S?bado, 05 de julio de 2008

Traducidos por primera vez al castellano, los relatos de Primera nieve en el monte Fuji, fueron seleccionados por el propio Kawabata y publicados en 1958. Dos de ellos, Yumira y El crisantemo en la roca, fueron incluidos posteriormente en una antología de sus cuentos favoritos que se publicó poco después de que recibiera el Premio Nobel de Literatura en 1968.Los relatos que presentamos son a la vez una ventana al muy específico mundo doméstico de la posguerra japonesa y una reflexión, destilada al máximo, sobre los sentimientos y las contradicciones humanas, sobre el ser y la memoria, sobre las incógnitas de la belleza y del silencio. Esta antología es una fina muestra de la grandeza de Kawabata. En los pequeños mundos de trazos delicados que se abren con cada cuento, en medio de sus resonancias y su luminosidad, descubrimos siempre la inteligencia inquisitiva y el humor de uno de los grandes del siglo XX.

 

En aquel país. En este país… Precioso, esa reflexión sobre el amor, la pareja, los celos, los sentimientos que nos escondemos a nosotros mismo, o cómo nos engañamos, o cómo, sencillamente, no sabemos nada de las emociones, las descubrimos cuando ya están encima de nosotros. Me ha encantado la forma de escribir de Kawabata, la protagonista que descubre cómo se desdobla dependiendo quién la toque, cómo siente su amor por el vecino, como no entiende nada. Me gustó mucho.

 

Una hilera de Gingko… y de repente, la mitad de los árboles sin hojas, desnudos, con un lugar que parece la frontera donde se dividen los que aún tienen hojas con los que no. Es lo que te decía, parece que no pasa nada, pero ocurre todo, la temporalidad de la vida, la marcha del tiempo, la hija que se va a casar, la buhonera que aparece para vender sus cosas, algo que me recordó a mis veranos en las aldeas gallegas de mi padre. Hay una melancolía en ese relato que me atrapa, la imagen de las hojas en el suelo, el que nadie en la familia sepa si es algo habitual por esas fechas que el monte y la ladera se dividan de esa manera. Me ha gustado mucho.

 

Con naturalidad… Cuatro personajes, el amigo del escritor, el actor, el escritor muerto y el abuelo de 97 años. Es una historia sobre la muerte, la identidad, la huida, la memoria, una conversación con retazos de pasado. Fue duro leer la parte del abuelo, ese hombre permanentemente dormido, en el umbral de la muerte, que intuye cosas pero que realmente apenas está vivo.”Yo he olvidado por completo las cosas de antes”. La memoria muerta… También me fascinó ese actor disfrazado de mujer, la escena junto al riachuelo, con el soldado.

 

Gotas de lluvia… Es un cuento extraño, no me ha llegado mucho, salvo por esas historias cruzadas que se entreven entre los personajes, esos amores soterrados. Y la imagen de las gotas de lluvia sobre la casa. No suena igual la lluvia que las gotas de lluvia…

 

El crisantemo en la roca… He disfruta más de este relato después de leerlo que con su lectura. Parece un ensayo más que un cuento. Al pensar en él, de nuevo, la muerte, el personaje principal que pasea por monumentos que luego se convirtieron en tumbas, que se pregunta sobre su propia tumba, sobre las diferencias épocas del Japón, sobre el pasado individual y colectivo. Hermosa la escena con la conversación con el fantasma. “Mientras se abran flores en este mundo y se levanten rocas, yo no necesito construirme una tumba. Mi sepulcro será la naturaleza toda, todo el cielo y la tierra, y la leyenda de la mujer de mi pueblo natal.”

 

Primera nieve en el monte Fuji… precioso, mi favorito, dos amantes que se encuentran tras años de ausencia y se van juntos a un balneario en las montañas. Muy melancólico, como esa imagen del monte Fuji con las primeras nieves, al principio que parecen abundantes, al final, una pequeña mancha. Las miradas de Jiro al cuerpo de Utako, las diferencias que encuentra en él, el pasado en común inasible, su amor lejano y la tragedia del hijo perdido, la escena donde duermen juntos. Estremecedor relato.

 

Sin palabras… O el escritor que se queda paralítico y mudo. Me gustó, la historia del fantasma, tan parecido a la chica de la curva que tenemos acá, la idea de un escritor desahuciado que ya no puede hacer aquello que mejor sabía, la hija sacrificada que vivía con él desde la muerte de la madre y la idea de escribir a medias un libro. Me gusta la interrogante que se abre sobre la autoría en un escrito. Interesante y con buen final. “Lo que llamamos pasado no es propiedad de nadie. Pero si me presionaran a decir algo, diría que tal sólo ejercemos propiedad sobre las palabras presentes que cuentan el pasado. Y no sólo sobre las propias. Porque no es necesario saber de quién son las palabras, pero, espere, ¿no es siempre lo que llamamos instante presente un momento sin palabras? Así, aunque una persona esté conversando como yo, el instante presente en sonidos como y o o, ¿no es un silencio sin sentido?

 

Lo que su esposo no hacía… El roce del lóbulo de una oreja que puede desatar el deseo o la indiferencia. Un joven enamorado de una mujer mayor que él, que le enseña el placer y el dolor del amor. Hay una escena hermosa, los dos en el tren, dibujando en una hoja la cara de él.

 

Un pueblo llamado Yumiura… Precioso, una mujer se presenta delante de un escritor y le habla del pasado, de día que pasaron juntos, de cómo le pidió en matrimonio. La angustia del escritor por no recordarla, por no reconocer su cara, la habitación que le nombra, las palabras que le dijo. Y la reflexión final: “Cuánto de su pasado, un pasado que él había olvidado y que para él ya no existía, podía ser recordado por otros.”   

 

Las muchachas del bote… pequeña obra de teatro. Se me hizo difícil entrar en la obra, pero a retazos me emocionó este enfrentamiento de clanes y cómo influye en la vida de una pequeña familia. La nieve final, el encuentro entre el padre ciego y la hija prostituta, muy bello. Bello y triste, como el libro de Kawabata.

En este mundo transitorio
sólo una vez
encontré
a la persona que quiero...


Tags: Primera nieve, en el monte Fuji, Yasunari Kawabata

Publicado por elchicoanalogo @ 19:17  | Libros...
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios

 

Holas…hace 6 meses viaje a Japon y pude conocer el enigmatico e imponente Monte Fuji; la mejor experiecia viajera de mi vida!!!
Quiero agradecer al staff de http://www.rutafujitours.tk por su puntualidad, amabilidad y profesionalismo.

Os recomiendo!!!

Publicado por RAFAELA8888
Domingo, 01 de agosto de 2010 | 5:06