Jueves, 21 de junio de 2012

Hojeo Hacia la tormenta en un tren de cercanías. Descubro que son fragmentos de la vida cotidiana, leo algunos de ellos y siento que estoy ante una de esas lecturas que sé me dejarán del revés. Hay lecturas así, un par de frases te mencionan y te muestran una mirada que sientes revolucionará la tuya.

Sanmartín escribe un dietario en Hacia la tormenta, habla de ciudades, amigos y libros, de encuentros literarios y conversaciones por teléfono, de la paternidad, viajes y el tiempo, es una mirada a lo que le rodea, captura detalles y escribe pequeñas notas sin dejarse llevar por el sentimentalismo o el adorno innecesario. Las palabras fluyen, llega un momento donde creo meterme en la mirada de Sanmartín y acabo por ver aquello que él escribe. “Yo quiero escribir como un místico encerrado en una celda, sin rosario, sin ruido, sin barullos, mirando la escarcha, la luna o la luz en un acantilado. Escribir con prisa cansa mucho. Y puede poner cara de búfalo o de larva, que es peor. Escribir sin agobio, esa es la clave para que no salgan engrudos en el folio, para que no salga prosa de trapero ni con sabor a jarabe antigripal. Pero escribir. Y luego, con los folios escritos, frente a un espejo, leer lo que hay en ellos. Para que el espejo muestre el verdadero rostro de lo escrito”.

Hay fragmentos sobre la lluvia y la niebla, sobre perder y mirar, hay fragmentos donde se cruzan otros escritores, Matute, Semprún, Cela, y distintos paisajes, Zaragoza con Lekeitio o París, hay fragmentos que se detienen en un parque, una noticia o una fotografía. Es hermoso este dietario de Sanmartín, fotogramas de una película. “Mirar los intervalos. Mirar a una mujer cuando duerme o cuando abotona su abrigo. Mirar la niebla con sus mapas borrosos. Mirar el billete de metro con el que llegamos a una cita. Mirar una fotografía que escuece como jabón en los ojos. Mirar a un niño y sus caballos de inocencia. Mirar. Como una búsqueda”.

Hacia la tormenta termina con “otro viaje, otro argumento”, la relación de Sanmartín con un cuadro de Ignacio Fortún, los colores, la composición, lo que transmite el cuadro. Se lo lleva a su despecho, convive con él, lo enseña a amigos y desconocidos, cada uno ve un matiz diferente, el cuadro crece y cambia ante cada mirada. “Termino de jugar al balompié con los tres hermanos. Resultan incansables. Cuando concluimos, les enseño la foto del cuadro. No les interesa, aunque me dicen que uno d ellos coches del cuadro está roto. Y que la casa no tiene chimenea. Y que hay plantas tristes. Esto último llama mi atención. Son niños que se han transformado, sin saberlo, en críticos de arte. Porque la tristeza se encuentra en los cuadros de I. F.”

Hacia la tormenta es un libro hermoso, una voz queda, una mirada que descubre lo que pasa desapercibido a primera vista y cómo esa mirada alrededor nos lleva a búsquedas dentro y fuera de nosotros.



En Lekeitio, de madrugada: el chillido nocturno de la gaviota. La evidencia de que existe, allá lejos, en un acantilado bajo, lo que no se ve.

( … )

Nos pasamos la vida esperando cosas. Pero la vida es un bandolero que se fuga al monte. O un bandolero que equivoca el botín. O un bandolero que no encuentra refugio. Saber esperar es una cualidad. Pero quizá otra cualidad mayor sea no esperar nada, aceptar lo que llega, mirar el paisaje, la rutina, desentenderse. Y aceptar que, fuera del agua, resulta más sencillo caminar desnudo que con escafandra.

( … )

Perder el tren. O el autobús. O un avión. Perder unas gafas de sol. O unas llaves. O un bolígrafo. Perder la cabeza o el alma. Perder un número de teléfono. O un partido de tenis. Perder la conciencia. O el dominio sobre uno mismo. Perder el rastro de una fiera. O el equilibrio. Hay tantas pérdidas que uno, al final, sólo debe conseguir un objetivo: encontrarse.
Fernando Sanmartín
Hacia la tormenta (Xordica)


Tags: Hacia la tormenta, Fernando Sanmartín, Xordica

Publicado por elchicoanalogo @ 22:36  | Libros...
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios

Si de verdad te ha gustado leer este dietario, te recomiendo que no te pierdas su ultimo trabajo. Ha escrito una novela cortita que es realmente fabulosa. Sin lugar a dudas " TE VEO TRISTE" es realmente interesante

Publicado por Invitado
Jueves, 28 de junio de 2012 | 21:11

Sanmartín ha sido todo un descubrimiento, este dietario tiene momentos realmente hermosos. Me he quedado con ganas de más, así que probaré con Te veo triste. Un abrazo

Publicado por elchicoanalogo
Jueves, 28 de junio de 2012 | 21:19

A mí también me encantó!

Annie

Publicado por dejando una huella
Mi?rcoles, 05 de septiembre de 2012 | 22:05

Es una preciosidad, tengo que leer más de Sanmartín. Un abrazo, Annie

Publicado por elchicoanalogo
Mi?rcoles, 05 de septiembre de 2012 | 22:11