Martes, 18 de enero de 2011

Hace tiempo que he cambiado mis prop?sitos de a?o nuevo, ponerme a dieta, hacer ejercicio de forma diaria, dejar los malos h?bitos, intentar ser mejor persona, unos prop?sitos que apenas duraban unos pocos d?as de enero antes de desvanecerse en la desidia y el olvido, por otros descabellados, inalcanzables, literarios e imposibles. Por qu? conformarse con lo rutinario, con lo que se queda en la superficie, por qu? no mirar un poco m?s all? y crear una peque?a lista de mundos imposibles e, intentar, al menos, hacer real uno de ellos...

Jap?n. Hacer la mochila y pasar unos meses por el Jap?n. Primero fue el cine de Kurosawa y sus samur?is polvorientos, las mujeres dolientes y crucificadas de Mizoguchi, la familia en Ozu, la violencia de Kitano, luego, las novelas sobre la vejez y la belleza escritas como sensibles haikus de Kawabata, los poderosos cuentos de Akutagawa, el surrealismo y melancol?a de Murakami, la suave languidez de Yoshimoto, los ensayos de Tanizaki. Perderme por los paisajes de esas pel?culas y libros, ver qu? es real y qu? pura invenci?n, sentarme en un autob?s y recorrer un pa?s extranjero sin entender nada a mi alrededor y sin m?s destino que ?ma?ana en el horizonte?.

Escribir un libro kilom?trico. O, como me dice una de mis amigas m?s queridas, sacar a la superficie el libro que llevo dentro desde hace a?os, un libro que hablar?a de un viaje interior y exterior, de la fuerza de la renuncia, de los amores fr?giles y sutiles, de vagar por un camino y otro y otro hasta dejar atr?s quien fuiste en an?nimas habitaciones de hotel, de seres que se saben supervivientes de un naufragio vital y que, a?n as?, miran hacia delante, ?sin miedo ni esperanza?. Conseguir desperezarme para escribirlo, encontrar nuevas palabras y el tono adecuado, sacudirme esta mediocridad que me define y, al menos, hacer algo propio, desde la entra?as, redentor y cat?rtico, sin que importe la calidad (pero s? la calidez).

Islandia. Descubrir que Islandia existe, que no es una isla quim?rica como Laputa, aquella isla flotante que imagin? Jonathan Swift para uno de los viajes del marino (sempiterno n?ufrago) Gulliver. Sentir que la inmensidad del paisaje me desnuda por entero hasta que en mi coraz?n s?lo existan los parajes nevados y las explosiones de volcanes y g?iseres. Ver un trozo de cielo desconocido y estrellado y sentirme como en casa y, a la vez, en la otra punta de la galaxia. (Nota: Islandia se puede cambiar por La Ant?rtida).

Leer, como m?nimo, un centenar de libros. Pero ac? lo que importa no es la cantidad, sino la calidad, que ese centenar de libros sea como 2666, mi primer libro del a?o, que me golpeen en el est?mago e inventen im?genes y escenas que confunda con mis propios recuerdos, que me hablen de amores posibles y dolores imposibles, de mundos inexplorados y naves a la deriva, que las palabras sean quedas como peque?os poemas o estruendosas como el espantap?jaros girondiano, que me hagan ver que hay tantos mundos como escritores y tantos puntos de vista como personajes, incluso los secundarios, que me hablen de carreteras polvorientas y el inicio de una fractura, de seres que son salvados en el ?ltimo segundo y mon?logos que parezcan salir de mi pecho.

Iba a poner, como final, enamorarme de una mujer voladora, una sirena terrestre con luz de luci?rnaga y una mirada capaz de distinguir las infinitas capas y dimensiones que hay dentro de nuestro mundo. Pero como quiero tachar un prop?sito de esta lista, cambio este deseo por un abrazo, recibir un abrazo de esos que te envuelven por entero, en los que el tiempo se desvanece y te cobijas por entero en ?l y lloras todas las grietas y fracturas y miedos y emociones ponzo?osas y sientes que el mundo se ha rehecho y todo est? en calma, todo est? bien.


Publicado por elchicoanalogo @ 22:53  | Great White Way
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios

Me han gustado mucho tus propósitos para el nuevo año. Espero que puedas hacerlos realidad y que nos cuentes muchas cosas de tus viajes a Islandia y a Japón, de tu libro, y de esa mujer maravillosa de la que te vas a enamorar, y por supuesto, que te va a corresponder. Y, cómo no, espero que disfrutes mucho de las lecturas, sean cien, o más o menos, eso no importa, como dices, lo importante es la calidad y disfrutar. Comparto contigo lo de los viajes, el libro y la lectura. Lo de leer está asegurado, no hay problema. Los viajes, por ahora tengo en el horizonte un viaje a Irlanda en Semana Santa y lo del libro, eso es ya más difícil, pero soñar es gratis y siempre es importante en esta vida tener sueños, ilusiones, cosas que nos motiven y nos empujen, que nos hagan sentir vivos. Un abrazo.

Publicado por Goizeder Lamariano
Mi?rcoles, 19 de enero de 2011 | 9:58

Pues si es por un abrazo, que no quede... Que para "sirena", yo.

Hala, el último ya sabe que lo tiene. Ahora a por los demás.

Por cierto,  este también lo quiero yo: "Leer, como mínimo, un centenar de libros. Pero acá lo que importa no es la cantidad, sino la calidad, que ese centenar de libros sea como 2666,".

Un saludo

VS

Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 19 de enero de 2011 | 13:00

Un abrazo, de oso, reconfortante y amoroso.

(ya sé que virtualmente no es lo mismo, pero sólo quiero que sepas que alguien te lo daría)

Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 19 de enero de 2011 | 13:43

Goi, a veces hay que desvariar y dejarse llevar y tener sueños por muy locos que sean. Me conformo con el último propósito y el centenar de “2666”. Seguro que tendremos otro año lector. Disfrutad de Irlanda, y espero que puedas ver al "hombre tranquilo" por allá.

Vieja sirena abrazo recibido y, le aviso, cuando le toque el turno de 2666 se va a quedar ojiplática...

Pat, otro abrazo de esos que contienen por entero y calman.

 

Publicado por elchicoanalogo
Mi?rcoles, 19 de enero de 2011 | 20:01