Lunes, 04 de enero de 2010

Celda 211 pertenece al subgénero carcelario, un subgénero que ha dado notables películas como Prisionero del odio, de John Ford; Fuga de Alcatraz, de Don Siegel; esa maravilla que es Cadena perpetua, de Darabont o El hombre de Alcatraz y Contra el muro, de Frankenheimer. Uno puede ir de una a otra película y encontrarse elementos comunes: los funcionarios corruptos o indeseables, los presos peligrosos y salvajes, los motines, la camaradería dentro de un ambiente hostil, los intentos de fuga…

Juan (Alberto Ammann) es un funcionario de prisiones que en su primer día se ve envuelto en un motín comandado por Malamadre (Luis Tosar). En su intento de supervivencia se hace pasar por un preso más. El inicio Celda 211 es pura tensión, nos centramos en el motín y en saber si Juan acabará siendo descubierto. Pero en seguida descubrimos que ésa sólo es la superficie de la película, que bajo ella late una historia sin maniqueísmos, sin buenos muy buenos y malos muy malos, una historia de supervivencia y adaptación, de amistad y de ver la metamorfosis de una buena persona ante una situación límite. El último plano de la película te deja con una carga desasosegante dentro de ti, te cuestionas qué habrías hecho en el lugar del protagonista, si habrías permanecido al margen o habrías encontrado dentro de ti una negrura inesperada en el intento de sobrevivir.

Daniel Monzón dirige con sabiduría, aplomo, ritmo (que no velocidad) y tensión un guión con atractivos giros, con personajes cercanos y reconocibles que siempre están en la frontera entre la violencia y la lealtad. Los actores hacen un trabajo encomiable, tanto los protagonistas Luis Tosar con su rudeza, salvajismo y, también, su sentido de camaradería y Alberto Ammann con su fragilidad y su transformación a lo largo de la película, como  el puñado de secundarios que enriquecen Celda 211: Vicente Romero, el lugarteniente de Malamadre y que mira todo desde la distancia adecuada, Luis Zahera y su excelente creación del preso Releches, Manuel Morón en su papel de negociador ambiguo, el inquietante Apache encarnado por Carlos Bardem. Y, cómo no, Antonio Resines.

Celda 211 ha sido una de las sorpresas más impactantes de los últimos años.

Información: http://www.celda211.com/


Tags: Celda 211, Daniel Monzón, Luis Tosar, Alberto Ammann, Vicente Romero, Antonio Resines, Luis Zahera

Publicado por elchicoanalogo @ 4:38  | Cine
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Celda 211 es un film notable que mantiene la tensi?n y la incertidumbre tras un comienzo trepidante. Pas? un buen rato en mi butaca olvid?ndome de ese tan manido t?pico de que el cine espa?ol es malo y que el ?nico bueno es el americano. Soy aficionado al cine espa?ol en el que siempre se encuentra dos tres t?tulos muy interesantes cada a?o. Y esta ese una de esas pel?culas.

olahjl2.blogspot.com (Profesor en la Secundaria)
Publicado por Joselu
Lunes, 04 de enero de 2010 | 10:59
Saludos, Joselu,

As?, sin pensar mucho, algunas de mis pel?culas favoritas de los ?ltimos a?os son espa?olas: Los lunes al sol, Azuloscurocasinegro, Abre los ojos o ?sta de Celda 211, cada una con un estilo diferente. No suelo fijarme en el pa?s de las pel?culas, puedo ver pel?culas de Bergman a Mizoguchi, pasando por Berlanga, Dreyer o Ford.
abrazos y te enlazo
Publicado por elchicoanalogo
Lunes, 04 de enero de 2010 | 13:24