Jueves, 14 de mayo de 2009
Leí Historias de Cronopios y de Famas la última tarde de invierno. Me acomodé en el pequeño banco de madera verde del balcón y abrí un libro que trataba sobre eso, sobre abrir la mirada a la realidad e inventarla en cada paso, en cada ojeada, en cada inspección. Cortázar me proponía el juego de subvertir lo conocido, de deshacerme de todo eso que creo que es la realidad y buscar mundos y palabras paralelas. Inventar mundos posibles…

Y es que llegamos a la realidad condicionados. Abrimos los ojos y ya todos los objetos tienen una forma y un color definidos de antemano, el recuerdo atávico de ellos nos gana por un milisegundo y no nos deja jugar a reinventarlos, a plantearnos si todo esto que vemos y que somos es así o sólo vemos aquellas cosas que queremos ver y cómo queremos ver.

Creo que tenemos miedo a descubrir que nuestra realidad es frágil, cambiante y movediza. Que las palabras que uno empareja con un objeto se pueden modificar, intercambiar, inventar y emigrar. Tenemos poca capacidad de crítica, de aventura, de riesgo.

Porque, veamos, por qué los granos de arena no pueden ser ciclópeos o las gotas de lluvia lágrimas sobornadas, por qué el tiempo es un estanco y sólo va en una dirección y la lógica lo único que puede imperar en este mundo. Por ahí estamos andando el camino al revés y la muerte no es más que el inicio y el nacimiento un pequeño accidente. Quién dice que si olvido adelantar el reloj este fin de semana de cambio de horario no me quedaré viviendo una hora antes y deambularé por un mundo solitario donde ni mi cuerpo ni mi voz serán escuchados o vistos porque estaré en un tiempo distinto, atrasado, sólo una hora, pero atrasado, y las voces vengan como en ecos y las presencias sean neblinosas como fantasmas porque esa hora es una barrera entre dos realidades.

Cortázar y Girondo me ayudan a no encasillar las palabras a los objetos, a intentar inventar la realidad y saber que todo lo que veo es engaño, que puede que mi cerebro me enmascare la realidad para no sufrir un shock. O tal vea mi cerebro es el mundo en sí, un big bang del que partió el universo entero. Desvarío. Y me gusta.

Cortázar me daba instrucciones para subir escaleras, para dar cuerda al reloj, para mirar tres cuadros, me daba instrucciones para alterar lo que creemos inalterable. El mundo alrededor empezaba a descomponerse como la pintura fresca sobre la pared, como goterones que acababan mezclándose en el suelo. Miraba a mi alrededor y había algo nuevo e inconexo en el horizonte que (pre)conozco.

La familia extravagante de sus relatos me llevó a Capra, a Berlanga. Bienvenido Mister Marshall. Vive como quieras. De nuevo emparejándolo todo. Tal vez deberíamos dejar a las palabras libres, sería como liberar animales del zoo. Tal vez las palabras estén en un zoo, los libros como jaulas, y tal vez necesiten la libertad de mostrarse a su antojo. Por qué estar siempre en la misma posición, en la misma página y rodeada por las mismas palabras. Por qué no pueden las palabras saltar de un libro a otro y que Ahab charle con Harry Haller sobre los juicios a las brujas de La letra escarlata. Todas las palabras de mi biblioteca en un solo volumen, jugando a construir historias cruzadas, nunca paralelas, los personajes de Auster que descubren la locura de vivir en las comedias de Austen, El conde de Montecristo que huye de su cárcel no a un barco sino a la nave espacial que llevará a los primeros humanos a colonizar Marte en Crónicas marcianas. Todo debería ser posible. Estamos agarrotados a la realidad.

Que Pandora abra la caja y libere a todas las palabras menos una: aburrimiento.

Ahora entiendo el significado de cronopio, ese desagarrarse a las convenciones, esa improvisación, desorden y quijotismo, estar entre los espacios en blanco de dos palabras y que en ese espacio en blanco esté el infinito y el todo puede ser.  Yo también soy un cronopio. Pequeño, modesto, un bebé cronopio en sus primeros pasos.

Tags: espacios en blanco, cronopios y famas, Julio Cortázar

Publicado por elchicoanalogo @ 4:05  | Espacios en blanco
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
kadkajsfkjdkfjkdfjoetuteh!
Vos ya sabes que significa eso jejeje! muchos besos!VacilandoSonrisa
Publicado por Gabriela
S?bado, 16 de mayo de 2009 | 4:08
Lo s?, lo s?, mejor no lo traduzco que pueden pasar menores por el blog.
Abrazos de cronopio
Publicado por elchicoanalogo
S?bado, 16 de mayo de 2009 | 14:20