Domingo, 19 de diciembre de 2010

Paren todos los relojes, descuelguen el teléfono,
Eviten que el perro ladre dándole un hueso sabroso,
Silencien los pianos y con un sordo timbal,
saquen el ataúd, permitan a los dolientes venir.

Que los aviones con sus gemidos nos sobrevuelen
garabateando en el cielo el mensaje Él se ha muerto,
Pongan un crespón alrededor de los cuellos blancos de las palomas
Permitan a los policías de tráfico usar guantes negros de algodón.

Él era mi norte, mi sur, mi este y mi oeste,
mi semana de trabajo y mi descanso dominical,
mi mediodía, mi medianoche, mi palabra, mi canción;
Creí que el amor sería eterno, pero me equivoqué.

Ya no deseo las estrellas: apáguenlas todas;
Empaqueten la luna y desmantelen el sol;
Vacíen el mar y barran los bosques.
Pues nada ahora podrá ser como antes.
W. H. Auden
Paren todos los relojes



Stop all the clocks / Funeral Blues

Stop all the clocks, cut off the telephone,
Prevent the dog from barking with a juicy bone,
Silence the pianos and with muffled drum
Bring out the coffin, let the mourners come.

Let aeroplanes circle moaning overhead
Scribbling on the sky the message He Is Dead,
Put crepe bows round the white necks of the public doves,
Let the traffic policemen wear black cotton gloves.

He was my North, my South, my East and West,
My working week and my Sunday rest,
My noon, my midnight, my talk, my song;
I thought that love would last for ever: I was wrong.

The stars are not wanted now: put out every one;
Pack up the moon and dismantle the sun;
Pour away the ocean and sweep up the wood.
For nothing now can ever come to any good.

 

 


Tags: Paren todos los relojes, Funeral blues, Stop all the clocks, W. H. Auden

Publicado por elchicoanalogo @ 11:35  | Poes?a
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios

Gracias.

Ahora...

... enciende las estrellas, desempaqueta la luna, reconstruye el sol, llena el mar, y demos un paseo por un bosque lleno de hojas...

nada será como antes, pero tampoco queremos que sea así...

sólo se trata de vivir... y no morir.

 

Te debo una. Pronto, estoy camino de casa...

MUA

Publicado por Invitado
Martes, 21 de diciembre de 2010 | 0:00

Nada es como antes, creo que los momentos, las emociones y los recuerdos son, en cierta forma, únicos, como aquello que nos decían en clase de filosofía sobre la imposibilidad de bañarse dos veces en el mismo río. Hay algo que me gusta de los árboles, y es la combinación con el viento, cómo adquiere las formas más peregrinas... Desvariando. Fuerza para el camino a casa y disfrútalo. Abrazos

Publicado por elchicoanalogo
Martes, 21 de diciembre de 2010 | 14:22