Martes, 16 de diciembre de 2008

Hace un año en el foro de Lectores empedernidos abrimos un tema donde dejar nuestros propósitos para 2008. Ayer recuperé lo que escribí para repasar mis deseos y ver cuáles cumplí. Creo que es sano hacer estos ejercicios, no quedarse en la primera parte, escribir una lista de propósitos y olvidarla, hay que volver a ella y descubrir qué conseguimos. Mi lista fue la siguiente…

Cuidar más la alimentación, hacer más ejercicio y volver a mi peso de hace dos años.
A día de hoy he adelgazado 36 kilos, no sólo volví a mi peso de hace dos años, sino que estoy por debajo de él. Hago ejercicio de manera regular, sobre todo en largas caminatas, ya sea por la ciudad o camino de la playa.

Ser una buena persona y no perder los nervios en determinadas situaciones.
Son los demás quienes tienen que decir si soy o no una buena persona. Imagino que este año habrá quien no opine así. Es justo. Por momentos no me comporté como tal. Propósito en suspenso.

Que mis trabajos temporales sean, al menos, de más de un par de semanas.
Mis trabajos siguieron siendo temporales, pero algunos duraron casi tres meses, lo que me dio cierta estabilidad. Propósito (medio) conseguido.

Mantener mi cabeza ocupada para no pensar demasiado.
En estos días es cuando empiezo a conseguir tranquilidad, el resto del año, cada día, tenía docenas de pensamientos y sentimientos en mi cabeza, como ruido de fondo, de manera constante y peligrosa y dañina. Propósito en suspenso.

Comprar más libros (llevaba dos años donde la compra de libros ha sido un cuentagotas)
Llevo 160 libros comprados, y aún quedan dos semanas de 2008. Por un año no me preocupé el dinero, gasté todo lo que conseguí en trabajos que detestaba en libros y viajes. En esta época de crisis fue extraño no sentir la mínima preocupación por el valor de las cosas. Propósito ampliamente superado.

No meter la pata más de lo necesario.
Como dice Mariola, este año ha sido el de las cagadas (que tanto le hacen reír). Por tanto, propósito fracasado. He metido la pata más de lo necesario, he acumulado una buena serie de errores.

Escribir y leer más.
He escrito mucho, cada día he dedicado una hora a escribir, algunas cosas las he subido al blog, otras a facebook, algunas las he guardado y de vez en cuando borraba esas páginas porque sólo necesitaba desahogarme y escribir exactamente lo que sentía, necesitaba deshacerme de mis pensamientos más negros. Con la lectura he ido a trompicones, he leído un tercio de lo que suelo leer. Ha sido un año complicado. Propósito en suspenso.

Hacer caso de los consejos que recibo.
Mariola, de nuevo, se reiría de mí. Me dice que no hice caso de los consejos que me dio y que debería dejarme ayudar. Doy mucha importancia a los consejos que recibo, mucha, pero en algunos aspectos no consigo seguirlos si siento algo más fuerte. Propósito fracasado.


Mis objetivos de 2009, tranquilidad y trabajo, cuidar mi asma y tener un año saludable, un sueldo modesto pero continuo, estar ahí cuando me necesiten… Y sobre el amor…, no sé, nada, no espero nada con respecto al amor.
El año que viene repasaré este párrafo...


Tags: propósitos navideños

Publicado por elchicoanalogo @ 9:29  | Great White Way
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios