Lunes, 07 de enero de 2013

Me fijo en una hoja en el suelo. La luz rojiza del atardecer incide en su superficie (si apartase la hoja del rayo de sol la hoja volvería a su tono gris). Es pequeña y frágil, apenas cabe en la palma de mi mano, parece sostenerse sobre una esquina, siento que el más leve de los vientos se la llevaría lejos, muy lejos. No hay más hojas alrededor, sólo raíces, piedras, tréboles y bayas rojas.
Los último rayos de sol muestran pequeñas marcas en la hoja. Acerco mi mano al rayo de sol, observo las marcas en la palma de mi mano, su luz rojiza. Por un segundo siento que mis manos son hojas otoñales en el suelo.


Los lunes de Anay. Señuelos...

"tus ganas que alborotan
mi acidez de corazón"
                                  MARIANO MARTÍNEZ


NO TARDARÁ EL VERANO

No tardará el verano.
Señoras con sombrillas,
caballeros vagando con bastones,
y llevando muñecas las chiquillas,

darán color a ese paisaje pálido
como si fuese un claro ramillete,
aunque ahora la aldea acurrucada
en la luz gris se envuelve.

Las lilas, inclinadas tantos años,
han de mecer su cargazón de púrpura;
y aunque sea canción de los abuelos,
las abejas no van a desdeñar su música.


                                                      EMILY DICKINSON


...Feliz lunes.

Un beso,

Anay
 


Tags: Anay Sala Suberviola, Mariano Martínez, Emily Dickinson, UB40

Publicado por elchicoanalogo @ 13:02  | Los lunes de Anay
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios