Viernes, 17 de abril de 2009
Jules y Jim son dos inseparables amigos que se enamoran de una misma mujer, Catherine. Uno de ellos finalmente se casa con ella... (Filmaffinity)

Antes de la primera guerra mundial, en una habitación parisina, Catherine quema unos papeles (para deshacerse de pasadas mentiras). El pequeño fuego alcanza su falda y Jim lo apaga. Jules y Jim son dos artistas bohemios, despreocupados y conversadores que se enamoran de la sonrisa de una estatua, sonrisa que descubren en una estudiante, Catherine, mundana, impulsiva, inesperada. Jules, Jim y Catherine forman un trío peculiar, amigable, un triángulo que será amoroso, aunque al inicio sea Jules el que se case con Catherine y le pida a Jim que no intervenga. Truffaut rueda esta primera parte de forma febril, rápida, a trompicones, se intercalan las tomas aéreas con los planos congelados y un montaje apresurado, cortante, tal vez demasiado rápido para la historia y con una literaria voz en off.

Tras la primera guerra mundial, Jules y Catherine viven juntos en un chalet de Alemania y Jim se reúne con sus antiguos amigos. Jules sabe de los escarceos de su mujer con otros hombres, de sus ideas sobre el amor libre, de sus imprevisibles huidas. Jim aparece para retomar la antigua amistad y el triángulo amoroso se consolida. Catherine buscará a Jim e iniciaran su particular romance (Truffaut filma con un romanticismo avasallador su primer anoche juntos, tal vez la mejor escena de la película). Un romance donde se cruzan otras personas, otros triángulos, cartas en la distancia que son como diálogos de sordos, una conversación siempre desfasada. Esta parte es más comedida en su montaje, siguen los planos aéreos, los rectificados rápidos, pero no es tan abrupta en su forma, se apacigua.

Truffaut filma una historia de amor loco, de amor libre, habla sobre la moralidad de tres personas que deciden vivir juntos ese amor. A veces consigue escenas particularmente brillantes (los momentos amorosos de Jim y Catherine), aunque en ocasiones se hace difícil entender el comportamiento de sus personajes: a Jules sólo le preocupa que su mujer no le deje solo, y le pide a Jim que se case con ella para estar los tres juntos; Catherine es voluble, inestable y por momentos incongruente.



Tags: Jules y Jim, François Truffaut

Publicado por elchicoanalogo @ 12:14  | Cine
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios