Mi?rcoles, 17 de diciembre de 2008
Hace años que sigo a Richard Ford. Hay algo en su forma de escribir que me atrae, su domino del lenguaje, su forma detallista de narrar, los párrafos sorprendentes en mitad de una sencilla descripción de una calle.

Si en sus relatos cortos (recomiendo, cada vez que puedo, Rock Springs), todo parece concentrado, que va directo al núcleo, Ford escribe de manera exhaustiva sus novelas, sobre todo las dedicadas a Frank Bascombe.

Y creo que así podría definir El día de la independencia. Exhaustiva. Tres días descritos en 600 páginas, con infinidad de detalles, de historias afluentes, de reflexiones sobre la mirada del protagonista.

Frank Bascombe intenta convivir con el mundo, avanzar por su periodo de existencia mirando alrededor, la forma de ayudar, de ayudarse, de equilibrar una vida sacudida por la muerte de su hijo y su divorcio. Ha dejado el periodismo deportivo para ser agente inmobiliario, para encontrar a los demás un lugar para la vida, nuevos inicios, algo que sacuda la rutina. Una casa es algo más que un objeto, es un proyecto, una vida en común.

En tres días se ven los intentos de Frank por vender una casa a unos clientes desesperantes, por llevar a su hijo de viaje para poder entrar en su mundo y ayudarle con su miedo, su sensación de pérdida y llevarlo en una dirección esperanzadora, por delinear su relación con Sally, con Ann, su ex mujer.

Este libro puede echar atrás, es decir, es profundamente descriptivo, puede hacerse lento, pero cómo está escrito. Me ha gustado tanto como El periodista deportivo (sus cuentos siempre están un peldaño por encima). Me falta Acción de gracias para completar la historia de Frank Bascombe y su lugar en el mundo. Me ha gustado por la fragilidad, por lo exhaustivo, por leer sobre una persona cercana y complicada, porque a veces necesito leer sobre un tipo que está en un porche, mira a lo lejos, te describe cada cosa que ve y lo relaciona con su propia vida, con sus recuerdos. Hay cierta fragilidad en todo esto.





No hay mayor desilusión que la incapacidad para compartir con otra persona un conocimiento que consideramos esencial.
Richard Ford
El día de la independencia (traducción de Mariano Antolín Rato. Anagrama)



Tags: Richard Ford, día de la independencia, Mariano Antolín Rato, Anagrama

Publicado por elchicoanalogo @ 20:05  | Libros...
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios