Lunes, 02 de abril de 2012

Este blog se inició con un final. Es una historia conocida. Necesitaba poner en orden mis sentimientos y tener un punto de apoyo para que las palabras no se quedasen atravesadas en la garganta. Sin preverlo, el blog se convirtió en un punto de encuentro con otras voces y miradas, bailé salsa en una gasolinera solitaria en Serbia, llegué a los lunes de Anay Sala, conocí a un puñado de lectores que me dejaron canciones, palabras, imágenes, algunos desaparecen a los dos días, otros tras un año (ausencias que son un vacío con límites definidos, porque los vacíos no se rellenan ni desaparecen ...en esta extraordinaria conjunción de tiempo y espacio).

Hace poco apareció la poeta Isabel Bono. Había leído Pan comido y Algo de invierno, el vértigo por sus poemas de ausencias, (des)amores y deseos. Fue curioso. Nos escribimos y hablamos de Vonnegut, la propiedad transitiva o del acto de escribir. Isabel me tomó por argentino por un par de expresiones. Entonces, le expliqué que había vivido un tiempo en aquella tierra, una época de mi vida donde agosto era invierno, unas palabras que iniciaron su poema “qué poco hemos cambiado”. No sé qué decir.



qué poco hemos cambiado

                y agosto era invierno
                     Fernando Fernández Freijo

ya no te acuerdas
pero siempre hacía frío

se nos helaban las rodillas de esperar
se nos helaban las palabras en la punta de la lengua
porque a nadie interesaba nuestro miedo

crecíamos a lo loco, en silencio

éramos zarzas en los descampados
éramos zarzas en los escalones
el mármol nos alimentaba

éramos zarzas entre las zarzas

y las palabras ahí, detenidas
y el frío ahí, para siempre
Isabel Bono
qué poco hemos cambiado


Tags: Isabel Bono, qué poco hemos cambiado

Publicado por elchicoanalogo @ 21:55  | Isabel Bono
Comentarios (5)  | Enviar
Comentarios

¿Qué decir? Que es un acto hermoso tanto como el poema, querido Fs. Ay, algunos tienen suerte y les escriben poemas! A otras, nos mandan facturas! That's life!

Publicado por Invitado
Lunes, 02 de abril de 2012 | 22:16

las palabras no están cuando uno las busca

sólo hay que estar atento, por si aparecen

yo sí sé qué decir: gracias

Publicado por isabel bono
Martes, 03 de abril de 2012 | 9:40

Arantza, es un acto hermoso, sí, las palabras, los cruces de palabras son así, es una manera de ampliar la mirada y la voz...

Isabel,  sigo sin saber qué decir... 

Publicado por elchicoanalogo
Martes, 03 de abril de 2012 | 19:01

ey, chico análogo

es muy fácil:

yo digo gracias

tú dices de nada

 

y nos olvidamos de los puntos suspensivos

que son como caer al vacío

 

es un trato

Publicado por isabel bono
Jueves, 05 de abril de 2012 | 10:12

Trato hecho. Entonces digo, de nada, y fuera puntos suspensivos 

Publicado por elchicoanalogo
Jueves, 05 de abril de 2012 | 10:19