Martes, 22 de diciembre de 2009
Cuando compré la nueva novela de Paul Auster pensé en cómo tiene puntos en común con Woody Allen: ambos artistas son norteamericanos peros sus raíces e influencias se hunden en la cultura europea, sus obras suelen transcurrir en las aceras de Nueva York en un mundo cerrado y conocido de escritores o guionistas de agudas reflexiones aunque Allen tiende a cierta misantropía y un desbordante sentido del humor, algo que aún no he encontrado en la obra de Auster.

El argumento no me atrapó cuando lo leí en una cafetería bilbaína. Sentía que estaba ante una historia conocida, una pareja decadente europea que atrapa a un inocente norteamericano en una relación puramente sexual. Por un momento pensé que me iba a costar leer Invisible. Pero… Pero las primeras páginas, con las alusiones a Dante, te atrapan enseguida. Era como entrar en un territorio conocido, sí, pero con algunos elementos nuevos.

Adam Walker es un veinteañero con ínfulas de poeta que en una fiesta conoce a una enigmática pareja, Rudolf Born y Margot. Desde el primer momento, Adam sospecha del juego perverso y mefistofélico que intuye en Rudolf pero entra en él, hambriento por lo desconocido, por la vida y la sensualidad que se abre ante él. Este cruce con la pareja desconocido alterará la vida de Walker por completo, comprobará la naturaleza sensual y salvaje de la vida, no de una forma literaria, sino en la realidad, y le hará deambular por su primera madurez y buscar la redención y la expiación. Sorprende las complejas relaciones sexuales de la novela, su descripción tan natural como íntima, la importancia dentro de la vida de Adam Walker.

Escrito en cuatro capítulos, el punto de vista difiere, hasta alcanzar una forma de laberinto, de juego de voces realmente atractivo que sirve para plantearse la labor del narrador en sí, de la creación. Uno no puede dejar de pensar en los puntos de unión entre algunos aspectos del personaje principal de este libro y la vida de Auster. Tanto Adam Walker como Auster son de ascendencia judía, pasaron una temporada en París, estudiaron en Columbia y se arriesgaron en la poesía y en la traducción de autores clásicos. Adam perdió a su hermano pequeño mientras que Auster vio morir a un compañero en un campamento. A veces este libro parece una reescritura de la vida de Auster con su propia obra literaria.

Hay un par de elementos que me acercan un poco más a este libro de Auster. El primero es la presencia de Ordet (La palabra), la película de Dreyer que tanto conmoverá al protagonista, por un momento se detiene la acción y se habla de la película del maestro danés. El otro es que Auster es uno de los pocos escritores políticos que leo. En cada obra suya los personajes hablan sobre al momento político en el que viven y se posicionan en él.




Horas después de que se llevaran a tu madre al manicomio, hiciste el juramento, por la memoria de tu hermano, de ser una buena persona durante el resto de tu vida. Estabas en el cuarto de baño, según recuerdas, solo en el cuarto de baño, procurando contener las lágrimas, y por buena persona entendías ser honrado, amable y generoso, no burlarte jamás de nadie, nunca sentirte superior a nadie, y tampoco buscar pelea por nada. Tenías doce años. Al cumplir los trece, dejaste de creer en Dios. A los catorce, te pasaste el primero de tres veranos consecutivos trabajando en el supermercado de tu padre (metiendo la compra en las bolsas, colocando artículos, llevando la caja, firmando albaranes de entrega, sacando la basura: perfeccionando así as aptitudes que te llevarían a tu encumbrada posición de ayudante en la biblioteca de Columbia). A los quince años te enamoraste de una chica llamada Patty French. Ese mismo año dijiste a tu hermana que ibas a ser poeta. Cuando ya tenías dieciséis, Gwyn se marchó de casa y tú caíste en el exilio interior.

( … )

Se vuelve hacia ti ahora, y con una expresión de absoluta seriedad y convicción en la mirada, expone su definición del amor, queriendo saber si compartes su opinión o no. El verdadero amor, afirma, es cuando sientes tanto placer al darlo como al recibirlo.
Paul Auster
Invisible (traducción de Benito Gómez Ibáñez. Anagrama)

Tags: Invisible, Paul Auster, Benito Gómez Ibáñez, Anagrama

Publicado por elchicoanalogo @ 4:28  | Libros...
Comentarios (5)  | Enviar
Comentarios
Yo tengo sensaciones encontradas con Paul Auster. A punto de terminar Invisible -hoy le doy la puntilla-, confirmo lo que ya pens? cuando le? Broolin Follies. Auster entretiene porque da vida a sus personajes e imprime la velocidad adecuada a sus tramas. Tiene destellos de inteligencia y salpica todo con citas culturales interesantes. Pero le falta algo. Es como si llegara a la frontera y no pudiera traspasarla. Me entretiene, me hace pasar un buen rato, pero no me conmociona como Carver, Ford o Capote (por citar algunos ejemplos de escritores que si lo hacen).
Lees muy r?pido, ?c?mo lo haces?
Un abrazo,
Alba
[email protected]

PS: He tenido que reescribir este post porque se me ha bloqueado la p?gina antes; a lo mejor sale dos veces.
Publicado por Alba Taboada
Mi?rcoles, 23 de diciembre de 2009 | 11:06
Saludos, Alba,

Tal vez los primeros libros de Auster eran m?s "valientes e inesperados" que lo que escribe ahora. Libros como la invenci?n de la soledad o El pa?s de las ?ltimas cosas ten?an cierta valent?a normal en los inicios.
Richard Ford es uno de esos escritores que me traspasan, sobre todo en libros como Rock Springs o Incendios, me deja tocado, me emociona y me descoloca.
Capote, qu? decir, A sangre fr?a, El arpa de hierba y M?sica para camaleones son mis favoritos del bueno de Truman.
Y de Carver, la austeridad de sus cuentos.
Por cierto, hoy compr? un libro de Lorrie Moore...
Abrazos

Fernando
Publicado por elchicoanalogo
Mi?rcoles, 23 de diciembre de 2009 | 17:31
Tengo ya ganas de leerlo...se acumulan! Por cierto, si el de Moore es su ?ltima novela, ya contar?s...yo ando por la mitad y de momento, no es lo que esperaba...a ver c?mo termina...Saludillos!
Publicado por sylvia
Jueves, 24 de diciembre de 2009 | 17:58
S? que se acumulan, Sylvia...
El que compr? de Moore fue P?jaros de Am?rica, mi primer libro de esta escritora. Ya te contar? qu? tal.
Abrazos
Publicado por elchicoanalogo
Jueves, 24 de diciembre de 2009 | 18:31
Despues de leer otras novelas de Auster y la cr?tica de esta ?ltima que la pon?a como lo m?s logrado del autor, abr? "El invisible" con la esperanza de encontrar un libro de esos que marcan un antes y un despu?s al menos en lo personal.

Ninguno de los libros anteriores de Auster hab?an pasado para m? de "entretenidas novelas". Algo m?s "Un hombre en la oscuridad" por su mayor sinceridad. Desde luego "El invisible" no llega para m? m?s que a "un ensayo narrativo" . Los personajes de una "complejidad enteramente artificial". Precisamente esa "artificialidad" de los personasjes de Auster es lo que a m? me defrauda y me deja impasible despu?s de leer cada una de sus novelas.
Publicado por klingsor
S?bado, 20 de febrero de 2010 | 20:59