Jueves, 08 de diciembre de 2011

Se acerca la medianoche, hora de brujas y sombras y sueños. Estoy en la cocina, insomne. Intento escribir sin pensar, poner en orden las ideas que deambulan dentro de mí, un laberinto, un ejercicio de equilibrista, el más difícil todavía.

Me siento desubicado, y me gusta y me hace sonreír porque no estoy en la misma posición que meses atrás. Me he movido y el movimiento siempre es necesario, una forma de vivir y no sobrevivir, de habitar nuevos horizontes (donde el horizonte a habitar puede ser un paisaje, una carretera o una mirada revolucionada).

Sentirse desubicado significa la toma de conciencia del espacio/tiempo y una librería de tipos infames; una conversación entre dos días y andar ciudades con nuevas músicas; Wall-e y Wally, uno busca el amor, el otro se esconde entre miles de personas para ser encontrado; las Medianeras de las ciudades que ocultan amores posibles (nunca imposibles) y una canción compartida en silencio a través del teléfono; las dudas, los miedos y los sueños; la cabeza, el corazón y la imaginación; un año de palabras y la última estrofa de This Modern Love de Bloc Party, Throw your arms around me...

 

 

 


Tags: espacios en blanco

Publicado por elchicoanalogo @ 0:35  | Espacios en blanco
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios