Jueves, 24 de marzo de 2011

Apenas tenía doce años cuando leí por primera vez La máquina del tiempo. Como Tom Sawyer o La isla del tesoro, novelas que devoré en la misma época, el libro de Wells me hablaba de aventuras y viajes fascinantes, de mundos imaginativos y diferentes a los que veía tras el cristal, la mejor manera de captar la atención de un chiquillo. Abrir El mapa del tiempo fue reencontrarme, en cierto modo, con aquellas páginas de mi infancia. Lo que nunca esperé fue descubrir a H. G. Wells como un personaje más, un Wells a veces estirado, a veces entrañable, que ejerce como unión en las diferentes historias, personajes y tiempos que se cruzan en el libro de Félix J. Palma.

Si hay algo que me atrapó desde un inicio fue el tono aventurero y distendido de la novela, el ritmo es endiablado y los cruces de historias, vidas y personajes se suceden manteniendo el interés por cada uno de ellos. Dividida en tres partes, El mapa del tiempo es una mezcla de folletín, aventura, amores (im)posibles, misterio (en algunos momentos me recordó a Wilkie Collins), viajes temporales y mucho amor por la literatura no sólo en el homenaje a Wells, también por ver cómo deambulan por esta historia Bram Stoker y Henry James (que no sale bien parado en comparación con los otros dos escritores), por esos momentos donde Palma recuerda aquellas primigenias historias de viajes a la Luna o detiene la acción para reflexionar sobre el oficio de escritor, sobre eso tan difícil que es crear algo de la nada, pura magia.

En la primera parte, Andrew Harrington buscará el más difícil todavía, viajar en el tiempo para salvar al amor de su vida de las manos de Jack el destripador. La acción se desarrolla en Witechapel, los barrios bajos de Londres donde el destripador asesina y despedaza a prostitutas elegidas al azar. Y es ese azar el que lleva a Harrington a enamorarse de Marie, una historia de amor entre un hombre  rico y una prostituta, un amor al inicio pasional pero que primero se enfría por las dudas de Harrington para sacar a Marie del siniestro barrio tras el inicio de los asesinatos y que luego termina dramáticamente tras su muerte. A Harrington le corroe la culpa y la ausencia de su amor. Hasta que la aparición de una empresa de viajes temporales y el libro de Wells le hace creer en la posibilidad de la redención y salvar a su amor en una increíble pirueta temporal. La sorpresa viene al ver a H. G. Wells como un personaje más de la trama, un Wells que acaba de editar La máquina del tiempo y abrir una ventana a la imaginación y la aventura sin precedentes. Una de las escenas más conmovedoras de esta primera parte es el encuentro entre Wells y Joseph Merrick, conocido como “el hombre elefante”, un encuentro que ayudará al escritor a descubrir la fuerza de la propia voluntad. Una de los elementos atractivos de este libro son las historias y los cruces de personajes reales e inventados.

En la segunda parte, un amor entre dos tiempos. La señorita Haggerty, una mujer incómoda en el tiempo que le ha tocado vivir, con una mirada amplia y diferente a las convenciones sociales que le rodean, tomará parte en una de las expediciones al año 2000 de la empresa Viajes Temporales Murray, un año 2000 donde apenas quedan humanos, masacrados bajo la tiranía de los autómatas. La empresa de viajes temporales da la oportunidad de viajar al momento exacto de la batalla final entre humanos y autómatas, y es tras la batalla que la señorita Haggerty se encontrará de forma casual con el capitán Derek Shackleton, el líder de los humanos en el año 2000, y se enamorará de él. De nuevo aparece Wells como apoyo para una entrañable y trepidante historia de amor.

La última parte es, tal vez, la más atractiva. Casas embrujadas, asesinatos con extraños mensajes, hombres que saltan en el tiempo sin máquinas, tres escritores que deben unir sus fuerzas para combatir a peligrosos viajeros temporales, mundos paralelos y todo contado con un ritmo aventurero, “homérico e impetuoso” donde confluyen y se cierran las diferentes historias y personajes. También hay un hermoso homenaje a El mundo en sus manos, la primera adaptación cinematográfica que dirigió George Pal sobre La máquina del tiempo, una de mis películas de la infancia.

El mapa del tiempo no es una locura temporal al estilo del Vonnegut de Matadero cinco, tampoco es estrictamente una novela sobre viajes temporales o ciencia ficción, es un cruce de caminos, aventura, amor, escritura y magia, una de esas novelas de lectura agitada y emocionante que te ayuda a reencontrarte con la inocencia y la credulidad de nuestras primeras lecturas. Sonia, muchas gracias por el regalo.
Félix J. Palma.
El mapa del tiempo. Alianza editorial

 



Tags: El mapa del tiempo, Félix J. Palma, Alianza editorial

Publicado por elchicoanalogo @ 4:10  | Libros...
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios

Bueno, qué te voy a decir de esta historia que no hayamos comentado ya... Aún me sigo acordando de la aparición de Joseph Merrick, de ese Londres del futuro, del ritmo trepidante del desenlace... Todo un descubrimiento este autor.

 

Abrazos desde el sur.

Publicado por Junior
S?bado, 26 de marzo de 2011 | 11:57

Pues sí, fue una lectura conjunta realmente linda. Me gusta mucho el tono de la narración, la galería de personajes secundarios y ese tercer capítulo de ritmo trepidante. Habrá que estar atentos a nuevos libros de Palma...

Abrazos desde el norte, gaditano lindo

Publicado por elchicoanalogo
S?bado, 26 de marzo de 2011 | 12:44