Jueves, 01 de abril de 2010
Sé que llegará el día en que ya nunca
volveré a contemplar
tu mirada curiosa y asombrada.
Tan sólo en tus pupilas
compruebo todavía,
sorprendido,
la belleza del mundo
- y allí, en su centro, tú
iluminándolo.

Por eso, ahora,
mientras aún es posible,
mírame mirarte;
mete todo tu asombro
en mi mirada,
déjame verte cuando tú me miras
también a mí,
asombrado
de ver por ti y a ti, asombrosa.
Ángel González
La luz a ti debida (en De otoños y otras luces)

Tags: La luz a ti debida, De otoños y otras luces, Ángel González

Publicado por elchicoanalogo @ 4:30  | ?ngel Gonz?lez
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Encantador Sonrisa

Un abrax, saluditos
Adri
Publicado por Invitado
Jueves, 01 de abril de 2010 | 7:04
Es un poema realmente hermoso. Abrazos, Adri
Publicado por elchicoanalogo
Jueves, 01 de abril de 2010 | 12:57