Domingo, 12 de julio de 2009
Los nervios se me adhieren
al barro, a las paredes,
abrazan los ramajes,
penetran en la tierra,
se esparcen por el aire,
hasta alcanzar el cielo.

El mármol, los caballos
tienen mis propias venas.
Cualquier dolor lastima
mi carne, mi esqueleto.
¡Las veces que me he muerto
al ver matar un toro!...

Si diviso una nube
debo emprender el vuelo.
Si una mujer se acuesta
yo me acuesto con ella.
Cuántas veces me he dicho:
¿Seré yo esa piedra?

Nunca sigo un cadáver
sin quedarme a su lado.
Cuando ponen un huevo,
yo también cacareo.
Basta que alguien me piense
para ser un recuerdo.
Oliverio Girondo
Comunión plenaria (en Persuasión de los días)

Tags: Comunión plenaria, persuasión de los días, Oliverio Girondo

Publicado por elchicoanalogo @ 0:32  | Oliverio Girondo
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios

excelente expresión existencialista de Oliverio ! Qué gran poder de síntesis abstracta sin dudas! Y esos nervios que se unan a todo el universo que tiene vida en el planeta. todo es uno...

Publicado por Gustavo jofre
Domingo, 27 de enero de 2013 | 21:57

Los giros de Girondo y su mirada inesperada...

Publicado por elchicoanalogo
Martes, 12 de febrero de 2013 | 20:54