S?bado, 08 de agosto de 2009
Verano de 1954. El agente federal Teddy Daniels llega a Shutter Island, isla en la que está ubicado el hospital Ashecliffe, un centro penitenciario para enfermos mentales. Junto con su compañero, Chuck Aule, se propone encontrar a una paciente desaparecida, una asesina llamada Rachel Solando, a medida que un huracán azota la isla. No obstante, nada es lo que parece en el hospital Ashecliffe. Y Teddy Daniels tampoco. ¿Ha ido hasta allí para encontrar a una paciente desaparecida? ¿O le han enviado para investigar los rumores acerca de los radicales métodos psiquiátricos que se utilizan en esa institución? Unos métodos que posiblemente incluyan la experimentación con drogas, pruebas quirúrgicas terribles, contraataques mortales en la guerra encubierta en contra de los lavados de cerebro soviéticos...

Hace un año empecé con Shutter Island, pero la historia no me convenció. Lo intenté un par de veces más pero parecía que había una especie de muro entre lo que se contaba y yo. Hoy leí las últimas 200 páginas del tirón. A veces hay que esperar el momento oportuno para leer un libro.

Me ha gustado esta novela de misterio con tintes de novela negra. Y lo que más me gusta de este tipo de novelas, más allá del misterio bien enlazado y con algún giro sorprendente, es el dibujo de los diferentes personajes y decorados. De Hammett o Chandler me quedo el mundo que retratan, siempre poniendo su mirada en una parte de la sociedad que nadie quiere mirar.

En este caso, me sorprende la capacidad que tiene Lehane para concentrar en cuatro días un misterio extraño, encerrar a sus personajes en un medio hostil, un manicomio en una isla en mitad de un huracán, y dosificar la información que te hace replantearte continuamente lo leído. Y, además, está su personaje principal, Teddy Daniels, un agente federal incapaz de olvidar a su mujer muerta, la guerra donde se vio envuelto en una cadena de barbaridades atroces. Personaje atractivo y torturado.

Me ha enganchado Shutter Island, cómo Lehane domina la acción y la creación de decorados y personajes memorables. Gracias por la recomendación, Sonia.




- ¿No piensa nunca en ello?
- ¿En su mente?
- En la mente – respondió-. En la mía, en la suya, en la de cualquiera. En esencia, es un motor. Eso es lo que es. Un motor complejo y muy delicado. Y está formada por muchas piezas: engranajes, tornillos, bisagra. Y ni siquiera sabemos para qué sirve la mitad de esas piezas. Pero cuando falla en engranaje, uno solo… ¿Han pensado en eso alguna vez?
- Últimamente, no.
- Pues deberían hacerlo, es como un coche. No hay ninguna diferencia. Si falla un engranaje o se rompe un tornillo, entonces se estropea todo el sistema. ¿Pueden vivir sabiendo una cosa así? – Se dio un golpecito en la sien-. ¿Qué todo está ahí dentro, que no tiene acceso y que tampoco pueden controlarlo? Es la mente la que nos controla, ¿no creen?
Dennis Lehane
Shutter Island (traducción de María Vía. RBA)

Tags: Shutter Island, Dennis Lehane, María Vía, RBA

Publicado por elchicoanalogo @ 4:44  | Libros...
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Me alegra que te gustara. A ver si a partir de ahora me haces un poco m?s de caso, eh? Fumador
Publicado por Sonia74
Jueves, 12 de noviembre de 2009 | 15:05
Jefa, si te hiciera m?s caso ya me ver?a viviendo en Cuenca...
En unos d?as me hago con esos de Coben y Faletti. Como ves soy aplicado...
Cari?os
Publicado por elchicoanalogo
Jueves, 12 de noviembre de 2009 | 18:44