Martes, 06 de enero de 2009
La lección que saqué en claro de la debacle de Charlie es que uno ha de medirse con púgiles de su mismo peso. Charlie no era de mi categoría: era demasiado guapa, demasiado lista, demasiado ingeniosa. Era demasiado, vaya. Y yo, ¿qué? Soy como la mayoría, un simple peso medio. No soy el menda más brillante del mundo, pero está claro que tampoco soy el más soso: he leído novelas como La insoportable levedad del ser o El amor en los tiempos del cólera y las he entendido, o eso creo (porque trataban sobre las chicas, ¿no es eso?), aunque tampoco es que me gustaran demasiado. Mis cinco libros favoritos son El sueño eterno, de Raymond Chandler; El dragón rojo, de Thomas Harris; Sweet Soul Music, de Peter Guralnick; Guía del autoestopista galáctico, de Douglas Adams; y para terminar, qué sé yo, habría que poner alguno de William Gibson, o puede que de Kurt Vonnegut. Leo el Guardian y el Observer, aparte del New Musical Express y algunas revistas de música; no me duelen prendas cuando se trata de ir a Camden a ver películas en versión original subtitulada (ya puestos, las cinco mejores películas en V.O.S.: Betty Blue, Subway, ¡Átame! Mi hombre es un salvaje, La diva), pero en conjunto prefiero las películas americanas. (Las cinco mejores películas americanas, que es lo mismo que decir las cinco mejores películas de todos los tiempos: El padrino, El padrino II, Taxi Driver, Uno de los nuestros y Reservoir Dogs).
No tengo mala planta; de hecho si ponemos, por ejemplo a Mel Gibson en un extremo del espectro y en el otro a Berky Edmonds, un tío de la escuela cuya grotesca fealdad era legendaria, calculo que estaría más decantado del lado de Mel, aunque no por mucho. Una novia que tuve me dijo una vez que me parecía un poco a Peter Gabriel, y Gabriel no está mal, ¿eh? Soy de estatura media, ni gordo ni delgado, no tengo ninguna desagradable pilosidad facial, suelo ir limpio y aseado, visto tejanos y camisetas y una chupa de cuero más o menos todo el año, salvo en verano, que es cuando dejo la chupa en casa. Voto al partido laborista. Tengo bastantes clásicos de comedia en vídeo: cosas de Monty Python, Hotel Fawlty, Cheers, etcétera. Entiendo de que van las feministas en casi todos los aspectos, aunque no tanto las radicales.
Mi genio, si se puede decir así, consiste en combinar un montón de cualidades medias en una presentación compacta. Yo diría que hay millones de tíos como yo, pero en realidad no creo que sean tantos: muchos tíos tienen un gusto musical impecable, pero luego resulta que no leen; muchos tíos sí que leen, pero es innegable que tiran a gordos; muchos tíos simpatizan con la causa del feminismo, pero llevan una barba estúpida; muchos tíos tienen un sentido del humor digno del mejor Woody Allen, pero son clavaditos a Woody Allen. Muchos tíos beben demasiado, muchos tíos hacen el idiota cuando conducen sus coches o motos, muchos tíos tienden a meterse en peleas o se las dan de tener dinero por un tubo o toman drogas. Yo la verdad es que no peco de nada de eso; si se me dan así las mujeres no es por las virtudes que tengo, sino por las sombras que no tengo.

( … )

Hay hombres que llaman y hombres que no llaman, y yo preferiría ser de estos últimos. Son los hombres como es debido, esa clase de hombres que las mujeres tienen en mente cuando suspiran por nosotros. Es un estereotipo seguro, sólido y carente de significado: el tío hace como que todo le importa un pimiento, que cuando lo abandonan a lo mejor se pasa un par de noches sentado a solas en el pub y luego sigue como si tal cosas sus asuntos. Aunque tal vez a la siguiente pondrá menos confianza que antes, al menos tiene bien claro que no ha quedado como un gilipollas y tampoco le ha dado un susto a nadie.
 
( ... )

Me da la impresión de que si pones la música (y los libros posiblemente, y el cine, y el teatro, y las cosas que tienen sentimiento y que te hacen sentir) en el centro de tu ser, no podrás aclarar ni en broma tu vida amorosa; no podrás pensar en esa vida amorosa como quien piensa en el producto acabado. Tendrás que pasarte la vida dándole caña, tendrás que mantenerla viva y revuelta; tendrás que darle caña sin parar, desenmarañarla a cada paso, hasta que se te deshaga entre las manos y te veas obligado a empezar otra vez de cero. A lo mejor es que todos vivimos la vida a una intensidad excesivamente alta, al menos los que nos pasamos el día entero absorbiendo cosas de alta carga emocional, y es consecuencia lógica que no podamos sentirnos meramente contentos: tenemos que ser infelices, o si no vivir en éxtasis, en un estado de completa felicidad, y esos estados son difíciles de alcanzar dentro de una relación de pareja sólida y estable. Puede que Al Green  sea directamente responsable de más cosas de las que había supuesto. Está visto, los discos me han ayudado a enamorarme, sin duda. Oigo un tema nuevo, con un cambio de acorde que me derrite las entrañas, y sin darme ni cuenta ando buscando una chica, y antes de que me dé cuenta la he encontrado. Me enamoré de Rosie, la de los orgasmos simultáneos, justo después de enamorarme de una canción de los Cowboy Junkies; la ponía sin parar, una y otra vez, y me ponía en plan soñador, y necesitaba una chica con la que soñar, y la encontré, y …bueno, todo un problemón.

( … )

A lo largo de los últimos dos años, aquellas fotos mías de cuando era niño, las fotos que nunca quise que vieran mis novias, han empezado a producirme una punzada de no sé qué, porque no es exactamente infelicidad, pero sí un pesar a la vez llevadero y profundo. Hay una en la que salgo con un sombrero de vaquero, apuntando con un revólver a la cámara, empeñado en parecer un perfecto vaquero pero sin conseguirlo. Quiero pedirle disculpas a ese pequeño, decirle que lo siento, que le he decepcionado. Yo era el que presuntamente tenía que cuidar de él, pero la he jodido: me equivoqué en los momentos malos, y ese crío ha terminado por convertirse en mí.

Let's get it on (Marvin Gaye)



I've been really trying now baby
Trying to hold back this feeling for so long
And if you feel like I feel
Come on

Let's get it on
Let's get it on
Let's get it on
Let's get it on

We're all sensitive people
With so much to give
As long as we got to be here
Let's live

There's nothing wrong with me
Loving you, now
Giving yourself to me
Can never be wrong
If (your) love is true

Don't you know how sweet and wonderful life can be, yeah
I'm just asking you, baby
To get it on with me

Oh but I ain't gonna worry
I ain't gonna push
I won't push you baby

Come on, come on, come on, come on, come on
Stop beating around the bush
Let's get it on
Let's get it on baby
Let's get it on


Got to get you off of my mind (Solomon Burke)



Got to get you off of my mind
I know it's just a matter of time
You've found somebody new
And our romance is through
Yes it is

Gonna throw your picture away
You didn't want my love, any old way
You've found somebody new
And our romance is through
Yes it is

Some folks love is hard and strong
That's the kind of love that lingers on
Some folks love is swift and fast
That's the kind of love that'll never last

We had a love that was in between
And to me it was like a dream
If we had stayed together till June
Not a problem, bride and groom

That's why
Got to get you off of my mind
I know it's just a matter of time
You've found somebody new
And our romance is through
Listen to me

Got to get you off of my mind
I know it's just a matter of time
Got to get you off of my mind
I know it's just a matter of time

Tags: Alta Fidelidad, Nick Hornby, let's get it on, Marvin Gaye, Got To Get You Off MyMind, Solomon Burke

Publicado por elchicoanalogo @ 2:12  | Libros...
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios

Me agrado mucho... La pregunta será extraña pero no creo que gente pequeña escriba de ese modo. Sé que podría preguntar mil cosas más pero no viene a mi cabeza otra que me interese más que saber cual es su edad?

Publicado por Ana False
Miércoles, 08 de septiembre de 2010 | 23:29

Bueno, el libro de Hornby se editó cuando éste tenía 38 años. Y mi edad aparece por el pérfil del blog, 35. saludos

Publicado por elchicoanalogo
Jueves, 09 de septiembre de 2010 | 18:49