Domingo, 10 de abril de 2011

Desde hace varias semanas recibo notas de prensa de diversas editoriales con novedades, noticias y presentaciones de libros. Pondré aquellas notas que crea interesantes. Para empezar esta nueva sección en el blog, la poesía de Javier Egea.


Bartleby publica el primer volumen de la obra completa del granadino Javier Egea

El volumen se presentará el próximo día 14 de abril en la Librería Nueva Gala de Granada con la presencia de José Luis Alcántara y Juan Antonio Hernández García, responsables de la edición anotada, y de Manuel Rico, autor del estudio preliminar.

Sobre el libro:

Javier Egea, inexplicablemente ausente durante un cuarto de siglo de las antologías de poesía española de ámbito estatal, fue un poeta único. Es autor de una obra singular en la que la crítica social, la relación amorosa, el entorno urbano de la Granada de los ochenta y de los noventa del pasado siglo, la experiencia cotidiana y la búsqueda de una poesía materialista conforman un universo emocionante y perturbador.

En este primer volumen se recoge, anotada y revisada, toda su obra poética publicada en libro. Con ello contribuimos a situar a Egea en el lugar que le corresponde: al lado la de los grandes poetas en castellano de la segunda mitad del siglo XX. Como afirma Manuel Rico en el prólogo, "Javier Egea es un poeta que hoy seduce y conmueve a quienes fuimos coetáneos, pero en el que nuevas generaciones de lectores, aquellas que están accediendo a la poesía a la vez que hacen suyo el universo de Internet, encontrarán no pocas claves de su propia vida y se inquietarán al advertir en sus versos significados ocultos, realidades imprevistas y señales de una vida otra que frustró el suicidio."

Sobre el autor:

Javier Egea (Granada 1952 - 1999). Considerado como uno de los grandes poetas andaluces de la segunda mitad del siglo XX, publicó las siguientes obras: Serena luz del viento (1974), A boca de parir (1976), Troppo mare (1980), Paseo de los tristes (1982, Argentina 78 (1977), y Raro de Luna (1990). Fue uno de los tres firmantes del manifiesto "La otra sentimentalidad" (1983). Este primer volumen de su obra completa recoge toda su obra publicada, debidamente revisada y anotada.

ISBN: 978-84-92799-32-9 /PVP: 22 €/ 510 págs.
Bartleby Editores: + info Pepo Paz / comunicación@bartlebyeditores.es
Distribución en España: UDL Libros www.udllibros.com



Paseo de los tristes

Entonces,
                   en aquella ciudad
o en la intuición primera, vaga, de su cuerpo,
el pensamiento aún flotaba en bucólicos careos,
en versos aprendidos sin historia
y no era posible amar
entre unas calles donde todo era sucio,
carne sin brillo,
cuando aún en el mar, la nube y las espigas
sin historia y sin tiempo, vanos,
estábamos durmiendo
                                            o ignorando
esa gota de sangre que cuelga del amor
-su blanco cuello herido-,
ignorando la clase oscura en que nacimos,
sin consciencia de naves hundidas,
de rubios náufragos,
condenados a vivir una historia perdida
de explotación y soledad, de muerte enamorada,
sin saberlo.

Y sin embargo,
entre los autobuses, el gentío,
en la dulce ignorancia,
fue creciendo una luz
que nos hizo sentir un crujido brillante
después que allí, en la sórdida pensión
donde siempre se asilan viajeros sin destino,
gentes oscuras,
en un lugar sin esperanza,
dos cuerpos se sintieron indefensos
sudando en el asombro de la primera felicidad.




¿Qué luz extraña, dime, ha poblado este cuerpo...

¿Qué luz extraña, dime, ha poblado este cuerpo
repetido en portales, escaparates, brumas,
ingenuo paseante de la ciudad, hermano,
caminante del mismo aturdimiento
que estos siglos de expolio pusieron en los ojos,
qué luz extraña, dime,
hay en la soledad y en la memoria?

Así nos fuimos viendo nítidamente fríos,
enfrentados,
de una margen a otra de la calle en ruinas,
con la clarividencia de los obreros viejos
que abanderan los pasos del taller a la muerte
aprendiendo el futuro.

Sobre nosotros pasan los balcones cerrados,
las farolas con frío,
los aleros mellados y este viento,
como un enjambre inhóspito,
y la piel de la tierra huele a ropa quemada,
mas tiritan los huesos
y hay tan sólo el calor de la sangre que alumbra
desde el abrazo grande de tu fuerza y la mía.

Es cierto que la historia
nos condenó a las calles ateridas
y no el azar que llega maldito restallando.

¿Qué luz extraña, dime,
hay en la soledad y en la memoria?
Hoy supimos, mirándonos las manos,
a pesar del estrago y las ojeras mustias,
al fin reconocidas,
que siempre es tarde, siempre, para volver a casa
como se vuelve al sitio de las túnicas rotas,
de las máscaras frías,
del polvo atrincherado,
de los andrajos de la luz.


Tags: Javier Egea, bartleby editores

Publicado por elchicoanalogo @ 15:12  | Notas de prensa
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios