S?bado, 01 de noviembre de 2008
Apenas eran las cinco de la tarde y en la plaza del arenal empezaba a reunirse un pequeño grupo de lectores expectantes y curiosos. Esta vez, sin lluvia. La tarde despejada, fría, un cielo luminoso.

Una chica tomaba fotos de la plaza semi vacía. Una mujer, sentada bajo los árboles otoñales, leía. Un par de hombres daban vueltas por las casetas cerradas, impacientes. Parejas y adolescentes cruzaban la plaza, toqueteándose o apenas rozándose, hacia el casco viejo o el centro de la ciudad, hoy adormecida por la fiesta.

Las casetas se abrieron perezosas. Sonido metálico, las placas azules que se levantaban, los libros que se dejaban ver entre los resquicios de las casetas. Hubo una pequeña marea. Empezamos a acercarnos primero con timidez, luego con decisión. Hoy fue complicado pasear entre los puestos, el sonido de la apertura de la feria atrajo a más y más curiosos.

Vi la cara de gente ilusionada por ver los libros de su infancia, por encontrar aquellos que habían perdido o que les faltaban para completar una colección. Pasábamos las manos, cientos de dedos que tocaban libros ya envejecidos, que seguían envejeciendo con cada roce, con cada toque curioso.

Encontré unos cuantos libros que tengo en mi habitación, ediciones de los años 70 del círculo, por ejemplo. Me pregunté si algún día mis libros acabarán en una caseta de una feria, si habrá quién los compre y quién será ese comprador. Mis libros llevan mi nombre en la primera página. No es un acto de posesión. Es para despertar la curiosidad de sus futuros dueños.

En mi recorrido de hoy, entre un montón de libros, uno pequeño, casi invisible, del cuentista O. Henry: El péndulo y otros cuentos. Cuando lo compré pude fijarme en sus primeras páginas. Es un libro argentino, de la editorial tiempo. Se hicieron 3000 copias en 1977. Ya le tengo cariño. Y lle di la vuelta a la imagen del espejo. Me pregunté por su primer dueño, si habrá venido desde Buenos Aires en algún traslado, si los mandaron acá los de la editorial para venderlos.

Me he dejado llevar por libros desconocidos cuyos argumentos, en un principio, me interesaron. El cómplice, de Konrád. En la contraportada, un fragmento increíble. En el fondo no sé quién soy. Me encuentro siempre antes del futuro y más allá del pasado. Ya no soy quien fui y no soy todavía el que será. ¿Por qué me expulsan a cada momento de mi pasado? ¿Por qué me confiscan todo cuanto me es, al menos, familiar? Sólo puedo volver a mi patria por el furtivo camino del ensueño y, sin embargo, todo mi cuerpo aspira con todos sus sentidos a regresar a casa. Tuve que comprarlo.

Y, cómo no, me hice con algún autor de los que me atraen. El grito silencioso, de Oé, una especie de continuación del durísimo Una cuestión personal. La literatura japonesa me atrapó hace tiempo.

Tardé hora y media en recorrer la feria. Ya era de noche cuando visité la última caseta, una caseta curiosa, dedicada a tratados políticos (de izquierdas) y novela negra, extraña combinación. Entré en un café. Los adolescentes caminaban traviesos, juguetones por la calle. Anticipaban la noche que tenían por delante. Y yo, en una esquina de la cafetería, pasaba de la calle a los libros, de una vida a otra.

No seré el primer dueño de los libros comprados, han llegado a mí sin saber por qué se deshicieron de ellos, quiénes fueron sus anteriores lectores.


Libros comprados, El péndulo y otros cuentos (O. Henry); El cómplice (György Konrád); Casa de campo (José Donoso); Los amigos del crimen perfecto (Andrés Trapiello); El grito silencioso (Kenzaburo Oé ); El mundo según Garp (John Irving)


Tags: Feria del libro, Bilbao

Publicado por elchicoanalogo @ 23:13  | Libros...
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Me encanta tu blog. Pero tengo un problema, no s? si les ocurre lo mismo a los dem?s lectores, pero hay algunos post que no puedo leer, simplemente aparece el t?tulo pero no el texto, por ejemplo: Cr?nicas Marcianas, La noche del Or?culo, el post anterior, simplemente por citar algunos. Tengo tu blog suscrito en bloglines y ocurre lo mismo Enfurru?ado

Un saludo.
Publicado por Invitado
Domingo, 02 de noviembre de 2008 | 14:35
Pues no s? cu?l puede ser el problema. Intentar? cambiar la plantilla. Con el explorador Firefox se ve muy bien.
Investigar?. Gracias por el aviso
Publicado por elchicoanalogo
Domingo, 02 de noviembre de 2008 | 14:37