Miércoles, 11 de mayo de 2011

Anoche te he tocado y te he sentido
sin que mi mano huyera más allá de mi mano,
sin que mi cuerpo huyera, ni mi oído:
de un modo casi humano
te he sentido.

Palpitante,
no sé si como sangre o como nube
errante,
por mi casa, en puntillas, oscuridad que sube,
oscuridad que baja, corriste, centelleante.

Corriste por mi casa de madera
sus ventanas abriste
y te sentí latir la noche entera,
hija de los abismos, silenciosa,
guerrera, tan terrible, tan hermosa
que todo cuanto existe,
para mí, sin tu llama, no existiera.
Gonzalo Rojas
Oscuridad hermosa (en Metamorfosis de lo mismo. Visor)


Tags: Gonzalo Rojas, Oscuridad hermosa, Metamorfosis de lo mismo, Visor

Publicado por elchicoanalogo @ 4:30  | Poesía
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios

Este poema es mi favorito del autor, gracias por recordármelo. ¿No te provoca evocar? a mí si.

Saludos

Publicado por Aelo
Miércoles, 11 de mayo de 2011 | 22:13

Tambiés es mi favorito de Rojas, y sí, es una puerta a la evocación de otros tiempos, otras geografías personales. Un abrazo

Publicado por elchicoanalogo
Miércoles, 11 de mayo de 2011 | 23:38