Lunes, 03 de diciembre de 2012

Las niñas se acercan con timidez. Andan de la mano, la mayor tira de la pequeña, llevan gorros y abrigos rojos, la melena rubia, los ojos y la piel claros. Deben tener 6 y 4 años. La mayor me pregunta, ¿sabe...? y traga saliva. Sonrío con calma y la niña termina la pregunta. ¿Sabe cuándo se encenderán las luces navideñas? (sus miradas tímidas y nerviosas). Les respondo que deben esperar a que sea de noche, que en una hora se encenderán las luces. Sonríen y andan a saltos hasta llegar a sus padres.

Me siento en la cafetería con un café, un pastelito y los libros de Romeo y Laxness. Paso de uno a otro, hojeo páginas que hablan de recuerdos de infancia y estudio el mapa que aparece en la primera página del libro de Laxness (nombres de glaciares, ríos y montes islandeses). Espero a que anochezca tras los ventanales.

Salgo de la cafetería y callejeo por el centro de Bilbao. Llego a la plaza moyua y, en una esquina, observo las luces azules en los árboles de la gran vía. Pienso en las niñas, deben sentir algo parecido a la magia. Paseo bajo las luces que se encienden a oleadas de la gran vía y aparece una pequeña y cálida sonrisa (and the feeling comes in waves...)


Los lunes de Anay. Selva y magisterio...

"No es posible escapar de lo que es uno"
                                                             JOSÉ MARÍA FONOLLOSA


Veladamente,
descorriendo pestillos,
ha llegado hasta mi cuarto
una pantera translúcida con la piel de diamante
que me morderá la nuca cuando menos lo espere.

Es el deseo.

                              ALMUDENA GUZMÁN




...Feliz lunes.

Un beso,

Anay


Tags: Anay Sala Suberviola, José María Fonollosa, Almudena Guzmán

Publicado por elchicoanalogo @ 17:35  | Los lunes de Anay
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios