Jueves, 20 de noviembre de 2008
Espléndido ejercicio de «literatura en la literatura», pero también mucho más que eso, una novela de vastas resonancias, cuenta la historia de Antoinette Cosway, la primera señora de Rochester (el enigmático personaje de la novela Jane Eyre de Charlotte Brontë ), la esposa loca que vivió encerrada en la buhardilla de Thornfield Hall y se suicidó en el incendio que ella misma provocara. Pero Antoinette Cosway no es de ninguna manera una mera continuación del personaje esbozado por Charlotte Brontë, ni Ancho mar de los Sargazos un pastiche ingenioso de Jane Eyre, sino que la decadente heredera antillana se convierte, gracias a la impecable escritura y la imaginación de Jean Rhys, en uno de los personajes femeninos más desgarrados y fascinantes de la literatura del siglo XX.


Maravilloso libro de Jean Rhys sobre un personaje de Jane Eyre. Se cuenta a tres voces, Antoinette relata su infancia y su encierro en Inglaterra por la locura, una infancia desgraciada donde todo el mundo dio la espalda a su familia y cómo viven entre una violencia contenida que acaba de explotar; su marido, casado en busca de riqueza, narra la luna de miel y la vida en una isla misteriosa antillana con aires de vudú; y una criada, que no ve más que los últimos días de Antoinette.

Personaje femenino torturado, desesperado, marcado desde sus primeros años por las risas de sus vecinos, por la degradación y pobreza de la familia, por el odio que la rodea, y que intenta buscar en el amor de un hombre de la lejana Inglaterra una tabla de salvación.

Sylvia, de Sylvia´s Blog, me ha dejado un enlace a un artículo que publicó en su blog: http://wordsarevitamins.blogspot.com/2007/04/lal-del-bfal-lhivern.html. Es una pena que el libro de Neus Canyelles del que habla Sylvia no esté traducido, mi catalán no da ni para la intimidad… Habrá que esperar.






Dicen que en los momentos de peligro, hay que unirse, y, por esto, los blancos se unieron. Pero nosotros no formamos parte del grupo. Las señoras de Jamaica nunca aceptaron a mi madre, debido a que era «muy suya, muy suya», como decía Christophine.
Era la segunda esposa de mi padre, muy joven para él, según decían las señoras de Jamaica, y, peor todavía, procedía de la Martinica. Cuando le pregunté por qué era tan poca la gente que nos visitaba, me dijo que la carretera que iba desde Spanish Town a Coulibri Estate, donde vivíamos, era muy mala y que, ahora, la reparación de carreteras había pasado a la historia. (Mi padre, las visitas, los caballos y sentirse segura en cama, también habían pasado a la historia.)
Otro día la oí hablar con el señor Luttrell, nuestro vecino y único amigo:
-Desde luego, también tienen sus problemas. Todavía esperan la compensación que los ingleses les prometieron cuando aprobaron la Ley de Emancipación. Algunos esperarán mucho tiempo.
¿Cómo podía saber que el señor Luttrell sería el primero que se cansaría de esperar? Una tranquila tarde, el señor Luttrell le pegó un tiro a su perro, se echó al mar y nadó mar adentro, y desapareció para siempre. De Inglaterra no vino agente alguno a cuidar su finca -Nelson´s Rest se llamaba -, y gentes desconocidas, de Spanish Town, fueron allí para chismorrear y comentar la tragedia. Se decía:
-¿Vivir en Nelson´s Rest? Por nada del mundo. Es lugar de mal augurio.
La casa del señor Luttrell quedó vacía, y el viento hacía batir los postigos. Pronto los negros dijeron que la casa estaba hechizada, y no querían siquiera acercarse a ella.Y nadie se acercaba a nuestra casa.
Jean Rhys
Ancho mar de los sargazos (traducción de Andrés Bosch. Anagrama)

Tags: Ancho mar de los sargazos, Jean Rhys, Andrés Bosch, Anagrama

Publicado por elchicoanalogo @ 8:27  | Libros...
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Qu? sorpresas lectoras das! Me alegra mucho que te haya gustado este libro que casi nadie lee en Espa?a pero que es un cl?sico! No s? si entiendes catal?n...Por si acaso te dejo este enlace: http://wordsarevitamins.blogspot.com/2007/04/lal-del-bfal-lhivern.html
Saludos!!
Publicado por sylvia
Jueves, 20 de noviembre de 2008 | 9:08
Me gust? mucho este libro. Hab?a le?do El loto, un cuento corto de Rhys, y tuve ganas de m?s. Por suerte, ten?a este libro en mis estanter?as. Es breve. Y admirable. Disfrut? de su lectura y me dej? algo tocado ese ambiente opresivo antillano.
El catal?n? ya sabes, en la intimidad, como el tipo aquel de bigote.
Abrazos y saludos
Publicado por elchicoanalogo
Jueves, 20 de noviembre de 2008 | 11:15