Mi?rcoles, 28 de diciembre de 2011

¿Qué hacer con los recuerdos? Confundir seres, lugares, caricias. Cruzar todo el océano para llegar a este parque que queda a una cuadra de casa
    Primavera en cualquier calle. Rue Bonaparte, el viejo taxímetro amarillo al centro de la calzada desierta. El sol informe como una mancha en un cuadro, los árboles apenas delineados, el aire ralo, las gentes siempre alejándose
    La tierra gira, la luz vuelve a alcanzarnos. El día es esa puerta abierta sobre la calle. Via dei Bardi, más allá del río enjoyado y caliente. Ropa recién lavada, tendida en el cielo de Florencia
    El cielo es siempre el mismo: desierto, a oscuras, deslumbrante. Cielo amarillo de Lima, balcón de cenizas, muladar de astros
  ¿Qué camino escoger que no nos obligue a cerrar el círculo, a estrecharlo; a ser uno mismo toda la oscuridad y el temor de esa calle desconocida; el absurdo de reconocerse inclinado sobre esa fuente que nos devora y devuelve, máquina de sueños, la misma imagen sin párpados, sin reposo?
   Tal vez no salga al encuentro una plaza, una tregua, un cielo humano de hojas, humo, voces.
   Sentimos algo dentro y algo en torno y todo lo que fuimos y seremos por un instante cabe en nuestros labios, bocado de ceniza que ilumina, gusto de tierra amargamente viva, quemadura de sal del mar en que se nace.
   Todo cabe en dos ojos deslumbrados, todo el color en un violento despertar en una plaza, a solas.
Blanca Varela
Canto en Ithaca (en Donde todo termina abre las alas, poesía reunida. Galaxia Gutenberg)


Tags: Blanca Varela, Canto en Ithaca, poesía reunida, Luz de día, Galaxia Gutenberg

Publicado por elchicoanalogo @ 19:51  | Poes?a
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios