusos.


Publicado por elchicoanalogo @ 23:21  | Great White Way
Comentarios (6)  | Enviar
Comentarios
Preciosos y emotivos recuerdos, Fernando.

En mi caso, viven a?n mis dos abuelas. Mis abuelos paternos estaban m?s lejanos, emocionalmente hablando, porque apenas ven?an a vernos. Por eso quiz?s cuando mi abuelo paterno muri?, hace ya casi 10 a?os, apenas lo sent?. Mi abuela, a pesar de ciertos achaques, sigue con buena salud.

En el caso de mis abuelos maternos, lo son todo para m?. Mi abuelo muri? en el 2000, y ah? s? que lo pasamos bastante mal, era algo inconcebible que no fuera a volver, que no nos volviera a acompa?ar al campo... Mi abuela, con sus casi 85 a?os, a?n vive, aunque la salud no le hace estar todo lo bien que quisiera. Espero que viva muchos a?os m?s.

GRacias por compartir tus pensamientos.

Junior.
Publicado por Junior
Martes, 01 de abril de 2008 | 15:40
Saludos Junior,

Los abuelos son figuras importantes, s?lo hay que excavar un poco y descubrimos que son el inicio de m?s de una de nuestras aficiones, por ejemplo. Son historia pura.
Un abrazo para ti y otro para tus abuelas.
Publicado por elchicoanalogo
Martes, 01 de abril de 2008 | 17:51
Me ha encantado el post... pero me despierta demasiados recuerdos....y eso de la maquinita del tiempo me ha dado mucho que pensar...
Publicado por sylvia
Mi?rcoles, 02 de abril de 2008 | 22:43
Saludos Sylvia,

Lo de la m?quina del tiempo... Alguna vez, cuando me preguntan a qu? ?poca hist?rica viajar?a respondo que a mi infancia, me gustar?a ver todos esos recuerdos borrosos, ver la realidad, las caras familiares 30 a?os m?s j?venes. Disparates de uno.
Un abrazo inmenso

Fernando
Publicado por elchicoanalogo
Mi?rcoles, 02 de abril de 2008 | 22:47
...qu? suerte Sonrisa yo precisamente es a la que no volver?a jam?s... y hasta aqu? puedo leer Sonrisa) Un abrazo,
Publicado por sylvia
Jueves, 03 de abril de 2008 | 12:30
Tuve una infancia tranquila, y como soy medio gallego tengo morri?a de todo, pasado incluido.
Un abrazo inmenso, Sylvia (me recordaste el 1,2,3...)
Publicado por elchicoanalogo
Jueves, 03 de abril de 2008 | 18:49