Lunes, 10 de septiembre de 2012

Leí Baila, baila, baila en el balcón, el parque de Dona Casilda y un par de cafeterías de Bilbao. Miraba fuera de las páginas, observaba la cara de quienes pasaban a mi lado, el vuelo de una bandada de pájaros, las estelas de avión en el cielo. Durante unos días mi vida se cruzaba con el Hotel Delfín y el hombre carnero. Cuando apenas me quedaban un puñado de páginas sentí la tristeza por el final, el gesto de cerrar el libro, colocarlo en la estantería. Siempre me pasa algo parecido. Luego, siento el eco de la historia y los personajes dentro de mí.

Hoy es lunes y Anay me habla de habitar.


Los lunes de Anay. Allende...

"Allá donde yo esté
uno de mis ojos
mirará siempre al mundo
desde Stevenson"

                              MIGUEL SALAS DÍAZ


HABITAR

Miro este espacio ricamente abrupto
Todo él empapado de carácter
Tan trabajado pero sólo por sí mismo
Con los verdes rebaños de sus arboledas
Sus rocas tercamente afirmativas
Sus corrientes de oscuras aguas castas
Y juro emocionado
Que siempre lastraré de respeto este amor
Que siempre seré cauto en mi caricia
Que daré el sitio que le corresponde
A ese fondo tupido que ardió siempre en mí
En el santo deseo de habitar
Habitar nada más
Ser todo yo habitante nada más.

                                                 TOMÁS SEGOVIA




...Feliz lunes.

Un beso,

Anay


Tags: Anay Sala Suberviola, Miguel Salas Díaz, Tomás Segovia, Seu Jorge

Publicado por elchicoanalogo @ 16:43  | Los lunes de Anay
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios