Mi?rcoles, 06 de mayo de 2009
Dices: «Iré a otras tierras, a otros mares.
Buscaré una ciudad mejor que ésta
en la que mis afanes no se cumplieron nunca,
frío sepulcro de mi sentimiento.
¿Hasta cuándo errará mi alma en este laberinto?
Mire hacia donde mire, sólo veo
la negra ruina de mi vida,
tiempo ya consumido que aquí desperdicié.»

No existen para ti otras tierras, otros mares.
Esta ciudad irá donde tú vayas.
Recorrerás las mismas calles siempre. En el mismo
arrabal te harás viejo. Irás encaneciendo
en idéntica casa.
Nunca abandonarás esta ciudad. Ya para ti no hay otra,
ni barcos ni caminos que te libren de ella.
Porque no sólo aquí perdiste tú la vida:
en todo el mundo la desbarataste.
Constantin Cavafis
La ciudad (traducción de Ángel González que aparece en El embrujo de Shanghai, de Juan Marsé )



Otra traducción, de Miguel Castillo Didier

Dijiste: "Iré a otra ciudad, iré a otro mar.
Otra ciudad ha de hallarse mejor que ésta.
Todo esfuerzo mío es una condena escrita;
y está mi corazón - como un cadáver - sepultado.
Mi espíritu hasta cuándo permanecerá en este marasmo.
Donde mis ojos vuelva, donde quiera que mire
oscuras ruinas de mi vida veo aquí,
donde tantos años pasé y destruí y perdí".

Nuevas tierras no hallarás, no hallarás otros mares.
La ciudad te seguirá. Vagarás
por las mismas calles. Y en los mismos barrios te harás viejo
y en estas mismas casas encanecerás.
Siempre llegarás a esta ciudad. Para otro lugar -no esperes-
no hay barco para ti, no hay camino.
Así como tu vida la arruinaste aquí
en este rincón pequeño, en toda tierra la destruiste.

Tags: La ciudad, Constantin Cavafis, Ángel González, Miguel Castillo Didier

Publicado por elchicoanalogo @ 8:54  | Poes?a
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios

Esto está muy sentido, parece otra voz en sí. Pero resulta que me he casado con esta traducción de José María Álvarez:

La ciudad
Dices "iré a otra tierra, hacia otro mar

y una ciudad mejor con certeza hallaré.

Pues cada esfuerzo mío está aquí condenado,

y muere mi corazónlo mismo que mis pensamientos en esta desolada

Languidez.

Donde vuelvo los ojos sólo veo

las oscuras ruinas de mi vida

y los muchos años que aquí pasé o destruí".

No hallarás otra tierra ni otra mar.

La ciudad irá en ti siempre, Volverása las mismas calles.

Y en los mismos suburbios

llegará tu vejez;

en la misma casa encanecerás.

Pues la ciudad siempre es la misma.

Otra no busques

- no la hay-,

ni caminos ni barco para ti.

La vida que aquí perdiste

la has destruido en toda la tierra.

 

Espero que también te guste Sonrisa

Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 11 de agosto de 2010 | 20:34

Muchas gracias por esta nueva traducción, y sí, me ha gustado mucho. Un saludo y gracias de nuevo

Publicado por elchicoanalogo
Mi?rcoles, 11 de agosto de 2010 | 21:04

Me gusta mas la version de Miguel Castillo Didier, se dice que es la mejor traducción, la mas fiel, yo aprendi algo de griego, tuve la suerte de tener clases con el y realmente ademas de ser un gran traductor y linguista es una persona muy sencilla y humilde, un gran hombre, podria conocerlo en www.otrocanal.cl ahi una entrevista con el, y tantos otros grandes personajes de lationamerica, premios nobel, economistas, musicos y etc

Publicado por Invitado
Jueves, 30 de diciembre de 2010 | 18:30

La versión de Miguel Castillo Didier es realmente preciosa: le echaré un vistazo al enlace que pones, realmente Latinoamérica es un lugar de grandes escritores y creadores. Un saludo

Publicado por elchicoanalogo
Jueves, 30 de diciembre de 2010 | 20:18

Yo me quedo con la traducción de Pedro Bádenas;

Dijiste:"Iré a otra tierra, iré a otro mar.

Otra ciudad ha de haber mejor que esta.

Cada esfuerzo mío es una condena dictada;

y mi corazón está -como un muerto- enterrado.

¿Hasta cuándo seguirá mi alma en este marasmo?

Adonde vuelva mis ojos, adonde quiera que mire

veo aquí las ruinas negras de mi vida,

donde pasé tantos años que arruiné y perdí".

 

No hallarás nuevas tierras, no hallarás otros mares.

La ciudad te seguirá.

Vagarás por las mismas calles.

Y en los mismos barrios te harás viejo;

y entre las mismas paredes irás encaneciendo.

Siempre llegarás a esta ciudad. Para otra tierra -no lo esperes-

no tienes barco, no hay camino.

Como arruinaste aquí tu vida,

en este pequeño rincón,

así en toda la tierra la echaste a perder.

Publicado por dulcesangrar
Jueves, 28 de junio de 2012 | 8:58

Y...con la nota a pie de página...

(...)"quienes surcan la mar mudan de cielo, no de alma"..

Publicado por dulcesangrar
Jueves, 28 de junio de 2012 | 9:01

Caray, gracias por la traducción de Pedro Bádenas, es tremenda, ya no sé con cuál quedarme. El poema es uno de mis favoritos, qué grande. Un abrazo inmenso

Publicado por elchicoanalogo
Jueves, 28 de junio de 2012 | 19:27