Viernes, 20 de julio de 2012

1. Anay
Abro el sobre. En la mesa aparecen Medidas cautelares y un sobre más pequeño. Me fijo en la portada del poemario de Anay, un tablero de ajedrez, un peón solitario contra un muro sin fisuras. En la primera página, la letra de Anay en una dedicatoria que me arranca una segunda sonrisa. Hojeo Medidas cautelares al azar, Aquello, After All, Despedidas, la realidad y el tacto del papel, la voz de Anay que me habla de fríos, ausencias, esperas, faros y luchas, de peones solitarios que siguen en la partida a pesar de todo. Sus poemas me mencionan, me dejan en un equilibro precario y un silencio último. Anay es uno de los descubrimientos de este año.

Y ahora puedo
vivir sin trampantojos.

Dejar el corazón
con sus momentos.

Sentir que pesa menos
el silencio.

Mi deuda con el frío es colosal.
(Anay Sala Suberviola
After All)



2. Elena
Me dijo, cuenta hasta diez. Cuento hasta diez y abro el sobre más pequeño. Oigo un sonido extraño, metálico. En mi mano aparecen una pequeña tortuga y una piedra de Estambul. Sonrío, una sonrisa bumerán que se queda en su parte alegre. Una vez le dije que era una tortuga, por fuera, la apariencia de un hombre tranquilo y anodino, por dentro un laberinto y miles de emociones en ebullición. Cierro mi mano sobre la piedra de Estanbul. Siento las marcas sobre su superficie, el frío que calma el calor de mi piel. Busco un lugar donde colocar la piedra y la tortuga. Veo la arena del Monument Valley en una estantería y pienso que ese es su lugar, el de los sueños por hacer. Pienso en el misterio y el vértigo de coincidir, un paso diferente y el poemario, la tortuga y la piedra no serían parte de mi vida. Elena es uno de los descubrimientos de este año.


3. Hermanas


Tags: Anay Sala Suberviola, espacios en blanco

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios