Viernes, 13 de junio de 2008

Hayato, el rico samurai, adopta a Nagayuki, a quien educa según las antiguas enseñanzas y más tarde casa con su hija, Tomiko. Soplan nuevos vientos, y Hayato, cuyo honor prohíbe hablar de dinero, pierde todos sus bienes. Anclado en el mundo irreal del pasado, envía patéticamente a Nagayuki a América a hacer fortuna, armado tan sólo de su espada samurai y de costosos kimonos.

 

Aún me siento emocionado y afectado por esta extraña y diferente historia de amor, aún tengo un nudo en la garganta y cierto desasosiego y pesadumbre. Hacía tiempo que no lloraba con un libro, que no me ponía frenético, enrabietado, que no me quedaba mal cuerpo y una profunda tristeza tras la última página.

El título lleva a engaño. Parece que vamos a asistir a una especie de novela histórica, una historia de samuráis como las rodadas por Kurosawa, por ejemplo. Y no tiene nada que ver, aquí estamos ante una historia de amor, cerrazón de un hombre por el cambio que está sufriendo Japón y la destrucción de todo lo que tiene alrededor por su intransigencia.

Esta historia es de Tomiko, la hija de una legendaria casa de samuráis, enamorada de su hermano adoptivo, casada con él, un hombre férreamente educado para seguir el apellido familiar con dignidad y atento a las viejas costumbres. Pero Hayato, el padre, no ve cómo el mundo cambia a su alrededor, sigue anclado al pasado, a viejas costumbres que sólo causan el dolor en la familia. Envía a su hijo adoptivo a Japón con 5 cajas con kimonos y demás símbolos de su poder, innecesarios en el nuevo mundo. Y tiene que abrirse paso solo. Y volver con dólares y un traje occidental. Y traer el honor a la familia. Separa a los amantes. Y el mundo se derrumba a su alrededor.

Es muy triste y muy hermoso este libro de Matsubara, escrito de una forma espléndida, melancólica, habla de ese amor incondicional de Tomiko, de su deseo de reunirse con su marido y cómo la separación crece en el tiempo y en el espacio, de la intransigencia de un padre anclado en otra época, de la nula adaptación a los cambios.

El mejor libro que he leído este año. Es conmovedor.

 

De vez en cuando, también los padres iban a la fuente. Entonces, Tomiko se acercaba a la madre y Nagayuki al padre. Se sentaban en silencio en el agua humeante y sólo se movían para secarse el sudor de la frente. Pero, una vez, estando solos y sentados uno al lado del otro en el borde del estanque acolchado de musgo, Nagayuki rozó con la mano la raíz del pelo de Tomiko, detrás de la oreja, y la bajó despacio al tiempo que apretaba de lado su cuerpo contra el de ella.

Tomiko recordaba aún, como si hubiera ocurrido hacía pocos días, que un cálido temblor le había recorrido el cuerpo y que, no obstante, se había quedado muy quieta, como para no perder ni una pizca de la sensación que se había apoderado de ella.

Cuando Nagayuki le tocó los pechos, ella se dejó caer hacia atrás y se entregó totalmente a la tierna, aunque torpe, caricia del joven. Nagayuki siempre conservaría esta ternura titubeante y algo torpe al acariciarla, incluso más tarde, ya una vez casados, y más tarde aún, cuando, además, empezó a acariciarle el cuerpo con los labios.

Hisako Matsubara

Samurai


Tags: Samurai, Hisako Matsubara

Publicado por elchicoanalogo @ 22:10  | Libros...
Comentarios (5)  | Enviar
Comentarios
Yo misma lo le?do y al igual que usted, me dej? enga?ar por el t?tulo imaginano una novela hist?rica y vaya sorpresa me he llevado... Y esa novela tanto la amo como la repudio, como lo lee.

Dif?cil que algo me conmueva como lo hizo Samurai, altamente recomendable.
Publicado por Invitado
S?bado, 24 de enero de 2009 | 18:00
Saludos,

A veces ocurre eso con una historia, sentimientos extremos. Sigue siendo una de mis historias de amor favoritas, escrita de una manera maravillosa.
Abrazos
Publicado por elchicoanalogo
S?bado, 24 de enero de 2009 | 22:47
Ayer visit? una muestra de farolitas japonesas en Buenos Aires. Dichas farolitas de papel conformaban un sendero luminoso a ras del suelo y cada una conten?a una poes?a ilustrada.
Te comento esta exposici?n porque hab?a una farolita que me hizo acordar el comienzo de la espl?ndidad novela de Matsubara, porque en la ilustraci?n me pareci? ver barquitas arrojadas al mar, con ni?os en su interior. Dos ni?os cada una.
No tengo Samur?i y te quiero pedir si me podr?as recordar ese ritual o ceremonia en el mar, que si mal no recuerdo tiene como protgonista a la hija de Nagayuki y Tomiko.

Un abrazo.
Gustavo

PS: te invito a descargar gratis una novela m?a, hasta el domingo 16 inclusive:
<a>http://lugardeolvido.blogspot.com/p/semana.html</a>
Publicado por Invitado
Viernes, 14 de mayo de 2010 | 13:16
Pasan los minutos y me vienen m?s im?genes... La escena de Samur?i, que no recuerdo claramente, transcurre muchos a?os despu?s del drama que relata la novela y consistir?a en una ofrenda de la hija a los padres para el descanso de sus almas.

Otro abrazo, Gustavo

PS:

Algunas palabras previas a la publicaci?n de Investigaciones en masa.

Investigaciones
<a>http://lugardeolvido.blogspot.com/p/investigaciones.html</a>

Objetos
<a>http://lugardeolvido.blogspot.com/p/objetos.html</a>
Publicado por Invitado
Viernes, 14 de mayo de 2010 | 14:49
Saludos, Gustavo,
creo que el ritual se llama Obon. Te dejo un enlace:
http://sobre-japon.com/2009/08/17/obon-el-festival-de-los-ancestros/
El inicio de Samurai es absolutamente po?tico, ?ntimo y on?rico.Y el desarrolo de la historia, de ese amor en la distancia, de la espera de Tomiko, desgarrador.
He entrado en la p?gina de Lulu pero no me deja descargar tu libro. Lo intentar? de nuevo ma?ana.
Muchos cari?os y abrazos

Fernando
Publicado por elchicoanalogo
Viernes, 14 de mayo de 2010 | 23:56