Jueves, 31 de mayo de 2012

Mayo fue un mes complicado. Cuando ocurre algo que me noquea busco lecturas cortas y sencillas que no requieran una atención continuada o novelas densas que me obliguen a poner toda mi atención en ellas. Este mes me decanté por los cuentos cortos y las novelas breves, no daba para más. Miro alrededor, fuera de las páginas, y sólo veo huecos.

De los siete libros leídos en mayo me quedo con dos sorpresas, los poemas de Virginal Aguilar Bautista en Seguir un buzón, unos poemas emocionantes donde lo cotidiano se mezcla con lo inesperado, planetas, buzones, kioscos, farolas, tristeza y humor, y los cuentos de Miroslav Penkov en Al este de occidente que hablan de Bulgaria, los partisanos, la caída del comunismo, gitanos, viajes a Estados Unidos y el cadáver de Lenin en ebay. Ha sido emocionante descubrir sus voces.

Volví a Bulgákov con Morfina, un puñado de cuentos que repasan su vida como médico rural y su adicción a la morfina, a Vonnegut con los cuentos póstumos de Mire al pajarito, humor absurdo y personajes entrañables, a Twain con Los diarios de Adán y Eva, una novela breve con un final que me dejó del revés, a Dexter con la intensa y salvaje Paris Trout que me recordó a las historias de Jim Thompson, y descubrí la voz de C. S. Lewis en su libro Una pena en observación, unos cuadernos donde intentaba entender el dolor por la muerte de su esposa.

He leído en trenes con destino a Madrid y Elche, he llenado la mochila roja de libros en mis dos viajes de este mes, he encontrado una nueva librería en la zona de Lavapies y otra frente al templo de Debod donde me esperaba un Vonnegut de segunda mano, he vuelto a Tipos infames y he hablado con Sonia en cuclillas sobre Harry Potter o Nunca me abandones. Ha sido un mes donde superpuse espacios y tiempos.

Tengo que agradecer a Isabel Bono y Anay Sala Suberviola su cariño y sus correos, son dos poetas y dos personas inolvidables, me regalaron un pedazo de magia, abrir el correo y encontrarme con un archivo con sus nuevos libros. Isabel y Anay me regalaron dos noches en la cocina con el estómago en un puño, no hay palabras para eso.

Mi lectura actual, Las lunas de Júpiter, de Alice Munro.


Paris Trout - Pete Dexter (tensión, violencia, locura)
Seguir un buzón - Virginia Aguilar Bautista (lo inesperado, Plutón, lo cotidiano vuelto del revés)
Los diarios de Adán y Eva - Mark Twain (humor, ternura, un final que te deja mudo)
Mire al pajarito - Kurt Vonnegut (humor absurdo, personajes entrañables, un chico que recupera la fe en su padre)
Morfina - Mijaíl Bulgákov (dudas, miedos, adicciones)
Una pena en observación - C.S. Lewis (entender el dolor, buscar dentro y fuera de uno mismo, ver los huecos alrededor)
Al este de occidente - Miroslav Penkov (Bulgaria, emigrar y sentirse entre dos tierras, un tornado y un baile bajo la lluvia)

 

 


Tags: Pete Dexter, Virginia Aguilar Bautista, Mark Twain, Kurt Vonnegut, Mijaíl Bulgákov, C.S. Lewis, Miroslav Penkov

Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios

ojo por ojo

diente por diente

cocina por cocina

 

(gracias a ti, efe brillante)

Publicado por bkbono
Lunes, 04 de junio de 2012 | 19:23

Qué noche cuando leí tus poemas, Ib.

Publicado por elchicoanalogo
Lunes, 04 de junio de 2012 | 21:52