Martes, 31 de julio de 2012

Leí Medidas cautelares en una noche de viernes. Tenía el poemario en mis manos (la letra de Anay en la primera página, al lado una tortuga y una piedra de Estambul), por le ventana veía las farolas encendidas y el parque de juegos solitario. Los poemas de Anay calaron de a poco, llegué a la última página y me quedé en silencio. Estaba noqueado. A veces encuentro una lectura que siento tan cercana que influye en las siguientes lecturas (El lobo estepario, El palacio de la Luna, Carver, El rumor de la montaña, Pan comido, Las uvas de la ira). Después de Medidas cautelares tardé una semana en encontrar un libro que me llamase la atención, una pequeña crisis lectora que pasó con HHhH, el libro donde Binet reconstruye el atentado sufrido por Heydrich, el carnicero de Praga y homenajea a los soldados Gabcik y Kubis que arriesgaron su vida para acabar con uno de los hombres fuertes del nazismo. 

Este mes volví a Dick en Fluyan mis lágrimas, dijo el policía, e Isabel Bono con Ciego Montero, ¿dónde te metes?, ambas historias me hacen pensar en la delgada frontera entre realidad y sueño. Bono y Dick me hicieron sonreír, nada es lo que parece, las relaciones amorosas son extrañas, inesperadas, la duda de los propios sentimientos y realidad.

En julio descubrí nuevas voces. En Utz, Chatwin retrata a un extraño barón que colecciona porcelana, sobrevive en un pequeño piso al nazismo y comunismo y viaja una vez al año a Francia con la ilusión de escapar, al inicio, y de regresar al hogar en los siguientes viajes. Levé se suicidó tres días después de entregar el manuscrito de Suicidio a su editor. Suicidio es una colección de fotografías y reflexiones sobre la muerte, no hay una tristeza extrema, sólo alguien que escribe una última conversación. La voz de Miyazawa es tierna, delicada, fantasiosa, imagina trenes que viajan por la Vía Láctea o niños que esconden a un genio del viento dentro de sí. La enfermedad de Sachs fue otra de las sorpresas de este mes, un médico rural retratado por las miradas de sus pacientes y vecinos, una historia certera, sin aspavientos, cercana y con una hermosa historia de amor.

La conferencia Caminar de Thoreau me habló de la domesticación del ser humano, de la necesidad de regresar a la Naturaleza y a lo salvaje, de deambular y entregarse a aquello que vemos. Aunque casi todos los hombres se sienten atraídos por la sociedad, a pocos les ocurre lo propio con la Naturaleza. Dada su reacción frente a ella, la mayoría de los hombres me parecen, a pesar de sus artes, inferiores a los animales. Por lo general, no hay una relación hermosa, como en el caso de estos. ¡Qué poco aprecio por la belleza del paisaje se da entre nosotros! Tienen que decirnos que los griegos llamaban al mundo [Cosmos], Belleza u Orden, y aún no vemos con claridad por que lo hacían; como mucho, lo consideramos un curioso dato filosófico. (Traducción de Federico Romero. Ediciones Árdora)

Lecturas entre las lecturas: un par de cuentos de Joyce, los poemas de Algo de invierno de Isabel Bono, algunos artículos de Richard Ford. Hoy empezaré La fortaleza de la soledad, de Jonatham Lethem.


Utz - Bruce Chatwin (cerámicas, coleccionismo, supervivencia)
Suicidio - Édouard Levé (una última conversación, muerte, ausencia)
Fluyen mis lágrimas, dijo el policia - Philip K. Dick (dimensiones cruzadas, búsqueda, socarronería)
La enfermedad de Sachs - Martin Winckler (dudas, dolor, alguien que escucha)
Caminar - Henry David Thoreau (volver a la naturaleza, la llamada de lo salvaje, deambular)
Ciego Montero, ¿dónde te metes? - Isabel Bono (sueños, amores extraños, niebla)
El tren nocturno de la Vía Láctea - Kenji Miyazawa (ternura, un viaje entre estrellas, un genio del viento)
Medidas cautelares - Anay Sala Suberviola (frío, faros, seguir en la partida)
HHhH - Laurent Binet (genocidio, la valentía de quienes resistieron, una bomba en una curva)

 

 


Tags: Bruce Chatwin, Henry David Thoreau, Isabel Bono, Laurent Binet, Philip K. Dick, Martin Winckler, Kenji Miyazawa

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios