Domingo, 04 de mayo de 2008

Fue en Antártida, mi anterior blog, que borré porque había una sección llamada Diario de Tucumán que me dolía. Y porque mi vida, a finales de enero, cambió de una manera tan brusca, tan definitiva, que sentí que no podía ver aquello que la definía hasta ese momento.

En ese blog de Antártida, antes del naufragio, recibí un comentario de parte de una “internauta” por entonces desconocida. Sylvia. Unas buenas palabras y el enlace de mi página en la suya. Era la primera vez que me pasaba algo parecido (la única). Alguien que llega hasta el blog y decide recomendarlo…

Es hora de hacer el camino inverso. Hoy quiero recomendar el sitio de Sylvia a la gente que pasa por esta etapa mía después del naufragio ya sea de manera habitual o por un par de minutos, un lugar cálido donde sentirse cómodo, lleno de referencias cinematográficas y literarias, la mayoría afines a mí, y palabras, muchas palabras como reconstituyentes. Como decían en Doctor en Alaska, un lugar donde estar.

 

Sylvia´s blog


 

You Have Cured a Million Ghosts from Roaming In My Head (Aarktica)


Tags: Sylvia´s Blog, Aarktica

Comentarios