S?bado, 31 de diciembre de 2011

Hay tres libros que me dejaron una sensación de plenitud y, también, tristeza. Pienso en Bolaño, Kawakami y Kristof e intento imaginar un punto donde se crucen sus diferentes concepciones del mundo, la intensidad y los arrebatos de Bolaño con la crueldad y la austeridad de Kristof y la delicadeza y el amor sutil de Kawakami. Tres formas diferentes de ver el mundo, tres libros que me dejaron del revés y se quedaron dentro de mí.

2666 de Roberto Bolaño fue una lectura febril e intensa, una aventura que empieza con un pequeño paso y se desborda en docenas de historias inusuales que transcurren en tiempos y espacios distantes entre sí, un continuo cruce de caminos, la sombra de Traven y Cortázar, los crímenes de Ciudad Juárez, la segunda guerra mundial en el frente ruso, los amores cruzados entre cuatro filólogos, las digresiones melvillianas y la sensación de que todo tenía cabida en 2666. Cuando acabé el libro sentí que había terminado con el mundo de Bolaño, al igual que había cerrado mi época de Carver. Los poemas de Los perros románticos, locos, arrebatados, rabiosos, me devolvieron el interés y la curiosidad por el escritor chileno.

Llegué a Claus y Lucas a través de una recomendación de Aurora, sus palabras cuidadas y acertadas sobre la forma desnuda y austera de escribir de Kristof despertaron mi curiosidad. Me gusta cuando otra persona me descubre un libro y un escritor, es una forma de unir su recuerdo a la recomendación dada. Agota Kristof escribe en Claus y Lucas una historia cruel, sin efectismos, con una desnudez extrema, desértica, un libro magnético que llega y golpea las entrañas.

La sorpresa lectora de este año es para El cielo es azul, la tierra blanca. Hiromi Kawakami escribe una sutil y delicada historia de amor, un par de supervivientes que se encuentran por azar, y en ese encuentro un inesperado amor. Las tabernas y los platos de comida, las conversaciones pausadas y una emoción que crece de a poco, las diferentes soledades y dos personajes que orbitan alrededor del otro. El tono de Kawakami se acerca a la poesía, al susurro, pequeños reflejos difusos que van tomando forma poco a poco.

Otros libros. Los cuentos minimalistas y oscuros de Askildsen y los cristalinos y reflexivos de Margaret Atwood; las imágenes poéticas que Kawabata desarrolla en delicadas pinceladas en Mil grullas y la emocionante confesión de la protagonista de Veinticuatro horas en la vida de una mujer de Zweig; la intensidad de Mailer en Los desnudos y los muertos y los poemas de Carver en Bajo una luz marina; el misterio y la aventura clásicas de La mujer de blanco de Collins y la locura e ironía de los mundos imposibles de Philip K. Dick en Los clanes de las lunas Alfana y Kurt Vonnegut en Galápagos; la ternura y humor de Aramburu en Viajes con Clara por Alemania y la nostalgia de Beatles de Lars Saabye Christensen...

Ha sido un buen año lector.


2666 - Roberto Bolaño
Kitchen - Banana Yoshimoto
Claus y Lucas - Agota Kristof
El mapa del tiempo - Félix J. Palma
Mendel el de los libros - Stefan Zweig
El mayorazgo - E. T. A. Hoffman
El mar de todos los muertos - Javier Argüello
Bajo una luz marina - Raymond Carver
Mil grullas - Yasunari Kawabata
El cielo es azul, la tierra blanca - Hiromi Kawakami
Emaús - Alessandro Baricco
Algo que brilla como el mar - Hiromi Kawakami
Kanikosen. El pesquero - Takiji Kobayashi
El hombre que plantaba árboles - Jean Giono
La nave de los muertos - B. Traven
La llave de niebla - Guadalupe Grande
La mujer de blanco - Wilkie Collins
Suicidios ejemplares - Enrique Vila-Matas
Crónica de una muerte anunciada - Gabriel García Márquez
¡Indignaos! - Stéphane Hessel
El otro mundo - Hilario J. Rodríguez
El llano en llamas - Juan Rulfo
Un sendero nuevo a la cascada. Últimos poemas - Raymond Carver
Historias de la palma de la mano - Yasunari Kawabata
El día de la ballena - Nieves Vázquez
Los desnudos y los muertos - Norman Mailer
Recuerdos de un callejón sin salida - Banana Yoshimoto
Veinticuatro horas en la vida de una mujer - Stefan Zweig
Signatura 400 - Sophie Divry
El fondo del cielo - Rodrigo Fresán
Las cosas que llevaban los hombres que lucharon - Tim O’Brien
La herencia de Eszter - Sándor Márai
El día de los trífidos - John Wyndham
El club de la lucha - Chuck Palahniuk
Una mujer en Berlín - Anónima
El amante de los caballos - Tess Gallagher
La comedia humana - William Saroyan
Los perros románticos. Poemas 1980-1998 - Roberto Bolaño
Viajes por el Scriptorium - Paul Auster
¡Todo importa! - Ron Currie
Hombres salmonela en el planeta porno - Yasutaka Tsutsui
Los clanes de la luna Alfana - Philip K. Dick
Viaje con Clara por Alemania - Fernando Aramburu
Tres - Roberto Bolaño
Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce - Roberto Bolaño y A. G. Porta
La nieta del señor Lihn - Philippe Claudel
Hiroshima - John Hersey
La pista de hielo - Roberto Bolaño
N. P. - Banana Yoshimoto
Nada del otro mundo - Antonio Moñoz Molina
Galápagos - Kurt Vonnegut
El humo de Birkenau - Liana Millu
Beatles - Lars Saabye Christensen
Abandonarse a la pasión - Hiromi Kawakami
Todo como antes - Kjell Askildsen
Contra el viento del norte - Daniel Glattauer
Érase una vez - Margaret Atwood
Cada siete olas - Daniel Glattauer





Tags: Roberto Bolaño, Agota Kristof, Hiromi Kawakami, Philip K. Dick, Kurt Vonnegut, Fernando Aramburu, Raymond Carver

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios