Martes, 30 de septiembre de 2008
Con frecuencia voy a visitar a un pariente que vive en los alrededores. Al pasar por alguna de las estaciones —¡no falla ni por casualidad!— el tren salta sobre el andén, arrasa los equipajes, derrumba la boletería, el comedor. Los vagones se trepan los unos sobre los otros. El furgón se acopla con la locomotora. No hay más que piernas y brazos por todas partes: bajo los asientos, entre los durmientes de la vía, sobre las redes donde se colocan las valijas.
De mi compartimento sólo queda un pedazo de puerta. Echo a un lado los cadáveres que me rodean. Rectifico la latitud de mi corbata, y salgo, lo más campante, sin una arruga en el pantalón o en la sonrisa.
Aunque preveo lo que sucederá, otras veces me embarco, con la esperanza de que mis presentimientos resulten inexactos.
Los pasajeros son los mismos de siempre. Está el marido adúltero, con su sonrisa de padrillo. Está la señorita cuyos atractivos se cotizan en proporción directa al alejamiento de la costa. Está la señora foca, la señora tonina; el fabricante de artículos de goma, que apoyado sobre la borda contempla la inmensidad del mar y lo único que se le ocurre es escupirlo.
Al tercer día de navegar se oye —¡en plena noche!— un estruendo metálico, intestinal.
¡Mujeres semidesnudas! ¡Hombres en camiseta! ¡Llantos! ¡Plegarias! ¡Gritos!...
Mientras los pasajeros se estrangulan al asaltar los botes de salvamento, yo aprovecho un bandazo para zambullirme desde la cubierta, y ya en el mar, contemplo —con impasibilidad de corcho— el espectáculo.
¡Horror! El buque cabecea, tiembla, hunde la proa y se sumerge.
¿Tendré que convencerme una vez más que soy el único sobreviviente?
Con la intención de comprobarlo, inspecciono el sitio del naufragio. Aquí un salvavidas, una silla de mimbre... Allá un cardumen de tiburones, un cadáver flotante...
Calculo el rumbo, la distancia, y después de batir todos los récores del mundo, entro, el octavo día, en el puerto de desembarque.
Mis amigos, la gente que me conoce, las personas que saben de cuántas catástrofes me he librado, supusieron, en el primer momento, que era una simple casualidad, pero al comprobar que la casualidad se repetía demasiado, terminaron por considerarla una costumbre, sin darse cuenta que se trata de una verdadera predestinación.
Así como hay hombres cuya sola presencia resulta de una eficacia abortiva indiscutible, la mía provoca accidentes a cada paso, ayuda al azar y rompe el equilibrio inestable de que depende la existencia.
¡Con qué angustia, con qué ansiedad comprobé, durante los primeros tiempos, esta propensión al cataclismo!... ¡La vida se complica cuando se hallan escombros a cada paso! ¡Pero es tal la fuerza de la costumbre!... Insensiblemente uno se habitúa a vivir entre cadáveres desmenuzados y entre vidrios rotos, hasta que se descubre el encanto de las inundaciones, de los derrumbamientos, y se ve que la vida solo adquiere color en medio de la desolación y del desastre.
¡Saber que basta nuestra presencia para que las cariátides se cansen de sostener los edificios públicos y fallezcan —entre sus capiteles, entre sus expedientes— centenares de prestamistas, que se alimentaban de empleados... ¡públicos!... y de garbanzos!
¡Saborear —como si fuese mazamorra— los temblores que provoca nuestra mirada; esos terremotos en los que las bañaderas se arrojan desde el octavo piso, mientras perecen enjauladas en los ascensores, docenas de vendedoras rubias, y que sin embargo se llamaban Esther!
¿Verdad que ante la magnificencia de tales espectáculos, pierden todo atractivo hasta los paisajes de montañas, mucho mejor formadas que las nalgas de la Venus de Milo?
El exotismo de las mariposas o de los mastodontes, los ritos de la masonería o de la masticación —al menos en lo que a mí se refieren— no consiguen interesarme. Necesito esqueletos pulverizados, decapitaciones ferroviarias, descuartizamientos inidentificables, y es tan grande mi amor por lo espectacular, que el día en que no provoco ningún cortocircuito, sufro una verdadera desilusión.
En estas condiciones, mi compañía resultará lo intranquilizadora que se quiera.
¿Tengo yo alguna culpa en preferir las quemaduras a las colegialas de tercer grado?
Aunque la mayoría de los hombres se satisfaga con rumiar el sueño y la vigilia con una impasibilidad de cornudo, quien haya pernoctado entre cadáveres vagabundos comprenderá que el resto me parezca melaza, nada más que melaza.
Yo soy —¡qué le vamos a hacer!—un hombre catastrófico, y así como no puedo dormir antes que se derrumben, sobre mi cama, los bienes, y los cuerpos de los que habitan en los pisos de arriba, no logro interesarme por ninguna mujer, si no me consta, que al estrecharla entre mis brazos, ha de declararse un incendio en el que perezca carbonizada... ¡la pobrecita!
Oliverio Girondo
Espantapájaros 20


Tags: Espantapájaros, Oliverio Girondo

Publicado por elchicoanalogo @ 20:36  | Oliverio Girondo
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 29 de septiembre de 2008
Geddy Lee es el cantante y bajista de Rush. Voz inconfundible. Bajista portentoso. Aprovechó el parón de la banda por el drama familiar de Neil Peart para componer y grabar My favorite headache, con buenas melodías y más de un momento afortunado, un disco que siento más equilibrado que Victor, de su compañero Alex Lifeson. Le acompañan Ben Mink (músico que colabora con K.D. Lang y que estuvo en Losing it del disco Signals) y Matt Cameron (Pearl Jam). Un buen disco, pausado por momentos, y con varias canciones excelentes.

Dejo mi canción favorita de My favorite headache.



Moving to Bohemia (Geddy Lee)



Where the air's not clean
Where the water's glowing green
Where the dogs are mean

I'm moving to Bohemia
And taking you along
Say goodbye to suburbia
You don't have to cut the lawn

I had a dream of a different place
I had a dream that you had a different face
I heard a scream of a desperate kind
I've got a feeling that you're going to love what you find

Where we're on TV
Where the money grows on trees
Where the beer is free

I'm moving to Bohemia
And taking you along
Say goodbye to utopia
We'll wave before we're gone

I had a dream of a different place
I had a dream that you had a different face
I hear the beat of an anxious heart
I feel the heat, it's time for us to start
Time for us to start

Moving to Bohemia
Where the literature's obscene
Bathing in euphoria
Where the naked truth is on the screen

I had a dream of a different place
I had a dream that you had a different face
I hear the beat of an anxious heart
I feel the heat, it's time for us to start
I heard a scream of a desperate kind
I've got a feeling that you're going to love what you find
You're going to love what you find


Tags: Moving to Bohemia, My Favorite Headache, Geddy Lee

Publicado por elchicoanalogo @ 19:40  | Canciones
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 25 de septiembre de 2008
Crónica del pájaro que da cuerda al mundo fue mi primer Murakami, un autor que del que desconocía todo, en qué coordenadas se movía, cuáles eran sus temas habituales, qué escenas repetía en cada novela. Llegué a este libro por el título y las ganas de leer algo nuevo y en blanco y me encontré con lo cotidiano que se deshace y da paso a un mundo impredecible e inesperado.

Hay un barrio tranquilo y una desaparición, hay un narrador que inicia la búsqueda de su mujer y que, poco a poco, se adentra en un microcosmos donde hay fantasmas, un pasado extraño, una aventura inquietante en la frontera entre China, lo irreal que se adentra en la realidad, historias que se cruzan en el tiempo, en mundos (im)posibles. En este  instante recuerdo al protagonista encerrado en un pozo (elemento que se repetirá en otras novelas de  Murakami), mirando la luz de las estrellas titilante. Y el salvaje despellejamientos de un hombre. Y una mujer pequeña, irreal. E imágenes difusas.

Por momentos, Crónica del pájaro que da cuerda al mundo me recordó el cine de David Lynch. Una historia enrevesada e interesante.






Una vez más me he extendido demasiado. Pero lo que verdaderamente quería que supiera era esto. Soy un ser humano que, en cierto momento perdió su propia vida y ha vivido más de cuarenta años acompañado de esa vida perdida. Como persona que se encuentra en esa situación, creo que la vida es mucho más limitada de lo que piensan las personas que están en pleno proceso vital. La luz brilla durante un limitado y brevísimo espacio de tiempo en el acto de vivir. Quizá sólo unas decenas de segundos. Una vez se ha ido si has fracasado en el intento de alcanzar la revelación que se te ofrecía, no tienes una segunda oportunidad. Y luego deberás pasar el resto de tus días dentro de una profunda soledad sin esperanza ni remordimiento. En este mundo del crepúsculo, la persona ya nunca podrá esperar nada. Lo único que poseerá serán los restos efímeros de lo que pudo haber sido.

( ... )


¿Por qué me gustan las medusas? No lo sé. Las encuentro bonitas. Antes, mientras las miraba, he pensado una cosa. Escucha, lo que nosotros vemos es sólo una pequeña parte del mundo. Damos por hecho que esto es el mundo, pero no es del todo cierto. El verdadero mundo está en un lugar más oscuro, más profundo, y en su mayor parte lo ocupan criaturas como las medusas. Eso nosotros lo olvidamos. ¿No te parece? Dos terceras partes del planeta son océanos y lo que nosotros podemos ver con nuestros ojos no pasa de ser la superficie del mar, la piel. De lo que verdaderamente hay debajo no sabemos nada.
Haruki Murakami
Crónica del pájaro que da cuerda al mundo (traducción de Lourdes Porta y Junichi Matsuura. Tusquets editores)


Tags: Crónica del pájaro, Haruki Murakami, Lourdes Porta, Junichi Matsuura, Tusquets

Publicado por elchicoanalogo @ 18:00  | Libros...
Comentarios (2)  | Enviar
Mi?rcoles, 24 de septiembre de 2008

Mi amiga Arantza me ha descubierto este poema...

En esta noche de otoño
estoy lleno de tus palabras,
palabras eternas como el tiempo,
como la materia,
palabras que acarician como la mano,
resplandecientes como las estrellas.
De tu cabeza,
de tu carne,
de tu corazón,
llegaron tus palabras a mi
tus palabras cargadas de ti
tus palabras... madre
tus palabras... amor
tus palabras... amiga.
Eran tristes, amargas,
eran alegres, llenas de esperanza
eran valientes, heroicas,
tus palabras...
eran hombres.
Nazim Hikmet
En esta noche de otoño


http://www.goear.com/listen/4ed8c81/en-esta-noche-otono-nazim-hikmet-en-voz-elena-sagredo-elena-sagredo-nazim-hikmet






Añado otro poema de Hikmet.

Al partir, me quedan cosas que acabar,
                                                            al partir.
Salvé la gacela de la mano del cazador,
pero siguió desvanecida, sin recobrar el sentido.
Cogí la naranja de la rama,
pero no pude despojarla de su corteza.
Me reuní con las estrellas,
pero no pude contarlas.
Saqué agua del pozo,
pero no pude servirla en los vasos.
Coloqué las rosas en la bandeja,
pero no pude tallar las tazas de piedra.
No sacié mis amores.
Al partir, me quedan cosas que acabar,
                                                           al partir.
Nazim Hikmet
Al partir


Tags: En esta noche de otoño, Al partir, Nazim Hikmet

Publicado por elchicoanalogo @ 20:47  | Poes?a
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 23 de septiembre de 2008
La invención de Morel narra una extraña historia de amor protagonizada por un hombre y una mujer que viven existencias incompatibles en espacios y tiempos rivales. En ella, el talento de Adolfo Bioy Casares despliega una odisea de prodigios que, si en un primer momento no parecen admitir otra clave que la alucinación o el símbolo, son luego plenamente descifrados mediante un solo postulado fantástico, pero no sobrenatural. «He discutido con su autor - escribe Jorge Luis Borges en el prólogo que abre el volumen- los pormenores de su trama, la he releído; no me parece una imprecisión o una hipérbole calificarla de perfecta.»

Original y asfixiante novela. En ella, un fugitivo de la justicia escribe una especie de diario sobre su estancia en una extraña y desconocida isla donde se refugia para no ser nunca encontrado, una isla, que parecía solitaria, con un museo, una capilla y una pileta abandonadas. Pero de repente escucha una música de un gramófono, ve a unas personas bailar donde pensaba no había nadie y huye a otra parte de la isla donde observa a estos intrusos. Y en ese seguimiento, descubre una mujer morena que se dedica a contemplar, cada tarde, la puesta del sol. Y se enamora de ella, irremediablemente. Y decide dar un paso adelante y hacerse presente aunque eso pueda llevar su detención. Y descubre que nadie le ve...


No espero nada. Esto no es horrible. Después de resolverlo, he ganado tranquilidad. Pero esa mujer me ha dado una esperanza. Debo temer las esperanzas. Tal vez toda esa higiene de no esperar sea un poco ridícula. No esperar de la vida, para no arriesgarla; darse por muerto, para no morir. Ya no estoy muerto: estoy enamorado.
Adolfo Bioy Casares
La invención de Morel

Tags: La invención de Morel, Adolfo Bioy Casares

Publicado por elchicoanalogo @ 6:07  | Libros...
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 22 de septiembre de 2008

Aquí mi biblioteca: http://www.anobii.com/elchicoanalogo/books

Desde hace unos días estoy subiendo mis libros a esta página. Uno a uno. Es emocionante volver a tocar cada uno de ellos, recordar lo que te dieron, la melancolía de Tokio Blues, la aventura por la aventura de Zalacaín o Moby Dick, los laberintos de Borges y Auster, Zaratustra o la imposición que me hice de terminarlo. Aún me quedan por anotar unos 100 libros, la mayoría de la colección de clásicos de Círculo de lectores, Lord Jim, Guerra y paz, Las uvas de la ira, Cosecha roja, Ulises y demás. Y me he dado cuenta deque mi lista de pendientes pasará de los 150. Y sigo comprando. A mayor ritmo que la lectura. Algo así como una biblioteca inalcanzable, sin final.
Algunos libros huelen a viejo, a pasado, a descomposición, los abría y salía el polvo acumulado de sus páginas. Y entre el polvo, a veces, las hojas donde mi hermana Amaia y yo dibujábamos aquel juego de los barquitos, la última acción del día, jugar a los barquitos o leer en voz alta alguna obra de teatro que no acabábamos de entender. Otros llevan el plástico sin abrir. Una especie de historia enjaulada a punto de estallar.
También me paré en cada libro regalado, las dedicatorias con tan diferente letra, los buenos deseos, el motivo del regalo. De Rayuela a Ladrones de Atlántida, de Tierras de cristal a Pura Anarquía. Y Calcomanías, de Girondo. Y Sauce ciego, mujer dormida. Y… esos libros están un escalón por encima de los otros.
Una cosa que me gusta es ver a Nietzsche o Aristóteles al lado de Arthur C. Clarke o Herman Melville. La ciencia-ficción de Fundación junto a los parajes neblinosos de La montaña del alma. Juan Ramón Jiménez que comparte estantería con Hisako Matsubara. O un par de libros sobre King Crimson que reposan en El principito o El lobo estepario. Me gusta que me cuenten historias, cualquier historia que me cautive. He dejado los prejuicios muy atrás.
Y sobre todos, La savia de la vida. De una tal Mariola Hernández…


Publicado por elchicoanalogo @ 17:07  | Great White Way
Comentarios (4)  | Enviar
Domingo, 21 de septiembre de 2008
To Venus and back fue el último disco de Tori Amos que escuché con emoción. Luego, me desconecté de su música. En el primer disco, en estudio, se nota una valiente exploración de otros caminos por parte de Tori. En el segundo disco, la fuerza de su directo con versiones que mejoran algunas de sus canciones (el caso de The waitress). Datura me parece una de sus mejores composiciones. Es una de las canciones que me acompaña en estos días que anteceden al otoño.


Datura (Tori Amos)



get out of my garden

passion vine
texas sage
indigo spires salvia
confederate jasmine
royal cape plumbago
arica palm
pygmy date palm
snow-on-the-mountain
pink powderpuff
Datura
crinum lily
st. christopher’s lily
silver dollar eucalyptus
white african iris
katie’s charm ruellia
variegated shell ginger
florida coontie
Datura
ming fern
sword fern
dianella
walking iris
chocolate cherries allamanda
awabuki viburnum

is there room in my heart
for you to follow your heart
and not need more blood
from the tip of your star

walking iris
chocolate cherries allamanda
awabuki viburnum
natal plum
black magic ti
mexican bush sage
gumbo limbo
golden shrimp
belize shrimp
senna
weeping sabicu
golden shower tree
golden trumpet tree
bird of paradise
come in
variegated shell ginger
Datura
lonicera
red velvet costus
xanadu philodendron
snow queen hibiscus
frangipani
bleeding heart
persian shield
cat’s whiskers
royal palm
sweet alyssum
petting bamboo
orange jasmine
clitoria blue pea
downy jasmine
Datura
frangipani

dividing Canaan
piece by piece
o let me see
dividing Canaan



Fuera de mi jardín

*

¿Habrá espacio en  mi corazón
para que tú sigas a tu corazón
y no necesites más sangre
de la punta de tu estrella?

*
Dividiendo a Canaan
pedazo por pedazo
déjame ver
dividiendo a Canaan.

Tags: Datura, To Venus And Back, Tori Amos

Publicado por elchicoanalogo @ 12:19  | Canciones
Comentarios (5)  | Enviar
Rebelión en la granja (1945) es un cuento satírico de George Orwell acerca de un grupo de animales en una granja que expulsan a los humanos y crean un sistema de gobierno propio que acaba convirtiéndose en una tiranía brutal. La novela fue escrita durante la segunda guerra mundial y, aunque fue publicada en 1945, no comenzó a ser conocida por el público hasta finales de los años cincuenta. Rebelión en la granja constituye una crítica velada de la Revolución Rusa y una sátira sobre la corrupción del socialismo soviético en los tiempos de Stalin.

Desasosegante libro de Orwell. Se vale de una fábula para arremeter contra el comunismo estaliniano y, de paso, contra todas esas dictaduras que ahogan a los pueblos y los convierten en marionetas del poder. Todo comienza en una granja de Inglaterra, propiedad del señor Jones que en los últimos años la ha dejado de lado y ya no la cuida con el esmero de antaño. Los animales se reúnen para escuchar a un cerdo, Mayor, que les habla de un futuro mejor si se enfrentan a su dueño, a los humanos. Dice “El hombre es el único ser que consume sin producir. No da leche, no pone huevos, es demasiado débil para tirar del arado y su velocidad ni siquiera le permite atrapar conejos”.Todos los animales deciden que desde ese instante el hombre es el enemigo. Al día siguiente muere el cerdo Mayor y los cerdos, siguiendo su ejemplo, apadrinan una revolución contra el granjero, que ganan, expulsando al señor Jones de su granja. La revolucionan ha triunfado y se inicia un periodo de prosperidad donde las decisiones se toman en asambleas participativas. Las raciones aumentan, el trabajo es más llevadero porque sólo ellos disfrutan del beneficio y hay promesas de un futuro mejor: se aprende a leer, a escribir, se proyecta un molino para que los animales trabajen menos y más cómodamente... En una pared del granero se escriben los 7 mandamientos para el buen funcionamiento de la granja: 1. Todo lo que camine en dos piernas es enemigo. 2 Lo que tenga cuatro patas o plumas es amigo. 3. Los animales no deben usar ropa. 4. Ningún animal debe dormir en una cama. 5. Ningún animal beberá alcohol. 6. Ningún animal matará a otro animal. 7. Todos los animales son iguales.

Los cerdos acaparan los altos puestos, las estrategias a seguir y dos de ellos, Napoleón y Snowball, viven continuamente enfrentados. Pronto empieza a desaparecer la leche, las jornadas de trabajo son más duras, pero el miedo al regreso del pasado hace que se olviden las penurias. Napoleón, que cuenta con la fuerza, decide hacerse con el poder y echa a Snowball de la granja. Desde entonces, Napoleón, con ayuda de los cerdos y los perros, comienza a derivar la revolución hacia una dictadura encubierta. Se dejan las decisiones a los cerdos, ya no hay reuniones donde todos deciden qué hacer en la granja, los cerdos se trasladan a vivir a la casa del granjero, el trabajo es para los demás animales, se trabaja en la limpieza mental de los animales, haciéndoles creer que cada error es un sabotaje del huido Snowball o que están en constante peligro, empieza a hacerse una purga entre los animales, aquellos que no son leales al régimen son masacrados, los mandamientos se desobedecen por los cerdos y los cambian a su interés, como el pasado, manipulado a cada instante, los animales están confundidos pero aún así siguen apoyando la granja por miedo al regreso de los humanos, las condiciones degeneran en hambre y miseria entre los animales que, desde una ventana, asisten atónitos a una reunión entre cerdos y hombres y cómo ya no son capaces de distinguir cuál es cuál. En la pared sólo queda un mandamiento: “Los animales son iguales, pero unos son más iguales que otros”.

En rebelión en la granja Orwell anticipa 1984. Un estado autoritario, un líder, una oligarquía, que utiliza cualquier artimaña para sustentar el poder, una manipulación mental en interés propio (interesante tema el de la manipulación en los totalitarismos del S. XX), la traición a los ideales que iniciaron la revolución, la corrupción del poder...

Recomiendo leer Archipiélago Gulag, del impronunciable Alexander Solzhenitsyn, sobre los famosos campos de concentración rusos, las diferentes purgas donde se mataron a millones de seres y el miedo imperante en la Rusia estalinista. Y, también, Corazón de perro, de Bulgakov.

Tags: Rebelión en la granja, George Orwell

Publicado por elchicoanalogo @ 11:50  | Libros...
Comentarios (0)  | Enviar

¿Que las poleas ya no se contentan con devorar millares y millares de dedos meñiques? ¿Que las máquinas de coser amenazan zurcirnos hasta los menores intersticios? ¿Que la depravación de las esferas terminará por degradar a la geometría?

Es bastante intranquilizador —sin duda alguna— comprobar que no existe ni una hectárea sobre la superficie de la tierra que no encubra cuatro docenas de cadáveres; pero de allí a considerarse una simple carnaza de microbios... a no concebir otra aspiración que la de recibirse de calavera...

Lo cotidiano podrá ser una manifestación modesta de lo absurdo, pero aunque Dios —reencarnado en algún sacamuelas— nos obligara a localizar todas nuestras esperanzas en los escarbadientes, la vida no dejaría de ser, por eso, una verdadera maravilla.

¿Qué nos importa que los cadáveres se descompongan con mucha más facilidad que los automóviles? ¿Qué nos importa que familias enteras —¡llenas de señoritas!— fallezcan por su excesivo amor a los hongos silvestres?...

El solo hecho de poseer un hígado y dos riñones ¿no justificaría que nos pasáramos los días aplaudiendo a la vida y a nosotros mismos? ¿Y no basta con abrir los ojos y mirar, para convencerse que la realidad es, en realidad, el más auténtico de los milagros?

Cuando se tienen los nervios bien templados, el espectáculo más insignificante —una mujer que se detiene, un perro que husmea una pared— resulta algo tan inefable... es tal el cúmulo de coincidencias, de circunstancias que se requieren —por ejemplo— para que dos moscas aterricen y se reproduzcan sobre una calva, que se necesita una impermeabilidad de cocodrilo para no sufrir, al comprobarlo, un verdadero síncope de admiración.

De ahí ese amor, esa gratitud enorme que siento por la vida, esas ganas de lamerla constantemente, esos ímpetus de prosternación ante cualquier cosa... ante las estatuas ecuestres, ante los tachos de basura...

De ahí ese optimismo de pelota de goma que me hace reír, a carcajadas, del esqueleto de las bicicletas, de los ataques al hígado de los limones; esa alegría que me incita a rebotar en todas las fachadas, en todas las ideas, a salir corriendo —desnudo!— por los alrededores para hacerles cosquillas a los gasómetros... a los cementerios....

Días, semanas enteras, en que no logra intranquilizarme ni la sospecha de que a las mujeres les pueda nacer un taxímetro entre los senos.

Momentos de tal fervor, de tal entusiasmo, que me lo encuentro a Dios en todas partes, al doblar las esquinas, en los cajones de las mesas de luz, entre las hojas de los libros y en que, a pesar de los esfuerzos que hago por contenerme, tengo que arrodillarme en medio de la calle, para gritar con una voz virgen y ancestral:

“¡Viva el esperma... aunque yo perezca!”

Oliverio Girondo

Espantapájaros 19


Tags: Espantapájaros, Oliverio Girondo

Publicado por elchicoanalogo @ 10:09  | Oliverio Girondo
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 19 de septiembre de 2008
En este libro, Cortázar ofrece a sus lectores artefactos sutiles, perfectos y desmontables que apelan en igual medida a la sensibilidad estética, la suspicacia lingüística y la inteligencia descifradora. Son relatos escritos en los bordes del azar y el ajedrez, de la lógica y del coup de dés, que apuntan a descubrir nuevas perplejidades ante los viejos enigmas: las pasiones, las vidas imaginarias, los espacios y tiempos paralelos y las ficciones cotidianas. La lengua y su infinito juego de combinaciones es, en estos relatos, protagonista indiscutible.

La autopista del sur… Un atasco de tráfico que se inicia un domingo por la tarde y se alarga en el tiempo sirve a Cortázar para narrar en uno de esos cuentos originales suyos el nacimiento, desarrollo y muerte de una pequeña comunidad entre los coches detenidos, en dibujar una variedad atractiva de personajes que se encuentran y se deshacen, que se buscan y se despiden, que son cobardes o reflexivos, solidarios o altaneros, y todo en un embotellamiento que dura días y días, que pasa del calor de las primeras horas, de la noche en esa selva metálica parada a la búsqueda de alimento y agua para sobrevivir, al encuentro de amores y suicidas. Impresionante.

La salud de los enfermos… Alejandro, el benjamín de una familia, muere en un accidente. Los hermanos, los tíos, incluso la novia, intentan aparentar que sigue vivo para que la salud de la madre no se resienta aún más. De nuevo, impresionante cuento donde el actuar ante otra persona y trastocar la verdad, y la mentira y el engaño continuo se van retorciendo hasta no saber sus límites. Final impecable, de esos que te dejan boquiabierto.

Reunión… Un grupo armado vaga por un paraje desconocido a la espera de reunirse con otra facción del mismo. Único relato de Cortázar que no me entusiasmó. Aún así, está su incomparable manera de escribir. Es lo que tiene Cortázar, que puede que a veces el contenido no te enganche, pero sí la forma.

La señorita Cora… Algo tan sencillo como una operación de apendicitis en un adolescente de 15 años se convierte en magia gracias a la originalidad de Cortázar: va saltando de punto de vista, incluso en una misma frase, entre el paciente, al enfermera, la madre, el médico. La historia se va narrando tejiendo esos diferentes “yo”. Impresionante. Y hermosa historia de amor.

La isla a mediodía… De esos relatos misteriosos de Cortázar. Un azafato se enamora de una isla griega con forma de tortuga que ve en cada uno de sus viajes. Se dedica a mirarla desde la cola del avión, a soñar en conocerla, a perderse de la realidad. Onírico.

Instrucciones para John Howell… Asfixiante. Tras el primer acto, un espectador de una obra de teatro es sacado de su butaca y obligado a interpretar el papel de John Howell. El espectador se ve inmerso en un absurdo, una actriz que le pide que se quede hasta el final para que no la maten, unos hombres que en los entreactos le dan instrucciones, una huida, un final abrupto.

Todos los fuegos el fuego… En este relato Cortázar rompe espacio y tiempo al narrar una lucha entre gladiadores en la roma clásica y una conversación de teléfono entre una pareja que acaban de separarse. Historia de amor, obsesión, muerte, dolor, silencios... Y el fuego, como un protagonista más.

El otro cielo…
Extraño y apasionante relato donde la acción se dobla y el personaje vaga del París del s. XIX al Buenos Aires de mediados del s. XX. En París, es un hombre libre y bohemio que deambula por las galerías en busca de una prostituta con la que se pierde en paseos, en los cafés, en su buhardilla, mientras fuera está la amenaza de un asesino de mujeres, en Buenos Aires, es un tipo apático que se dedica a la bolsa.

Cortázar es imaginación y originalidad.


En La señorita Cora… Me preguntó si me dolía el apéndice y le dije que no, que esa noche estaba muy bien. "A ver el pulso", me dijo, y después de tomármelo anotó algo más en la planilla y la colgó a los pies de la cama. "¿Tenés hambre?", me preguntó, yo creo que me puse colorado porque me tomó de sorpresa que me tuteara, es tan joven que me hizo impresión. Le dije que no, aunque era mentira porque a esa hora siempre tengo hambre. "Esta noche vas a cenar muy liviano", dijo ella, y cuando quise darme cuenta ya me había quitado el paquete de caramelos de menta y se iba. No se si empecé a decirle algo, creo que no. Me daba una rabia que me hiciera eso como a un chico, bien podía haberme dicho que no tenia que comer caramelos, pero llevárselos...
Julio Cortázar
Todos los fuegos el fuego

Tags: Todos los fuegos el fuego, Julio Cortázar

Publicado por elchicoanalogo @ 18:08  | Libros...
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 18 de septiembre de 2008

la carne cubre el hueso
y dentro le ponen
un cerebro y
a veces un alma,
y las mujeres arrojan
jarrones contra las paredes
y los hombres beben
demasiado
y nadie encuentra al
otro
pero siguen
buscando
de cama
en cama.
la carne cubre
el hueso y la
carne busca
algo más que
carne.

no hay ninguna
posibilidad:
estamos todos atrapados
por un destino
singular.
nadie encuentra jamás
al otro.

los tugurios se llenan
los vertederos se llenan
los manicomios se llenan
los hospitales se llenan
las tumbas se llenan

nada más
se llena.
Charles Bukowski
A solas con todo el mundo (en Peleando a la contra. Traducción de J.M. Álvarez. Anagrama)




Alone With Everybody

the flesh covers the bone
and they put a mind
in there and
sometimes a soul,
and the women break
vases against the walls
and the men drink too
much
and nobody finds the
one
but keep
looking
crawling in and out
of beds.
flesh covers
the bone and the
flesh searches
for more than
flesh.

there's no chance
at all:
we are all trapped
by a singular
fate.
nobody ever finds
the one.

the city dumps fill
the junkyards fill
the madhouses fill
the hospitals fill
the graveyards fill

nothing else
fills.


Tags: A solas con todo el mundo, Charles Bukowski, Alone With Everybody, Peleando a la contra, J.M. Álvarez, Anagrama

Publicado por elchicoanalogo @ 18:04  | Poes?a
Comentarios (2)  | Enviar
Martes, 16 de septiembre de 2008

Compr? mate (la hierba, el recipiente) a mi amiga Arantza. Y est? empe?ada en que se lo prepare, yo, que odio los tes, infusiones y dem?s. As? que le ped? ayuda a mi primo porte?o Pablo y esto es lo que me escribi? sobre el mate y su preparaci?n en un correo?

?

Para empezar, tienes que saber si el mate est? curado o no, si es de "mate" (calabaza o porongo -no digas esta palabra en Argentina-) y es nuevo, seguramente lo deber?s curar, si es de madera, tambi?n lo podr?as hacer, si es de metal, de vidrio o sint?tico, no hay problema. Tambi?n debes decidir si tomar?n siempre mate amargo o dulce, ya que si deciden tomar amargo, no deber?n usar el mismo mate para tomar dulce. Bueno, son cuestiones para los fan?ticos del mate, yo no tengo problema con esas cosas, lo tomo "como venga". ?C?mo se cura el mate?. Hay varias maneras, pero yo conozco la de dejarlo con yerba usada durante uno o dos d?as, con agua caliente tambi?n. Luego se limpia. Si van a tomar mates dulces, se le deja con az?car tambi?n. Igualmente te dejar? un art?culo de curado del mate, en:

?

http://es.wikibooks.org/wiki/Manual_del_mate_y_la_yerba_mate/Curado

?

Para el armado y cebado del mate, hay muchas cosas a tener en cuenta, pero de manera general, se agrega la yerba, que cubra la bombilla, y se lo ceba con agua caliente, a menos de 95 grados C, dicen que entre 70 y 90. Si os gusta dulce, se a?aden una, o las que quieran, cucharadas de az?car antes de cebarlo. Tambi?n se puede agregar c?scara de lim?n o naranja, miel, leche, cacao, hierbas o yuyos, como una hojita de menta, a gusto de cada uno. Hay algo que te va a gustar, y es el lenguaje del mate, yo lo copi? hace mucho tiempo, cuando era chico, de un cartel que vi en un museo, y ahora recuerdo un poco, como por ejemplo, servido fr?o, significa desprecio; caliente, gusto; muy caliente, "as? estoy de amor por ti"; hirviendo, odio; con leche, consiento; con miel, casamiento; con toronjil, desprecio; con omb?, echarlo, es laxante (te manda al ba?o por tres d?as, es una vieja broma gauchesca). Te voy a transcribir algo que encontr?:

?

Mate amargo: indiferencia, no esperes nada, se acabaron las ilusiones.

Mate dulce: amistad.

Mate muy dulce: habl? con mis padres.

Mate con canela: me est?s interesando.

Mate con caf?: estuve enojada pero te perdono.

Mate con leche: amistad respetuosa, estima.

Mate con melaza: me preocupa verte triste.

Mate con miel: casamiento.

Mate con cedr?n: acepto.

Mate con lim?n: prefiero no verte.

Mate con te: indiferencia.

Mate con az?car quemada: simpat?a, estoy pensando en vos.

Mate con c?scara de naranja: ven? a buscarme, quiero que vuelvas.

Mate con omb?: tu visita es indeseable.

Mate con toronjil: disgusto.

Mate muy caliente: yo tambi?n estoy ardiendo de amor.

Mate fr?o: desprecio.

Mate hirviendo: odio.

Mate tapado: buscate otra.

Mate espumoso: te amo demasiado.

Mate lavado: andate a tomar a otro lugar.

Mate largo: visita poco grata.

Mate corto: quiero verte m?s seguido.

Mate encimado: mala gana.

?

Y a continuaci?n, te dejo una p?gina donde puedes aprender m?s sobre el mate:

?

http://es.wikipedia.org/wiki/Mate


Tags: Mate

Publicado por elchicoanalogo @ 10:11  | Voces amigas
Comentarios (2)  | Enviar
Domingo, 14 de septiembre de 2008

Sakutaru y Aki se conocen en la escuela de una ciudad de Japón. Él es ingenioso, precoz y algo sarcástico. Ella es inteligente, hermosa, agradable y popular. De la camaradería, la relación evoluciona hacia el amor cómplice. Ambos se convierten en inseparables. Un hecho trágico pondrá a prueba un amor sin límites. Una inolvidable historia de amor.

Un éxito sin precedentes que en Japón se convirtió en un verdadero fenómeno con cerca de cuatro millones de ejemplares vendidos. Del libro se ha hecho ya una versión cinematográfica, una serie televisiva y una versión manga.

 

Tenías ganas a este libro desde que supe que se editaría. Y todo por su título. Un grito de amor desde el centro del mundo. Había algo atractivo, llamativo, podía ser una melancólica historia de amor o algo sensiblero. Y es lo primero. Melancolía, nostalgia, mucha dulzura y una historia bonita, tierna, cercana y triste. A veces me recuerda a Tsugumi, de Yoshimoto, porque por momentos se detiene en las cosas cotidianas y parece que no cuenta nada.

Una hermosa y emotiva historia de amor.

 

 

Poco después de que despegara el avión, me dormí. Y tuve un sueño. Soñé con Aki, cuando todavía estaba bien. En el sueño, ella me sonreía. Con su sonrisa de siempre, un poco cohibida. “¡Saku-chan!”, me llamaba. Su voz permanece claramente en mis oídos. “¡Ojalá el sueño fuera realidad y la realidad fuese un sueño!”, pienso. Pero es imposible. Por eso, al despertarme, siempre estoy llorando. No es porque esté triste. Es que, cuando regreso a la realidad desde un sueño feliz, me topo con una fisura que me es imposible franquear sin verter lágrimas. Y eso, por más veces que me ocurra, siempre es así.

( … )

- Por más que diga, la mayoría de la gente no piensa más que en sí misma –proseguí-. Con que yo coma bien, vale. Con que yo pueda comprarme lo que quiera, vale. Pero enamorarse de alguien significa pensar primero en el otro. Si yo sólo tuviera un poco de comida, querría dártela a ti. Si tuviera muy poco dinero, antes comprarme algo que me gustara a mí, te lo compraría a ti. Y, sólo con que tú me dijeras que estaba bueno, ya se me quitaría el hambre y, si tú estuvieras contenta, también lo estaría yo. El amor es esto. ¿Crees que hay algo más importante que eso? A mí no me ocurre ninguna otra cosa. Las personas que encuentran dentro de sí mismas la facultad de enamorarse hacen un descubrimiento más importante que los que han ganado el Premio Nobel. Y si no se da cuenta, o si no quiere darse cuenta, el ser humano es mejor que se extinga. Que haya una colisión con un planeta, o algo por el estilo, y que desaparezca pronto…

- ¡Saku-chan! – Aki dijo mi nombre con la intención de calmarme.

- … y las personas que, sólo porque tienen dos dedos de frente, se creen mejores que los demás, ésos son unos imbéciles. A esos tipos me entran ganas de decirles: “¡Pues mátate estudiando si es lo que quieres!”. Lo mismo pasa con ganar dinero. Quien sirva para eso, pues que no haga otra cosa en su vida. Y con lo que gane, que nos mantenga a todos.

- ¡Saku-chan!

La segunda vez que me llamó, cerré, finalmente, la boca. El rostro de Aki, con su sonrisa un poco cohibida, estaba muy cerca del mío. Ladeó un poco la cabeza.

-¿Nos besamos?- dijo

( ... )

-¿Cuál crees que es el verdadero carácter de la belleza?
-Paso -le respondí con brusquedad.
-En la vida, hay cosas que pueden realizarse y otras que no -dijo mi abuelo-. Las que se materializan, las olviadomos enseguida. Sin embargo, las que no podemos realizar, las guardamos eternamente dentro de nuestro corazón como algo muy preciado. Éste es el caso de los sueños o de los anhelos. Me pregunto si la belleza de la vida no residirá en nuestros sentimientos respecto a aquello que no se ha cumplido. Que no se haya realizado no quiere decir que se haya malogrado inútilmente. Porque lo cierto es que ya se ha materializado como belleza.

Kyoichi Katayama

Un grito de amor desde el centro del mundo


Tags: Un grito de amor, desde el centro del mundo, Kyoichi Katayama

Publicado por elchicoanalogo @ 21:51  | Libros...
Comentarios (10)  | Enviar
Viernes, 12 de septiembre de 2008

Marillion editará su nuevo disco en octubre. Happiness Is The Road es un trabajo doble, con Antonio Seijas a cargo de la portada y el arte del disco, y uno siempre espera que esté a la altura de Brave y Afraid Of Sunlight, dos discos que son como un disparo directo al corazón. El grupo ha decidido subir el disco a la red pero esperaré un mes a tenerlo en mis manos para escucharlo con atención y mimo. Real Tears For Sale es el único tema que ya conocía. Me parece una salvajada, y espero que el resto esté a la altura…


El disco se puede comprar en la página de Marillion: http://www.marillion.com/

...Happiness is the road



Real Tears For Sale (Marillion)


 

Such a pretty girl

The anger didn’t hide it

You shaved your head pulled a face

Dressed yourself up without grace

 

It didn’t hide a life times damage

It didn’t hide a life times fear

 

Against your better judgement

You put your whole self up for sale

And the horror show when you where young

We couldn’t wait to hear about it

 

But even whores

Don't kiss with tongues

Never the less I do believe

You cry real tears

 

Real tears for sale

Real tears for sale

Real tears for sale

 

The wrong side of a lifetimes drinking

Is where it seems I’m coming from

I took my demons by the hand

Burnt them and twisted them until

They scanned and rhymed

 

And I took your help

And all the hurt inside

I laid it out on a market stall

I believe at a knocked down price

Reduced to clear it’s what I cried

 

The wrong side of a lifetime's wishful thinking

Dragged me here to pills and ale

Come and listen

Come and listen to my tale

 

Come and get it

 

Real tears for sale

Real tears for sale

Real tears for sale

 

All the hurt

All the secrets

All the damage

All the shame

All the dirty absolutions

All the rage




Traducción: The Web Spain

Una chica tan bonita la ira no lo escondió...¿verdad?
Te rapaste la cabeza, pusiste mala cara
Te vestiste sin gracia
No escondió el daño de una vida
No escondió los miedos de una vida

Sabiendo que era un error
Pusiste tu ser entero a la venta
El horrible espectáculo cuando eras joven
Estábamos ansiosos por saber qué pasaba

Pero ni siquiera las putas besan con lengua
A pesar de todo creo que lloraste lágrimas verdaderas

¡Lágrimas verdaderas a la venta!
Lágrimas verdaderas a la venta
Lágrimas verdaderas a la venta
Lágrimas verdaderas, ¡lágrimas verdaderas a la venta!

Parece que vengo
Del lado equivocado de lo bebido en una vida
Cogí a mis demonios de la mano
Los torcí, los retorcí hasta que se atuvieron a las reglas y rimaron
Y cogí todo tu amor y el dolor que llevas dentro
Lo expuse en el puesto del mercado
Agonía a precios reducidos
Grité, ¡¡ Rebajas por liquidación !!

El lado equivocado de las ilusiones de una vida
Me trajo hasta aquí, a las pildoras y la cerveza
Acércate y escucha, acércate y escucha mi historia

Acércate y tómala. Acércate y tómala.

Lágrimas verdaderas a la venta
Lágrimas verdaderas a la venta
Lágrimas verdaderas a la venta
Lágrimas verdaderas a la venta

Todo el dolor, todos los secretos, todo el dolor, toda la vergüenza,
Todos los sucios cortes y cardenales, toda la furia, toda la furia
Toda la furia.


Tags: Real Tears For Sale, Happiness is the road, Marillion

Publicado por elchicoanalogo @ 19:36  | Canciones
Comentarios (8)  | Enviar
Jueves, 11 de septiembre de 2008

Dig Me es una de mis canciones favoritas de King Crimson, esquizoide, anárquica por momentos, con los músicos atacando una pieza caótica y fracturada. Aparece en Three of a perfect pair, tercer y último disco de su trilogía de los ochenta.


José Miguel López escribe en su libro Robert Fripp y King Crimson. Música de alto riesgo: Dig me, Excávame, está unida con el tema anterior, y parece que va a coger cierto ritmo cuando la voz muy filtrada de Adrian Belew recita un texto claustrofóbico que en el estribillo entonando manifiesta estoy preparado para irme. La segunda estrofa vuelve a ser recitada, tras el estribillo entonado, el verso final es aterrador: Excávame, pero no me entierres.


Carlos Romeo, en su libro sobre King Crimson, dice: finalmente la pieza (Industry) desemboca en Dig Me, única canción de esta cara en la que sobre un ritmo sincopado Belew declama la letra; ésta expresa los sentimientos de un coche en un cementerio de automóviles, un tema muy americano por otro lado. La voz sólo canta en el estribillo que cesa abruptamente y la canción vuelve a la misma secuencia del inicio del tema.



 

Dig Me (King Crimson)


 

it's here I sit and rust amid this ruin and rancor like tire irons

toothy grills and car parts before me...the acid rain floods my

floorboard, burns my pores, and rots my upholstry.. once I was

worshipped, polished magnificently, now I lay in decay by the dirty

angry bay...

 

I'm ready to leave

I wanna get out of here

I'm ready to ride away

I don't want to die in here

I'm ready to ride

 

my skin is metallic now, no longer an elegant powder blue... my body

unhinged and sleeping in the jungle of motor block manifolds and metal

relics... what was deluxe becomes debris, I never questioned loyalty,

but this dead end demolishes the dream of an open highway...

 

dig me...but don't...bury me


Tags: Dig Me, Three of a perfect pair, King Crimson

Publicado por elchicoanalogo @ 18:32  | Canciones
Comentarios (2)  | Enviar
Mi?rcoles, 10 de septiembre de 2008

Estos diez hermosos relatos de la joven escritora china Yiyun Li hablan con ternura y melancolía de la desazón que produce vivir atrapado entre el pasado y el presente.



Compré este libro en una librería de viejo de Barcelona, alargada, de estanterías afiladas, repletas de libros agolpados unos contra otros. Leí el argumento y como pasaba por una época donde recuperé mi curiosidad por la literatura oriental lo compré sin dudarlo. A todo eso hay que unirle mi desconocimiento sobre la autora. Siempre apetece escuchar una nueva voz.

Hoy he descubierto que uno de los relatos de Yiyun Li, Los buenos deseos, fue adaptado al cine por Wayne Wang en “Mil años de oración”, preciosa, silenciosa y melancólica historia de la visita de un padre chino a su hija afincada en Estados Unidos.

Uno de los temas que se repiten es, precisamente, ese enfrentamiento entre padres e hijos, el caos y el vuelco que da la vida de humildes trabajadores que crecieron en el comunismo y que ven cómo los tiempos cambian, la soledad, las preguntas sobre el amor.

 

De más… la soledad. Una trabajadora jubilada por enfermedad que se casa por compromiso y que acaba trabajando en un colegio privado. Y será ahí donde descubra, por primera vez, el amor. Y lo hará en un niño de seis años. Porque hay muchas formas de amar.

 

Después de toda una vida… El drama de una pareja de primos que se enamoran, se casan y tienen una hija con un grave retraso mental que ocultan al mundo a pesar del amor que le profesan. “Su marido se acerca y le acaricia el pelo, ahora gris y fino, pero sus manos, delicadas e inseguras, son las mismas que las de hace una vida, cuando eran niños y jugaban en el jardín de sus abuelos, donde las flores del granado, con forma de campanillas y color de fuego, mantenían ocupadas a las felices abejas”.

 

Inmortalidad… Un hombre se parece a Mao. Su madre, embarazada, sólo miraba fotos del dictador. El hombre se dedica a ser el doble de Mao, a no tener una vida propia, a vivir en el pasado. Gran y dramático final.

 

La princesa de Nebraska… de nuevo el amor, la distancia y la soledad. Una chica embarazada mira un desfile mientras espera su turno para abortar. Una historia de amor diferente, extraña, cautivadora.

 

Amor en el mercado… Una profesora, apodada Casablanca, descubre que el amor de su vida se ha divorciado. Historia sobre el sacrificio y las promesas que uno se impone y cumple.

 

El hijo… Han regresa a casa por vacaciones. Su madre se ha convertido al catolicismo, un cambio profundo y chocante para él. Buen relato.

 

El acuerdo… otra historia familiar y de amor en esa China cambiante de la férrea dictadura. Es curioso comprobar las costumbres de allá, las ataduras a las que se les sometían. Hermosa y triste historia de amor, de iniciación al amor…

 

Bien contada, la muerte no es un chiste malo… qué gran relato, con un final portentoso, que va creciendo a cada frase. La vida en un patio donde viven varias familias chinas y las visitas que hace a su niñera una niña que vive aislada en un instituto por el trabajo de sus padres. Junto a “Mil años de buenos deseos”, mi favorito.

 

Caquis… época de sequía. Las gentes del campo se reúnen a la sombra para contra una curiosa historia de un hombre que asesina a 17 personas. Relato ágil y rápido. Muy bueno.

 

Mil años de buenos deseos… Magistral… Un padre visita a su hija recién divorciada, que vive en Estados Unidos. Allá conocerá a una mujer iraní efusiva y optimista con la que habla cada día en el parque. Nuevo enfrentamiento entre padre e hija, una búsqueda de comprensión. Admirable relato, como admirable fue la película de Wayne Wang.

“- Lo que sacrificamos es lo que da sentido a nuestras vidas.

El señor Shi repite la frase que tanto oyó durante su preparación.

Niega con la cabeza. Un país extraño hace que le vengan pensamientos extraños, piensa. Para un anciano como él, no es saludable reflexionar demasiado sobre el pasado. Un bueno hombre debería vivir el presente, como la sewñora, una apreciada amiga sentada junto a él, tendiéndole una perfecta y dorada hoja de gingko para que él pueda contemplarla a la luz del sol.”

 

Los relatos de Yiyun Li te dejan un poso melancólico.

 

La felicidad que trae el amor es un veloz meteorito, el dolor que arrastra es la oscuridad que le sigue.

( … )

Por la noche, cuando Kang duerme, habla en sueño y los brazos y las piernas salen disparados en todas direcciones bajo la sábana. Abuela Lin lo arropa y lo observa largo rato mientras una calidez a la que no está acostumbrada inunda su interior. Se pregunta si eso será lo que la gente llama amor, el deseo de estar con alguien las veinticuatro horas del día durante el resto de su vida, un deseo tan vehemente que a veces la asusta.”

Yiyun Li

Los buenos deseos


Tags: Los buenos deseos, Yiyun Li, Mil años de oración, Wayne Wang

Publicado por elchicoanalogo @ 6:28  | Libros...
Comentarios (2)  | Enviar

Desde el fondo de ti, y arrodillado,

un niño triste, como yo, nos mira.

Por esa vida que arderá en sus venas

tendrían que amarrarse nuestras vidas.

Por esas manos, hijas de tus manos,

tendrían que matar las manos mías.

Por sus ojos abiertos en la tierra

veré en los tuyos lágrimas un día.

 

Yo no lo quiero, Amada.

Para que nada nos amarre

que no nos una nada.

Ni la palabra que aromó tu boca,

ni lo que no dijeron las palabras.

Ni la fiesta de amor que no tuvimos,

ni tus sollozos junto a la ventana.

 

Amo el amor de los marineros

que besan y se van.

Dejan una promesa.

No vuelven nunca más.

En cada puerto una mujer espera:

los marineros besan y se van.

Una noche se acuestan con la muerte

en el lecho del mar.

 

Amo el amor que se reparte

en besos, lecho y pan.

Amor que puede ser eterno

y puede ser fugaz.

Amor que quiere libertarse

para volver a amar.

Amor divinizado que se acerca

Amor divinizado que se va.

 

Ya no se encantarán mis ojos en tus ojos,

ya no se endulzará junto a ti mi dolor.

Pero hacia donde vaya llevaré tu mirada

y hacia donde camines llevarás mi dolor.

Fui tuyo, fuiste mía. ¿Qué más? Juntos hicimos

un recodo en la ruta donde el amor pasó.

Fui tuyo, fuiste mía. Tú serás del que te ame,

del que corte en tu huerto lo que he sembrado yo.

Yo me voy. Estoy triste: pero siempre estoy triste.

Vengo desde tus brazos. No sé hacia dónde voy.

Desde tu corazón me dice adiós un niño.

Y yo le digo adiós.

Pablo Neruda

Farewell


Tags: Farewell, Pablo Neruda

Publicado por elchicoanalogo @ 3:20  | Poes?a
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 09 de septiembre de 2008

Escuché por primera vez a David Sylvian en el disco que hizo con Robert Fripp y Trey Gunn. El disco me gustó, pondré alguna composición en los siguientes días, algo de King Crimson, cómo no, mezclado con cierto aire pop atrayente. Quise adentrarme en la música de Sylvian y compré algún disco suyo. Buen pop, arriesgado, sutil, envolvente. Hay una canción que me apasiona. Darkest Dreaming.



Darkest Dreaming (David Sylvian)

 

Stay tonight

We'll watch the

full moon rising

Hold on tight

The sky is breaking

I don't ever want to be alone

With all my darkest dreaming

Hold me close

The sky is breaking

 

I don't ever want to be alone

With all my darkest dreaming

Hold me close

 

The sky is breaking

 


Tags: Darkest Dreaming, David Sylvian

Publicado por elchicoanalogo @ 19:18  | Canciones
Comentarios (0)  | Enviar

Ultimo Parri tiene cinco años la primera vez que ve un automóvil, diecinueve cuando combate en la batalla de Caporetto (uno de los episodios más sangrientos de la Primera Guerra Mundial), y veinticinco cuando conoce al gran amor de su vida (Elizaveta, una joven aristócrata rusa venida a menos tras la revolución bolchevique y con la que malvivirá vendiendo pianos). No será hasta años más tarde, sin embargo, que Ultimo logrará llevar a cabo su sueño. Esta historia es la historia de su vida.


 

“Esta historia” es emoción, no hay otra palabra para clasificar el libro de Baricco. Emoción, languidez, tristeza, suavidad y curvas. Más allá de lo que cuenta (que es hermoso), lo hace con tal grado de emotividad, de melancolía que te hace estremecer, te lleva página a página con un nudo en la garganta, un nudo como una de las curvas de la pista que sueña hacer Ultimo. Baricco posee una imaginación portentosa, parece que te esté susurrando un cuento con imágenes poéticas y oníricas: la carretera que imagina Ultimo, la guerra, su amor con Elizaveta, una noche de ensueño con la dueña de una fonda… Todo es mágico, todo es melancolía en Esta historia. Es de los libros que se posan en el alma.

Esta vez no un dejo un fragmento, dejo varios que quiero recuperar…


 

Pensó en la pureza, indiscutible, del camino al revés. Y por primera vez, aunque de una manera confusa, intuyó que todo movimiento tiende a la inmovilidad y que sólo es hermoso el caminar que lleva hasta uno mismo.

( … )

No hay heroísmo en las penas que uno mismo se inflige; ni siquiera son penas, en verdad, sino inescrutables placeres.

( … )

¿Por qué siempre estás triste?, le pregunté.

No estoy triste.

Sí que lo estás.

No se trata de eso, me dijo. Me dijo que en su opinión la gente vive años y años, pero que en realidad es sólo en una pequeña parte de esos años cuando vive de verdad, y esto es en los años en que consigue hacer aquello para lo que nació. Entonces, en ese momento, es feliz, el resto del tiempo es tiempo que se pasa esperando o recordando. Cuando esperas o recuerdas, me dijo, no estás ni triste ni feliz. Pareces triste, pero se trata únicamente de que estás esperando o recordando. No está triste la gente que espera, ni tampoco la que recuerda. Simplemente, está lejos.

Yo estoy esperando, me dijo.

¿Qué?

Estoy esperando hacer aquello para lo que nací.

( … )

Esta misteriosa circunstancia de que las cosas de nuestro pasado sigan existiendo incluso cuando salen del radio de acción de nuestras vidas y que, es más, maduran, trayendo frutos nuevos en cada estación, para una recolección de la que nosotros ya no sabemos nada más. La persistencia ilógica de la vida.

( … )

—¿Sabe cómo se puede ver si alguien te ama? Te ama de verdad, quiero decir.

—Nunca he pensado en ello.

—Yo sí.

—¿Y ha encontrado una respuesta?

—Creo que es algo que tiene que ver con la espera. Si es capaz de esperarte, te ama.

—Bueno, pues entonces no tengo problema. Mi marido me eligió cuando yo era una niña de diez años. En aquella época era lo que se estilaba. Me vio, me habló una vez, él era un señor de treinta años. Fue a ver a mi padre y le pidió mi mano. Y luego se puso a esperar. Esperó durante doce años, no, más, trece, catorce, ni siquiera me acuerdo bien. Pero, en fin, durante un montón de tiempo desaparecí en la nada, y cuando regresé, él estaba ahí, esperándome.

( … )

Se dio la vuelta hacia la muchacha y vio que estaba llorando, silenciosamente.

—¿Qué hace, señorita? —preguntó.

La muchacha se pasó el dorso de la mano por los ojos. Lloraba en silencio, pero los hombros le iban arriba y abajo debido a los sollozos.

—Todo es una mierda —dijo.

El hombre miró un poco a su alrededor, luego volvió a contemplar a la muchacha.

—No debe decir eso.

—Todo es una mierda —repitió ella.

—No es verdad.

—Sí que es verdad.

Todo es una mierda, dijo una vez más.

( … )

A Strauss, el detective, se le escapó un gritito. Hacía ya tiempo que había perdido contacto con determinados sueños suyos de juventud y a esas alturas no podía creer que vivir fuera algo distinto a un decoroso ir limitando los daños. El tono de la millonaria rusa resucitó algo en su interior, algo para lo que ni siquiera tenía ya nombre. Probablemente, aquella noche se emborracharía y le diría a la señora MacGovern que tenía un culo como para volverlo a uno loco.

Alessandro Baricco

Esta historia


Tags: Esta Historia, Alessandro Baricco

Publicado por elchicoanalogo @ 18:10  | Libros...
Comentarios (2)  | Enviar
Lunes, 08 de septiembre de 2008

Beyond you pertenece al disco Afraid of sunlight de Marillion, y si en el inicio del disco hay cierta luminosidad en la música, está se va apagando a medida que avanzan las canciones para adentrarse en una melancolía sombría. Esta canción es perfecta para definir la tristeza, el dolor y el desarraigo. Y las formas en la lluvia. Esta canción te traspasa los poros de la piel.


 



Beyond You (Marillion)

 

If you were a baby I would take you and run

I could hide you in the folds of my heart

There's a truth in the madness that I can't get beyond

And a fever that won't leave me alone

 

I don't want my heart

Don't want my head

Don't want my friends

Don't want my bed

 

I can't live with myself

I can't live with myself

Can't take no help

I try to want to

But I can't get beyond you

 

I will stare from the window

At the shapes in the rain

As the space between us drives me insane

 

I can't live with myself

I can't live with myself

Can't take no help

Don't want no one else

 

If I was a child

I would refuse to leave

I would sit down on the street

Kick my legs and scream

 

I'm not much of a man

But I know how I am

I know this won't fade away

I will pretend and be strong

But I wonder where I belong

 

And the feeling comes in waves

A hole in my body, aching

Like a heart dying

A soul crying

Exhausted and insecure

Took all you have and I still want more

So I reach out to hold you

But all I do is hurt you

Hurt you

 

I can't live with myself

I can't live with myself

Can't take no help

I try to want to

But I can't get beyond you

 

If I was a child I would take you and run

And I say I don't know... But I know

And I say I'll go

 

You just spent the whole day

Driving away

 

 

Hace 5 años le pedí a mi amiga Carolina una traducción en condiciones. Aquí la dejo…

 

Si fueras un bebé te cogería y saldría corriendo,

podría esconderte en los pliegues de mi corazón.

Hay una verdad en la locura que no entiendo

y una fiebre que no me deja en paz.

 

No quiero mi corazón

no quiero mi cabeza

no quiero mis amigos

no quiero mi cama.

 

No puedo vivir conmigo

no puedo aceptar ayuda.

Intento quererlo

pero no puede ir mas allá de ti.

 

Miraré desde mi ventana

a las formas en la lluvia

y el espacio entre nosotros me vuelve loco.

 

No puedo vivir conmigo

no puedo aceptar ayuda

no quiero a nadie más.

 

Si fuera un niño

me negaría a marcharme

me sentaría en la calle

daría patadas y gritaría.

 

No soy todo lo hombre que debería ser

pero sé cómo soy.

Sé que esto no va a atenuarse,

voy a hacerme el fuerte

pero me pregunto dónde pertenezco.

 

Y llegan oleadas de sentimientos

un agujero en mi cuerpo duele

como un corazón moribundo,

un alma que llora

desfallecido e inseguro.

Tomé todo lo que tenías y todavía quiero más

así que alargo mis brazos para abrazarte

pero todo lo que hago es herirte.

 

No puedo vivir conmigo...

 

si fuera un niño...

 

Y digo que no sé... pero sé,

y digo que iré,

pero no puedo dejarlo estar.

 

Acabas de pasarte todo el día

conduciendo para alejarte de aquí.


Tags: Beyond You, Marillion, Afraid of sunlight

Publicado por elchicoanalogo @ 20:32  | Canciones
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 07 de septiembre de 2008

August Brill ha sufrido un accidente de coche, y se está recuperando en casa de su hija, en Vermont. No puede dormir, e inventa historias en la oscuridad. En una de ellas, Owen Brick, un joven mago que ha adoptado el nombre artístico de «El Gran Zavello», despierta en el fondo de un foso de paredes muy lisas que no puede escalar. No sabe dónde está ni cómo ha llegado hasta allí, pero oye el ruido de una batalla.

Hasta que aparece el sargento Serge, que le ayuda a salir del pozo para que Brick pueda cumplir su misión. América está inmersa en una oscura guerra civil. Los atentados del once de septiembre no han tenido lugar, y tampoco la guerra de Irak. Brick no entiende nada. Pero se entera de que su misión es asesinar a un tal Blake, o Block, o Black, un hombre que no puede dormir, y que como un dios, inventa en la noche esa guerra que no acabará nunca si él no muere. Aunque no se llama Blake ni Block ni Black, sino August Brill, y es un crítico literario que ha sufrido un accidente, se está recuperando en la casa de su hija, en Vermont, y no tiene los infinitos poderes de Dios para inventar mundos infinitos, pero puede contarnos una feroz y veraz fábula de nuestros días.

 

Cuando abro un libro de Auster siento que voy a pisar terreno conocido. Eso no significa que no me espera sorpresas o algún cambio, siempre los hay, pero hay determinadas señas de identidad que se repiten a lo largo de su obra. Es como cuando veo una película de Peckinpah, sé que me voy a encontrar con seres cuyo tiempo ha pasado, desubicados, perdedores, una amistad enfrentada, violencia desgarradora y nada complaciente. En Auster tendré una historia dentro de otra, alguien dentro de una habitación creando esas historias, un personaje principal que da voz a media docena de otros y que intenta sobrevivir a la vida. Y eso me encuentro en Un hombre en la oscuridad. Sí. Está la historia dentro de la historia, las historias paralelas, como afluentes, el azar, el personaje principal, crítico literario (“casi” escrito), que se dedica a revisar su vida y que para escapar de ella, de noche, intenta inventarse historias. Ahí viene una novedad, creo, esta vez hay una doble habitación, el cuarto del protagonista, su cabeza, donde surge la otra historia de Un hombre en la oscuridad.

La historia que se inventa para esconderse de la realidad parece sacada de una pesadilla. Un país en guerra civil donde no existe el 11 de septiembre o Irak pro sí los mismos sentimientos y acciones que llevaron a esa crueldad. Pero la realidad, los recuerdos de su vida, se cuelan en los intentos del protagonista por sedarse, por no pensar.

Un hombre en la oscuridad es un gran libro, de los mejores de Auster, así lo siento un par de horas después de terminarlo. Hay partes muy duras y violentas, como una película de Peckinpah, que te dejan mal, te hacen polvo, otras entrañables, como en Brooklyn Follies, la extraña historia inventada que a veces remite a La noche del oráculo, y una estupenda reflexión sobre la creación, las realidades paralelas, los mundos creados. Y un homenaje a cuatro grandes películas, El ladrón de bicicletas (De Sica), La gran ilusión (Renoir), El mundo de Apu (Ray) y Cuentos de Tokio (Ozu). 

Merece la pena, mucho, este libro de Auster. Perdón por la expresión pero, Auster, qué hijodeputa (léase con voz cariñosa y afectuosa).

 

¿Por qué me empeño en esto? ¿Por qué insisto en transitar por estos pretéritos y agotados caminos, a que vienen estas ganas de hurgar en viejas heridas para sangrar otra vez? sería imposible exagerar el desprecio que a veces siento por mí mismo.

( … )

No hay una realidad, cabo. Existen múltiples realidades. No hay un único mundo. Sino muchos mundos, y todos discurren en paralelo, mundos y antimundos, mundos y sombras de mundos, y cada uno de ellos lo sueña, lo imagina o lo escribe alguien en otro mundo. Cada mundo es la creación mental de un individuo.

( … )

La gente dice las cosas más tremendas en un arrebato de ira, y me duele que a Miriam se le quedaran grabadas esas palabras, considerándolas como un juicio definitivo sobre su carácter, una condena de quién es y de lo que es. Esa chica posee en su interior una insondable bondad, de la clase que se mortifica a sí misma, como la que Noriko encarna en la película, y precisamente por eso, casi de forma inevitable, aunque fue Richard quien abandonó el barco, ella sigue echándose la culpa de lo que pasó.

Paul Auster

Un hombre en la oscuridad


Tags: Un hombre en la oscuridad, Paul Auster

Publicado por elchicoanalogo @ 14:30  | Libros...
Comentarios (2)  | Enviar
Jueves, 04 de septiembre de 2008

Hoy he recibido un sobre desde Talahassee, desde mi amiga Carolina. Dentro del sobre, una nueva postal que incrementa mi colección de postales iniciada de manera inesperada. Acompañando a la postal, un mapa plastificado de Estados Unidos. Me quedé con el mapa en la mano. Lo miré. Me sentí atraído por las fronteras de los estados, por los diferentes colores, por esos nombres tan cinematográficos. Recuerdo que cuando empecé a recibir las postales de Carolina desde diferentes lugares de Estados Unidos, le comenté que me gustaría tener un mapa para poder seguir sus pasos en él con pequeñas chinchetas.  Luego, las uniría con una línea. Así, al cabo de un par de años, seguro que ese mapa estaría agujereado y pintado, un camino en dos dimensiones que simbolizaría uno mayor. También escribí un pequeño relato desmembrado sobre un hombre que recibe postales de un amor temporal y se dedica a seguir sus pasos en el aire.
Ya tengo el mapa. Lo pondré en las paredes de mi habitación, junto al de La Argentina y el de la Europa de hace 500 años. Lugares geográficos que se condensan en una habitación. Caminos en el aire, una línea de bolígrafo que une dos ciudades y lo que hay en medio, los campos, atardeceres tras las curvas, lo desconocido, la huída o la llegada, los nuevos conocimientos, el tiempo que se mide de otra manera, según se mire al pasado, de donde se sale, o al futuro, a donde se llega, el desprenderse de uno mismo, de lo que es en su rutina y poder atisbar lo que se lleva dentro.

Si pudiera me perdería en el camino…

 


Publicado por elchicoanalogo @ 17:54  | Great White Way
Comentarios (0)  | Enviar