Lunes, 07 de septiembre de 2009
Vacaciones de Ferragosto me recordó a aquellas comedias italianas de los años 50 sencillas, vitales y cálidas de Dino Risi o Luigi Comencini protagonizadas por Alberto Sordi. En menos de 80 minutos, Gianni Di Gregorio realiza una película simpática, risueña y donde aparentemente no se cuenta nada.

Gianni vive con su madre casi centenaria, le lee a Dumas para que duerma, no trabaja más que cuidando a su madre y tiene graves problemas económicos. Antes de la festividad de Ferragosto su administrador le pide que cuide de su madre por un par de días a cambio de saldar sus deudas con la comunidad de vecinos. Y Gianni acepta. Así se inicia esta pequeña historia de encuentro entre cuatro mujeres ancianas y un hombre paciente de sonrisa sempiterna que le gusta cocinar y beber vino blanco.

Apenas hay acción en esta película ni giros extraños del guión, la historia parece una compilación de anécdotas risueñas. Gianni Di Gregorio hace una película cariñosa, cariñosa con los personajes y con el espectador, al que le entrega una historia protagonizada por ancianos sin tratarlos de manera pueril o secundaria. Así, de refilón, entre platos de comida y vino blanco, se habla de la soledad de cuatro mujeres mayores, de cómo al inicio todo son encontronazos hasta que se habitúan a la compañía de las otras y cómo, al final, eligen la casa de Gianni como encuentro y celebración de su amistad.

Una película entrañable que se hace extraordinariamente corta.

Información: http://www.filmaffinity.com/es/film456458.html



Tags: Vacaciones de Ferragosto, Gianni Di Gregorio

Publicado por elchicoanalogo @ 4:39  | Cine
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios