Martes, 15 de abril de 2008

Ha sido un gran fin de semana en Cádiz, la otra cara de un viernes donde me desvié de lo que debe ser mi camino. Desde que pisé aquella tierra no paré de reírme, de sentirme cómodo, arropado, enamorado de la ciudad y de cuatro personas hermosas, acogedoras y abiertas. He encontrado en un foro de literatura a un puñado de gente que merece la pena, que forman parte importante de mi vida y que me dan un respiro cuando estoy mal y una sonrisa en el momento más inesperado. Eso parece invisible, nadie se percata de ello, Internet sólo es noticia por la piratería, el ciber sexo o la pedofília. Pero es una parte. Hay más. Y, como digo, ese más es hermoso.

Hace un par de meses solté aquello de que no conocía el sur, este sur. Y la opción lógica era Cádiz, donde tendría con quien encontrarme, quien me haría de guía. Es hermoso, siempre es hermoso, que haya quien te espere. Como Mariola sentada en la estación de Valladolid, como estos tres gaditanos tan lindos.

Hubo muchas risas, mucho cachondeo, pescaíto frito, un bizcocho espectacular, simplemente espectacular, que hizo Junior especialmente para la ocasión y con el que recuperé el apetito (entre la merienda y el desayuno me comí la mitad)

Junior es un tipo cercano, amigable, con mucho arte, inteligente y galdosiano. Me pervirtió al llevarme de librerías. Al final me encontré con una bolsa con seis libros que ya no sé dónde poner. Hace unos postres increíbles, tendré que volver para probar sus galletas.

Natalia es dicharachera, alegre, con golpes de humor inesperados (y tira con bala), una expresión siempre radiante, ahora más que va a ser mamá, siempre de buen ánimo. Achuchable, muy achuchable.

Morena es la caña. Alegre, de esa alegría expansiva que se contagia, muy graciosa, entrañable. Me gustó ver cómo mimaba a su chico, las caricias que se dedicaban.

Me quedé prendado de los tres, su acento tan cálido, como ellos, su manera de alegrar al otro, cómo ellos, sin saberlo, me han quitado “telarañas” de la cabeza.

Viajar me sana. Y estar con mis amigos.



Tags: Cádiz, Lectores empedernidos

Publicado por elchicoanalogo @ 13:45  | Great White Way
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
?Fernando, c?mo se te echa de menos! Estamos a martes, y ya a?oro cada segundo que pasamos estos locos lectores en la capital gaditana. Fue una reuni?n magn?fica, entra?able, emotiva... ?y t? tienes gran parte de culpa! Muchas risas

Comentabas lo que hab?a significado para ti este viaje. No te imaginas lo que ha significado para los que nos hemos quedado aqu?. Cada detalle, cada comentario, cada risa... ?todo! Sin duda, este ser? el viaje de la raya-dura, del pesca?to frito y de "T?cate el pelo, Mari", pero tambi?n de la literatura, del conocimiento y, por supuesto, de la amistad.

No me canso de decirlo: tienes un amigo gaditano de por vida.

S? feliz, campe?n. Nos vemos pronto.

Jes?s.
Publicado por Junior
Martes, 15 de abril de 2008 | 17:59
Querido Junior,

Es que hay que repetir s? o s?, recuerda que no compr? el de Murakami, Raimundo estaba cerrado, no com? tus galletas, tantas cosas que se quedaron sin hacer...
Y volver a charlar, pasear, re?r.
Es que es mucho lo que sois. Seguid as?.
Ac? tienes otro amigo. Un abrazo inmenso
Publicado por elchicoanalogo
Martes, 15 de abril de 2008 | 19:28