Lunes, 04 de junio de 2012

Estoy en la habitación de un hospital. Vigilo el sueño de mi padre. Hace 32 años era él quien me cuidaba en este mismo hospital. Espero a que le lleven a hacer una nueva prueba. Abro el correo y aparece Anay con uno de sus lunes. Me ayuda a desconectar, a detener por unos segundos todo lo que tengo en la cabeza.

Soy una tortuga, por fuera la calma absoluta, por dentro el caos de mis emociones.


Los lunes de Anay. Invocación...

"Y multiplicas
de súbito, categórica
dulcemente, lo secretos
atesorados."
                       JORGE GUILLÉN


COMO LA NIEVE QUEMA

Quema la soledad como la nieve
quema, como el transcurso de la noche
hiere. Con las aristas de tu hielo
he forjado una estatua en el insomnio.

Una vez más, sin ti, mi amor, la noche
ventisca es de este sueño que no llega.
Todo es sombra sin voz, sin la memoria
futura que aguardaba de tu carne.

Qué frío es el lugar donde la fruta
cedió su dimensión a los carámbanos.
Espero, y sé que nadie ya me espera.

La vida es esperar sin fundamentos;
desnudo bajo el cielo de tu ausencia
qué frío estoy pasando, amor, qué frío.


                                      JUAN JOSÉ VÉLEZ OTERO

 

 

...Feliz lunes.

Un beso,

Anay


Tags: Anay Sala Suberviola, Jorge Guillén, Juan José Vélez Otero

Publicado por elchicoanalogo @ 9:16  | Los lunes de Anay
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios