Domingo, 21 de septiembre de 2008
Rebelión en la granja (1945) es un cuento satírico de George Orwell acerca de un grupo de animales en una granja que expulsan a los humanos y crean un sistema de gobierno propio que acaba convirtiéndose en una tiranía brutal. La novela fue escrita durante la segunda guerra mundial y, aunque fue publicada en 1945, no comenzó a ser conocida por el público hasta finales de los años cincuenta. Rebelión en la granja constituye una crítica velada de la Revolución Rusa y una sátira sobre la corrupción del socialismo soviético en los tiempos de Stalin.

Desasosegante libro de Orwell. Se vale de una fábula para arremeter contra el comunismo estaliniano y, de paso, contra todas esas dictaduras que ahogan a los pueblos y los convierten en marionetas del poder. Todo comienza en una granja de Inglaterra, propiedad del señor Jones que en los últimos años la ha dejado de lado y ya no la cuida con el esmero de antaño. Los animales se reúnen para escuchar a un cerdo, Mayor, que les habla de un futuro mejor si se enfrentan a su dueño, a los humanos. Dice “El hombre es el único ser que consume sin producir. No da leche, no pone huevos, es demasiado débil para tirar del arado y su velocidad ni siquiera le permite atrapar conejos”.Todos los animales deciden que desde ese instante el hombre es el enemigo. Al día siguiente muere el cerdo Mayor y los cerdos, siguiendo su ejemplo, apadrinan una revolución contra el granjero, que ganan, expulsando al señor Jones de su granja. La revolucionan ha triunfado y se inicia un periodo de prosperidad donde las decisiones se toman en asambleas participativas. Las raciones aumentan, el trabajo es más llevadero porque sólo ellos disfrutan del beneficio y hay promesas de un futuro mejor: se aprende a leer, a escribir, se proyecta un molino para que los animales trabajen menos y más cómodamente... En una pared del granero se escriben los 7 mandamientos para el buen funcionamiento de la granja: 1. Todo lo que camine en dos piernas es enemigo. 2 Lo que tenga cuatro patas o plumas es amigo. 3. Los animales no deben usar ropa. 4. Ningún animal debe dormir en una cama. 5. Ningún animal beberá alcohol. 6. Ningún animal matará a otro animal. 7. Todos los animales son iguales.

Los cerdos acaparan los altos puestos, las estrategias a seguir y dos de ellos, Napoleón y Snowball, viven continuamente enfrentados. Pronto empieza a desaparecer la leche, las jornadas de trabajo son más duras, pero el miedo al regreso del pasado hace que se olviden las penurias. Napoleón, que cuenta con la fuerza, decide hacerse con el poder y echa a Snowball de la granja. Desde entonces, Napoleón, con ayuda de los cerdos y los perros, comienza a derivar la revolución hacia una dictadura encubierta. Se dejan las decisiones a los cerdos, ya no hay reuniones donde todos deciden qué hacer en la granja, los cerdos se trasladan a vivir a la casa del granjero, el trabajo es para los demás animales, se trabaja en la limpieza mental de los animales, haciéndoles creer que cada error es un sabotaje del huido Snowball o que están en constante peligro, empieza a hacerse una purga entre los animales, aquellos que no son leales al régimen son masacrados, los mandamientos se desobedecen por los cerdos y los cambian a su interés, como el pasado, manipulado a cada instante, los animales están confundidos pero aún así siguen apoyando la granja por miedo al regreso de los humanos, las condiciones degeneran en hambre y miseria entre los animales que, desde una ventana, asisten atónitos a una reunión entre cerdos y hombres y cómo ya no son capaces de distinguir cuál es cuál. En la pared sólo queda un mandamiento: “Los animales son iguales, pero unos son más iguales que otros”.

En rebelión en la granja Orwell anticipa 1984. Un estado autoritario, un líder, una oligarquía, que utiliza cualquier artimaña para sustentar el poder, una manipulación mental en interés propio (interesante tema el de la manipulación en los totalitarismos del S. XX), la traición a los ideales que iniciaron la revolución, la corrupción del poder...

Recomiendo leer Archipiélago Gulag, del impronunciable Alexander Solzhenitsyn, sobre los famosos campos de concentración rusos, las diferentes purgas donde se mataron a millones de seres y el miedo imperante en la Rusia estalinista. Y, también, Corazón de perro, de Bulgakov.

Tags: Rebelión en la granja, George Orwell

Publicado por elchicoanalogo @ 11:50  | Libros...
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios