Lunes, 24 de diciembre de 2012

Estaba en el otro extremo de la barra. Merendaba chocolate con churros, miraba alrededor, en silencio, su hombro pegado al de un desconocido. Cierra los ojos y, cuando los abre, intenta detener un llanto (las arrugas en la frente, la boca cerrada en línea recta). Se seca las lágrimas con una servilleta de papel, luego se limpia la boca y tira la servilleta al suelo.
+
Está apoyada contra el vagón de metro, escribe mensajes de móvil con su dedo pulgar. Siento que tiene esa lejanía de quien duerme y se encuentra en otro lugar. Su gesto cambia cuando recibe los mensajes. Sonríe, las mejillas y los labios carnosos. No consigo ver su mirada.
+
Me agarra del brazo y me acaricia, sorteamos los pivotes de la acera, hablamos de los poemarios que le quedan por editar, de una mujer que llora en una cafetería, los días de diciembre, librerías o Christian Bobin. Siento la calidez de su gesto en mi brazo.
+
Leo mi nombre con su letra en un sobre (una vez me dijo viajo al sur para no perder el norte). Me escribe mientras prepara un ensayo. Cada palabra, una pequeña sonrisa. Le envío un rápido mensaje, le digo que escribiré sobre ella, bajo un foco, con un bolígrafo y un papel en blanco (una imagen que parece recuerdo más que invención).
+
Gabon zoriontsuak! ¡Feliz navidad!


Los lunes de Anay. Reverberación...

"Tengo el secreto: sólo consiste en detenerse."
                                                                      JORGE RIECHMANN


Si algún día, en las tierras de la vida,
entre ruidos de feria y de mercado,
olvido la palidez que floreció en mi infancia
y olvido al primer ángel
-su bondad, sus ropajes y sus manos
en oración, su gesto que bendice-,
conservaré en mis sueños más secretos
siempre el modo de plegarse sus alas,
que quedaban tras él
como un ciprés blanco...

                                     RAINER MARIA RILKE




...Feliz lunes y Feliz Navidad.

Un beso,

Anay


Tags: Anay Sala Suberviola, Jorge Riechmann, Rainer Maria Rilke, Raphael

Publicado por elchicoanalogo @ 10:06  | Los lunes de Anay
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios