Lunes, 10 de noviembre de 2008
Harold Hall (Harold Lloyd), un joven sin ninguna habilidad ni talento como actor, quiere desesperadamente, actuar en una película. Así que marcha a Hollywood y se presenta a numerosos castings, donde ocasiona todo tipo de dificultades y problemas. (Filmaffinity)
 

Las primeras imágenes que recuerdo de Harold Lloyd son sus acrobacias para mantenerse agarrado a las agujas de un reloj, un equilibrio complicado, inverosímil. También aquellas donde se subía a la copa de un árbol sólo para no perder de vista a la mujer que amaba tras despedirse de ella. Y sus pelos de punta al ver un presunto fantasma en Casado y con suegra, un gag delirante.

Todas estas imágenes pertenecen a sus películas mudas. Pero mi película favorita de Lloyd es Cinemanía, una película rodada en los primeros años del cine sonoro. Se supone que las películas habladas de los cómicos del mudo perdieron interés. Tal vez fuera el caso de Keaton, atado a un contrato leonino, una vida personal desastrosa, una pareja cinematográfica inadecuada en Jimmy Durante.

Cinemanía es una gran comedia, presenta al típico personaje de Lloyd, un tipo honesto, tranquilo, enamoradizo y metepatas que vive en un pueblo y se traslada a la gran ciudad en busca de su sueño, ser actor. Esta película refleja de manera ajustada los rodajes de aquella época en Hollywood, la forma de rodar, de interpretar, lo que se busca en las historias, los castings, cómo se está pendiente de los gustos del espectador, los nuevos avances en el sonido. También hay buenas escenas cómicas donde Harold desarrolla el buen humor de su entrañable metepatas. Pero, sobre todas las cosas, Cinemanía me atrapa por un amor surrealista e inocente. Harold se enamora del personaje de una película mientras no para de discutir con la actriz que lo interpreta ignorando que es la misma persona. Un amor totalmente extraño y delirante.



Tags: Cinemanía, Movie Crazy, Harold Lloyd, Clyde Bruckman

Publicado por elchicoanalogo @ 22:47  | Cine
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Yo creo que ?so nos pasa a [email protected] Siempre nos enamoramos del personaje que nosotros mismos hemos creado. Me ha recordado, sin venir mucho a colaci?n, aquello que dec?a Rita Hayworth de que los hombres se acostaban con Gilda pero se despertaban con ella. Creo que m?s o menos es lo que nos sucede.

Yo tambi?n adoro el cine cl?sico. Me llena mucho m?s que el actual.
Publicado por Eva
Martes, 11 de noviembre de 2008 | 19:09
S?, algo as?, nos enamoramos de un ideal, luego descubrimos la realidad y nos desencantamos (eso me han dicho hace unos meses, que me ten?an por un ser perfecto cuando yo s?lo era un hombre...).
Me apasiona el cine, todas las ?pocas, todos los estilos. Mi favorito es el cl?sico, obvio, Ford, Keaton, Welles, Ozu, Rossellini, Dreyer, tambi?n directores independientes como Hartley o Jarmusch o cosas m?s bizarras de Jess Franco. No s?, me gusta el cine.
Abrazos de nuevo, Eva y gracias por pasarte

Fernando
Publicado por elchicoanalogo
Martes, 11 de noviembre de 2008 | 19:26