Jueves, 27 de diciembre de 2012

Escribe una carta bajo la luz de un foco. Está en una esquina del escenario, a su alrededor, el ruido de los ensayos, los pasos sobre el suelo de madera, las interrupciones de sus compañeros para que deje la carta y ayude con el montaje. Observo su letra limpia y redonda y escucho el sur que se enreda en su acento madrileño.  

Lee Montedidio en el tren de cercanías. Abre el libro y ella aparece en las azoteas de Nápoles junto a un muchacho que escribe un diario en un rollo de papel, un primer amor que es misterio, un anciano que esconde unas alas de ángel en su joroba y asegura que sentir nostalgia es una forma de convocar ausencias y un bumerán que imita una sonrisa. Cierra el libro y regresa a un vagón de tren.

Prepara monólogos y puede interpretar a Chejov o ser una mujer florero, una actriz famosa o una corista. La recuerdo sobre un escenario, vestida de blanco, la mirada y la voz transformadas en otra mirada y otra voz. Una vez me habló de los tópicos sobre las actrices, que siempre están actuando, que pueden llorar cuando les apetezca. Estábamos en un bar con puertas de madera como mesas. Negaba con la cabeza, ella no podía actuar a cada instante o elegir cuándo llorar (sus manos inquietas, la claridad de sus ojos, la voz que a veces siento quebradiza). Ella presta su cuerpo a otras palabras, es un espacio en blanco.

Encontramos el fin del mundo cerrado, una librería bajo el volcán, una cajetilla de poemas (la poesía mata), una tienda de artesanía con acento argentino, una cafetería con libros de segunda mano, una moneda de la suerte en su mano y una piedra en la mía. Nos vemos y la realidad se presenta bajo otra forma.

Ella me habla desde un escenario, yo leo su carta dos días después y la imagino bajo un foco, escribiendo(me).


(Coda)
Ella es un caracol, yo una tortuga. Ella callejea para descubrir los sonidos de la ciudad, yo lo hago con música para transformar la realidad alrededor, ella es poeta, yo lector (las palabras son un camino)





Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios

ya sabes

a veces las palabras

como la madera de los puentes

.

.

.


Kitty

Publicado por Isabel Tejada
Jueves, 27 de diciembre de 2012 | 20:42

que no ves por ningún lado...

Publicado por elchicoanalogo
Jueves, 27 de diciembre de 2012 | 21:12