Mi?rcoles, 12 de noviembre de 2008
A mitad de No sos vos, soy yo, Julia (Cecilia Dopazo) pregunta a Javier (Diego Peretti), ¿Ya se te pasó la época donde todas las letras de los tangos te quedan bien?

En No sos vos, soy yo se muestra ese camino de recuperación, de superación de una ruptura, desde el naufragio a la superficie, pasando por los estados intermedios, la fase sedada, aturdida, el salir como sea, la montaña rusa en la que te conviertes. Es una película divertida, entretenida, con buenas escenas. Y Diego Peretti. Crea un personaje entre perdedor desubicado y metepatas que se hace entrañable y cercano.

Hay un par de escenas que me superan. Javier, camino de Ezeiza para tomar un avión a Estados Unidos recibe una llamada de su mujer que le cuenta que se ha enamorado de otro hombre. Cuando Peretti cuelga, Taratuto enmudece la acción, se hace el silencio, el mundo sigue, los coches por la autopista, el amigo que conduce la camioneta sí, pero sin sonido. Me gustó esa idea. La otra, escena el monólogo final de Javier. Y no sé qué pasó ni como..., pero gracias a Dios o a lo que mierda fuera, la angustia se transformó en dolor, y con mucho esfuerzo más logré que el dolor se convirtiera en tristeza. Y después de muchos meses pude despertarme un día sin sentir que me faltabas. Y estaba todo bien. María, lo que pasamos no lo vamos a volver a pasar. Yo te quiero…, y daría lo que no tengo por arrancar de cuajo el dolor que tenés, pero hoy…, hoy de esa manera no estoy.

No sos vos, soy yo es una buena comedia, con una historia de amor inesperado y un personaje caótico, maniático, una especie de Woody Allen porteño.




Tags: No sos vos soy yo, Juan Taratuto, Diego Peretti, Cecilia Dopazo

Publicado por elchicoanalogo @ 23:04  | Cine
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios