Martes, 09 de abril de 2013

Mi padre llegó del pueblo con un bonsái que tenía una forma curiosa.
—Esto es un árbol Dabadaba —anunció, mientras nos lo mostraba a mi esposa y a mí—. Mirad, es una especie peculiar de cedro.
—¡Vaya, qué cosa más extraña! —dijo mi mujer, examinándolo con una mirada de asombro.
Tenía unos veinte centímetros de altura. Era grueso en la base y se afilaba hacia la copa, donde el follaje era más escaso. Puesto en vertical, el tronco formaba un cono perfecto.
—Sí, ¡y vaya nombre tan raro! —añadí yo, mirando la expresión de mi padre para ver si así me daba una pista de por qué había traído el árbol.
—Bueno, no sólo el nombre es raro —dijo él, afilando los ojos—. Si ponéis este árbol Dabadaba en vuestro dormitorio por la noche, tendréis sueños libidinosos.
—¡Anda! ¿Y qué significa eso de libidinoso? — preguntó mi esposa.
Yo le susurré al oído:
—Por supuesto, sueños eróticos.
—¡Oh, vaya! —exclamó, para después sonrojarse.
Mi padre le echó una mirada lasciva y siguió diciendo:
—Lleváis casados cinco años y todavía no tenéis hijos. Por eso os he traído el árbol. Ponedlo a partir de esta noche en la habitación y seguro que tendréis muy buenos sueños. Para un viejo como yo, no es aconsejable.
Se marchó riéndose como un pájaro exótico.
Esa noche llevamos el árbol Dabadaba a nuestro dormitorio y lo pusimos a la cabecera de nuestra cama matrimonial. Y es que, aun después de cinco años de casados, todavía usábamos una cama doble. El motivo es que nuestra habitación era más bien pequeña, así que no había espacio para colocar dos camas.
—¡Hala, buenas noches!
—Buenas noches. Hasta mañana.
Apresuradamente, nos zambullimos entre las sábanas y, excitados, nos dimos la espalda y nos concentramos en conciliar el sueño. En momentos como éstos, uno quiere ser el primero en caer. Si el ruido de la respiración de tu compañero no te pone nervioso y te mantiene despierto. Y más aún si sabes que está teniendo un sueño erótico. Y no digamos si el otro empieza a hablar en sueños.
Por suerte, me quedé roque inmediatamente y empecé a soñar. Soñaba que estaba en mi habitación durmiendo con mi esposa en mi cama de matrimonio.
«¡Qué bien, un sueño!»
Me senté en la cama. Mi mujer dormía pacíficamente a mi lado completamente desnuda. Ésa es su forma de dormir. Volví la cabeza asombrado.
«¡Fantástico!, pero ¿qué tiene esto de erótico?»
Si hiciera el amor con ella después de todo este tiempo, no tendría nada de erótico. Sería la triste realidad, tanto si ella estaba desnuda como si no.
«En fin, si éste es un sueño erótico, será mejor que haga algo erótico.»
Así que salí de la cama y me puse la camisa y los pantalones. Luego, me calcé unas sandalias y salí de casa. Para encontrar a una mujer con la que mereciera la pena compartir un sueño erótico, tendría que irme al distrito de la vida nocturna. Caminé a lo largo de una calle oscura y luego di la vuelta hacia una importante vía. La calle relucía como si fuera de día por los bares y restaurantes que había a cada lado. Estaba llena de gente.
«Pero, a ver, ¿dónde están tocias esas buenorras?», murmuré. Me sentía bastante cansado después de recorrer dos o tres manzanas. Estaba claro que tener un sueño erótico exigía una cierta perseverancia. Localicé a una mujer que parecía prometedora de lejos pero que, al examinarla más de cerca, resultó ser una bruja arrugada. En otro momento, pasó por delante de mí una chica alta y delgada con una gran figura pero, al querer alcanzarla, descubrí que era un auténtico coco, Y es que no estoy muy ducho en cuestión de mujeres. Pero ahora que estaba teniendo este sueño erótico, carecía de sentido ir a por alguien que no me excitara, así que seguí con mi búsqueda.
Entonces apareció una muchacha. Salía de una pequeña cafetería que daba a la calle. Llevaba un traje marrón oscuro y parecía una estudiante universitaria. No iba muy maquillada, aparte de llevar los labios pintados. Tenía la tez blanca, los ojos grandes y una cara bonita.
—¡Ésta sí! —exclamé, bloqueándole el paso.
—¿Puedo ayudarle? —me preguntó, mirándome de arriba abajo.
—Pues, hombre… —respondí vacilante, intentando explicarme—. Verás, es que me han regalado un árbol Dabadaba. Y…
—¡Oh, no! ¡Usted también! —se rió tontamente. Luego su expresión se tornó en enfado—. Usted es el cuarto de la noche. Me va a decir que está teniendo un sueño erótico por el «árbol Dabadaba» y que quiere hacer el amor conmigo, ¿no es eso?
—¿Qué? ¿Quieres decir que hay más gente?— respondí algo sorprendido. Pero, al fin y al cabo, no era más que un sueño. ¿Qué más daba?—. Bueno, lo que quiero decir es que sí, así es. Quiero hacer el amor contigo.
—¡En sus sueños! —dijo ella con una sonrisa irónica, moviendo la cabeza—. Les he dicho lo mismo a los demás. Esto puede que sea un sueño para ustedes, pero para mí es la realidad. Y, además, yo soy virgen todavía. Me niego a perder la virginidad sólo para satisfacer el deseo de otra persona en un sueño.
¿Qué quería decir? En fin, no importaba. Sólo era un sueño.
—Los otros tres debían de ser unos pusilánimes. Sin carácter. Y quizá tampoco te deseaban lo suficiente —dije —. Yo no voy a renunciar tan fácilmente, ¿sabes? Puede que para ti esto sea la realidad, pero para mí es sólo un sueño. ¡Así que me importa un rábano lo que pase! Y, además, tú me gustas. Me gustas un montón y te voy a hacer el amor. Si te niegas, no tendré más remedio que obligarte aquí y ahora.
—¿Qué? ¿Aquí, en la calle?
—Eso es. No me importa quién nos vea o dónde estemos. Voy a saltar sobre ti y voy a desgarrarte ese traje marrón oscuro tan elegante, y…, y entonces te voy a quitar el sostén, y…, y…
—Está bien, ¡no te excites tanto, que se te está cayendo la baba!
—¡Anda! —Me froté la boca rápidamente con el dorso de la mano—. Y después…, después te quitaré las bragas.
—Esto…, es que llevo medias.
—Bueno, pues te voy a bajar las bragas junto con las medias y luego voy a agarrarte, y lanzarte a la acera y violarte por la fuerza. Dices que eres virgen y eso me apena, pero, qué caramba, esto es un sueño, ¡qué más da! Voy a desvirgarte, y luego…
—Pero la policía podría vernos.
—No importa. Si vienen a detenerme, gritaré a viva voz y así me despertaré. Perdona… Esto es real para ti, ¿no? Tu ropa estará hecha polvo y tú estarás en pelota picada. No podrás volver a casa en ese estado. ¿Qué harás entonces?
—No lo sé. ¿Qué opinas?
—¿Por qué no vamos a un hotel? En realidad, no quiero violarte aquí. Y si viene la policía lo estropearía todo.
Ella vaciló un instante, observándome de reojo.
—Está bien —contestó con cierto tono de rechazo—. Iré contigo. Después de todo, parece que sólo existo dentro de tu sueño. Por lo tanto, no te puedo ignorar, ¿verdad?
De modo que salimos a una calle lateral y fuimos de un lado a otro en busca de un hotel discreto. Pero no encontramos ninguno.
—¿Dónde estarán?
Estaba empezando a mosquearme. Si no lo hacíamos rápido, me podría despertar.
—Podríamos encontrar uno si nos alejamos del centro en dirección a Yarnatc —dijo ella—. Hay un hotel justo al lado de mi universidad.
Subimos por una colina y por fin encontramos uno. Entramos y nos quedamos esperando ante el mostrador de la recepción hasta que salió una mujer calva de mediana edad.
—Lo siento, estamos completos —dijo—. Pero si quieren esperar cinco o diez minutos, seguro que quedará libre alguna habitación.
Yo no podía arriesgarme a caminar por ahí buscando otro hotel, así que los dos nos fuimos a la salita de espera que había junto a la recepción. Estábamos solos.
—¿Estás casado? —me preguntó ella.
—Sí.
—¿De verdad? ¿Y qué está haciendo tu mujer ahora?
—Durmiente junto a mí en nuestra habitación.
—¿Quieres decir que estás teniendo un sueño así mientras tu mujer duerme |unto a ti? Pero ¿qué clase de mando eres tú?
—¿Y cómo sé yo lo que está soñando ella?
Mientras decía esto, otra pareja entró en el hotel. Podía oír cómo la recepcionista repetía las mismas palabras.
—Lo siento, estamos completos. Pero si quieren esperar cinco o diez minutos, seguro que quedará libre alguna habitación.
Cuando la pareja entró en la sala de espera, yo solté un grito. Al verme, se quedaron de piedra. La mujer era mi esposa, y su compañero era nuestro vecino, el señor Miyarnoto.
—¡Vaya, vaya! —dijo Miyamoto obsequiosamente.
Se sentaron en el banco que teníamos enfrente. El gordinflón de Miyamoto miró hacia el suelo con pudor.
—Vaya, te lo estás pasando bien, ¿eh? —dijo mi esposa con sarcasmo.
—¡Sí, tú también! —respondí yo. Le iba a preguntar cuánto tiempo había estado viéndose con Miyamoto, pero sólo era un sueño. No tendría sentido preguntar nada.
—Es guapa —dijo mi esposa indicando con la barbilla a mi pareja.
—¿Es ésta su mujer? —dijo la chica precipitadamente—. Encantada de conocerla. Yo me llamo…
—No seas tonta. No tienes por qué decir nada —y la tiré hacia atrás agarrándola de la falda.
Entró la recepcionista.
—Ahora tenemos una libre —anunció—. Por aquí, por favor.
—En fin, con permiso —les dije a Miyamoto y a mi esposa mientras nos levantábamos para irnos.
La recepcionista nos llevó hasta nuestra habitación. En cuanto nos dejó solos, yo salté sobre la chica gritando:
—¡Vamos allá!
—¡No! —gritó ella. Me rehuyó y se quedó en una esquina de la cama—. Pronto volverá la señora con el té.
—¡Vaya, parece que estás muy puesta en estas cosas!
Se sonrojó.
—De todos modos, no puedo esperar más. ¡Que entre, si quiere!
La chica volvió a esquivarme.
Mientras seguíamos con nuestro jugueteo amoroso, entró la recepcionista con el té.
—El agua del baño ya debe de estar caliente, así que no lo duden. Buenas noches —dijo, y salió de la habitación.
—Me gustaría darme un baño —dijo la chica.
—Pero no puedo esperar tanto —me quejé yo—. ¿No lo puedes hacer después?
—¡Por supuesto que no! Estoy sudando de tanto caminar. Y tú también deberías bañarte después de mí. Mira la cara que tienes. Estás todo sudado.
—¡No, no puedo esperar más! —dije arremetiendo contra ella.
Se metió en el baño y cerró la puerta con pestillo.
—¡Está bien, en ese caso entraré contigo! —dije en voz alta golpeando la puerta.
—¡No! —gritó—. Me da mucha vergüenza.
No había nada que hacer. Así que me quité la ropa y me senté en el borde de la cama, desnudo, esperando que reapareciera la chica. Mi nerviosismo iba en aumento. Este sueño era terriblemente parecido a la realidad. Incluso llegué a pensar que podía ser la realidad. Así que, como prueba, me clavé una uña en la mejilla derecha. Si era un sueño, no me dolería.
Pero el caso es que me dolió.
Me dolió tanto que me desperté. En el sueño me había clavado la uña en la mejilla con todas mis fuerzas.
—¡¡MIERDA!!
Mi esposa seguía durmiendo tranquila y contenta a mi lado. En un ataque de ira, di un salto y le di en el brazo.
—¡Ay, ay! Pero ¿qué haces? —Se levantó sobresaltada—. ¡Justo cuando estaba llegando a lo mejor!
—¡Aja! ¿Te crees que voy a dejar que seas tú sola la que te lo pases bien? ¡Voy a volver a dormirme y a pasármelo en grande!
—¿Crees que tú eres el único? ¡Pues mira lo que hago!
Nos dimos la espalda bufando de indignación y nos concentramos en volver a conciliar el sueño. Afortunadamente, muy pronto me quedé roque y empecé a soñar: estaba durmiendo en la cama de nuestra casa.
«¡Qué bien! ¡Un sueño!»
Retiré las sábanas. Mi esposa estaba durmiendo desnuda.
«¡Estupendo! ¡Volvamos al hotel!»
Revolví la cama buscando la ropa. Pero no veía por ningún lado mi camisa ni mis pantalones. Por supuesto, no estaban. Me los había dejado en el hotel.
Rápidamente busqué otros pantalones, pero tenía tanta prisa que no podía entretenerme en buscarlos. ¡Al fin y al cabo no era más que un sueño!
«¡Está bien! ¡Me iré así!»
Salí pitando de casa, desnudo y descalzo.
Corrí a lo largo de la calle oscura, yendo a parar a la calle principal. Como antes, había tanta claridad que parecía de día. Estaba llena de gente. Los transeúntes abrían los ojos sorprendidos al verme correr por la calle como Dios me trajo al mundo. Algunas mujeres se pusieron a gritar.
—¡Eh, usted, deténgase!
Cerca del cruce, un policía empezó a perseguirme.
—¡Detengan a ese hombre! ¡Se ha vuelto loco!
Siempre hay alguien que se entromete en nuestros asuntos, hasta en los sueños. Un transeúnte estiró la pierna y me puso la zancadilla, y no pude evitar darme de bruces contra la acera. El policía me cogió por la espalda mientras yo me resistía con todas mis fuerzas.
—¡Éste es mi sueño! —grité—. ¡Venga, hombre, esfúmate!
El policía intentaba desesperadamente ponerme las esposas.
—¡Ha perdido el juicio! ¡Ayúdenme a agarrarlo! — gritó a los curiosos que estaban presenciando la escena.
Cuatro o cinco hombres dieron un paso al frente e intentaron retenerme. Me dieron dos o tres puñetazos fuertes, pero apenas sentí nada. Al fin y al cabo, no era más que un sueño. Aun así, no podía perder más tiempo entreteniéndome con esas zarandajas. Si no me largaba pronto, la chica podría cansarse de esperar e irse del hotel. Así que, a regañadientes, decidí despertarme de nuevo. Aunque los policías y los espectadores me estaban agarrando, grité con todas mis fuerzas.
Ese ruido me despertó.
—Pero ¿qué pasa ahora? ¿Por qué estás gritando? ¡Me has vuelto a despertar! Y justo cuando estaba en lo mejor.
Mi esposa, que se había despertado por el ruido de mi voz, se puso hecha una furia.
—¿Te crees que eres la única que quiere tener un buen sueño? —dije yo. Me levanté, cogí una camisa y unos pantalones nuevos del armario, los dejé junto a la cama y me volví a meter en ella.
—Esta vez va a ir en serio. ¡Ya lo verás!
—Bien, no vas a ser el único.
Una vez más, nos dimos la espalda indignados y nos concentramos en volver a conciliar el sueño. Enseguida me quedé dormido, y otra vez empecé a soñar.
«¡Qué bien! ¡Otro sueño!»
Me levanté de inmediato y, deprisa y corriendo, me puse la camisa y los pantalones que había dejado al lado de la cama. Me había olvidado las sandalias en el hotel, así que me calcé unos zapatos sin calcetines. Luego salí pitando de casa. Si esta vez no lograba hacerlo con esa chica tan hermosa, sería el fin del mundo. Me puse a correr por la calle principal con el pelo todo alborotado. Tropecé con algunos transeúntes, pero esta vez Intenté seguir corriendo sin que nadie me desafiase. Cogí la oscura calle empinada que daba al hotel. Subí la cuesta jadeando, con todo el cuerpo empapado en sudor. Por fin vi la señal violeta del neón del hotel. Me temblaban las rodillas.
—¿Dónde has estado todo este tiempo? —dijo la chica cuando entré en el cuarto. Vestida con un albornoz, estaba bebiéndose una botella de cerveza que había cogido de la nevera. Parecía estar harta.
—Siento haberte hecho esperar. Venga, pues. ¡Acostémonos ya!
Al ir a abrazarla, volvió la cara con disgusto.
—¡Nada de eso! ¡Estás sudando a mares! ¡Lávate primero!
Tenía razón. Me desnudé y fui al cuarto de baño. Cuando salí, ella estaba bebiéndose la segunda botella de cerveza. De repente, recordé que no tenía nada de dinero. Ni para pagar la habitación del hotel ni para la cerveza.
Y qué pasa, pensé. Cuando llegue el momento de pagar la factura, pegaré un grito y ya está. Luego me despertaré y me iré sin pagar. Por supuesto, la chica se quedará allí. La policía se la llevará acusándola de no pagar las consumiciones y el alojamiento. Eso será lamentable, pero no hay otro remedio. Si se lo decía, volvería a rechazarme. De todos modos, seguro que tendría algo de dinero, aunque fuera estudiante.
El alcohol le había dado a sus mejillas un brillo rosáceo y los ojos se le empezaban a enturbiar. El escote de la bata lo tenía abierto y estaba a punto de exponer sus blancos y abultados senos.
—Venga, acostémonos. ¡Je, je, je, je, je, je, je, je!
Levanté a la chica, la dejé en la cama y allí la desnudé.
Su cuerpo parecía demasiado real para tratarse de un sueño. Pero si las cosas son así de realistas, yo también debería beberme una cerveza, pensé. En aquel momento estaba sediento y de verdad necesitaba tomar algo. Sin embargo, temí que no me supiera bien, ya que no era más que un sueño. Así que decidí no tomármela. En cualquier caso, no podía salir de la cama para tomarme una cerveza cuando estaba en plena faena. Empecé a concentrarme en la acción.
Entonces sonó el timbre.
El ruido me despertó.
Estaba en la cama, sobre mi esposa, haciendo el amor con ella.
—¿Qué? ¿Tú? —me quejé—. Eres la última persona con la que quería hacer esto.
Mi esposa se había despertado al mismo tiempo.
—¡Lo mismo digo! —respondió con un inmenso disgusto.
El timbre volvió a sonar. Ya era por la mañana. La luz del sol entraba a través de un resquicio de las cortinas, iluminando el árbol Dabadaba en la cabecera de nuestro lecho. Yo soy autónomo, así que no tengo necesidad de levantarme temprano.
—¿Quién puede ser a estas horas de la mañana?
—Ve y averígualo —dijo mi esposa.
—¡Ve tú!
—No llevo nada encima.
—¡Ni yo!
—Pero tú te puedes vestir más rápido.
Me levanté, me puse la camisa y los pantalones y fui a abrir la puerta.
Y allí, en el porche, se encontraba nuestro vecino, el señor Miyamoto.
—¡Señor Miyamoto…! —le iba a comentar nuestro encuentro en el hotel, pero frené a tiempo. Al fin y al cabo, no era más que un sueño—, ¿Qué desea? ¡A estas horas de la mañana!
—Sí, siento molestarlo tan temprano. La cuestión es que tengo un árbol Dabadaba —me dijo—. Es un tipo de bonsái y si se pone en el dormitorio por la noche…
—Sí, sí, sí —le interrumpí—. Ya lo sé, yo también tengo uno.
—Entonces ya sabe a lo que me refiero. Ya sabe lo que suele suceder: en este mismo momento estoy en medio de un sueño. El hecho de que esté aquí hablando con usted es parte de mí sueño. Verá, desde hace algún tiempo su esposa me gusta, ¿sabe? Y siempre he querido, bueno, poseerla, si tenía ocasión. El caso es que gracias a mí árbol Dabadaba, ahora puedo cumplir mi deseo, aunque sólo sea un sueño. Y por eso he venido. Así que, sin más preámbulos, ¿se encuentra su esposa en casa?
—De hecho, todavía está en la cama.
—¡Mejor que mejor! —dijo, intentando entrar.
Le franqueé el paso con total incredulidad.
—Pero ¡espere un minuto! Puede que esto sea un sueño para usted, pero para mí es la realidad. ¡No voy a permitir que irrumpa en casa y ensucie el honor de mi esposa sólo para cumplir su sueño!
—Pero es que yo, de veras, ¡quiero hacerle el amor! O, si no, ¿qué sentido tiene un sueño erótico?
Mientras estábamos allí discutiendo, entró corriendo la esposa del señor Miyamoto.
—¡Oh, cielos! Siento mucho el comportamiento egoísta de mi marido. Ya te dije que no debías ir, ¿o no? ¡Mira los problemas que le estás causando a nuestro vecino, el señor Sasaki!
—¡Ya sé! —dijo Miyamoto—. En ese caso, usted puede hacer el amor con mi esposa. Eso sería lo
justo, ¿no le parece?
—¡Oh! —dijo su mujer con la voz entrecortada. La cara se le puso roja. Me miró con ojos muy vivos y empezó a mover el cuerpo de manera insinuante.
—Estoy segura de que el señor Sasaki no se interesaría por una mujer como yo.
Yo no podía estar de acuerdo así como así y le eché un vistazo. Era una mujer delgada y bien parecida, con la cara ovalada y los ojos grandes. Sí, ahora que la miraba con aquella luz., en verdad era bastante atractiva. Tenía un nudo en la garganta.
—No, no, en absoluto —respondí yo, por fin—. Más bien al contrario. Es decir, si a usted no le importa…
Se agitó inquieta.
—Bueno, yo nunca soñé que esto pudiera suceder. Quiero decir, a mí no me importa en absoluto, si a usted tampoco…
— ¿De verdad? Pues, en…, en…, en ese caso…, uf… —me volví hacia Miyamoto para cerciorarme de si le parecía bien. Pero ya se había metido en la habitación—. Muy bien, perfecto, pues vayamos…, uf…
—Bueno, sí, pues vamos, ¿le parece? ¡Ja, ja! ¡Quién lo hubiera dicho! ¡Jo, jo, jo, jo!
La señora Miyamoto se empezó a quitar el vestido de rayas azules y blancas, dejando a la vista el sostén y las bragas de color azul marino.
Yo me quité la camisa y los pantalones, le puse el brazo alrededor de los hombros y la llevé a la habitación. Todo el cuerpo le temblaba de excitación. Su marido y mi esposa ya estaban enrollados en la cama matrimonial.
—Perdonad, pero ¿nos podríais hacer un hueco?
—¡Sí, cómo no!
Miyamoto se movió hasta el borde de la cama mientras seguía haciéndole el amor a mi esposa. Yo me dejé caer pesadamente en el otro lado con la señora Miyamoto. Nos abrazamos y empezamos a hacerlo.
Las dos mujeres comenzaron a jadear y resoplar, estimulada cada una de ellas por la otra. Volvió a sonar el timbre.
—Esta vez vas tú —le dije a mi mujer.
—¡No! —respondió ella mientras jadeaba moviendo la cabeza con fuerza—. ¡Ve tú, por favor!
A regañadientes me levante desligándome del fuerte abrazo de la señora Miyamoto. Me puse la camisa y los pantalones y me dirigí a la puerta. En el porche se encontraba la vendedora de Cosméticos Lola, una mujer de una belleza incomparable. Yo siempre la había deseado en secreto.
—Perdone… ¿Está su esposa en casa? —preguntó.
—¡Ah, es usted! Je, je, je, je, je, je —asentí con parsimonia. Me lamí los labios y miré de arriba abajo su cuerpo voluptuoso, envuelto en un traje de un blanco inmaculado.
—Sí, por supuesto que está en casa. Pero ¡pase, por favor!
Me echó una mirada dudosa y se quedó en la entrada manteniendo la distancia en todo momento antes de cerrar la puerta.
—Por cierto, ¿ha oído hablar del árbol Dabadaba? —le pregunté sin dejar de mirar su cuerpo con lascivia.
—Pues no, ¿de qué se trata?
En verdad parecía no conocerlo. Me di cuenta de que tardaría bastante en explicárselo y me lo pensé mucho antes de contarle toda la historia.
—En pocas palabras, todo esto forma parte de un sueño erótico del señor Miyamoto —añadí para concluir—. Nosotros somos meros personajes de su sueño. Así que ¿qué le parece? Si no somos más que personajes del sueño erótico de otra persona, también podríamos hacer algo erótico. ¡Lo mínimo que podíamos hacer es montárnoslo y disfrutar!
Me miró como si estuviera loco.
—Nunca había oído nada tan ridículo en mi vida. ¡Que éste es el sueño erótico de otra persona! Usted debe de haber perdido el juicio.
—No, no me entiende —dije con un suspiro—. Estoy totalmente cuerdo, pero es que estamos en el sueño de otro. Y ahora, ¿se podría quitar la ropa cuanto antes?
Puso los ojos como platos.
—¡Qué depravación más increíble! Usted, aparentemente un respetable cabeza de familia, un, un, un respetable miembro de la sociedad…
Ya me había cansado. Me abalancé sobre ella.
—¡Si no nos damos prisa, Miyamoto se despertará! —Esta vendedora era más joven y bella que la señora Miyamoto. Sería una pareja mucho mejor para el sexo.
Mientras le quitaba el vestido, ella se resistía con todas sus fuerzas.
—Pero ¡para nosotros es la realidad! —gritaba ella, intentando resistirse—. Nuestras vidas seguirán después de que se despierte ese señor Miyamoto. ¿Y qué hará con estas marcas que tengo en el cuerpo?
—Sí, en parte tiene razón. Pero hay otra forma de verlo. Tan pronto como se despierte Miyamoto, es posible que nosotros dejemos de existir.
Ella llevaba un sostén marrón oscuro a juego con las bragas. Sus intentos por resistirse le habían hecho sudar copiosamente, pero cuando le quité las bragas, de repente pareció haberse quedado sin fuerzas. Se me tiró encima con un gemido.
—Eres malo, eres muy malo —dijo, y empezó a sollozar.
La rodeé con mis brazos y la llevé hasta el dormitorio.
—Con permiso, ¿podríais echaros un poco para allá? —les dije a los otros tres que estaban en la cama.
La señora Miyamoto permanecía echada con la mirada perdida, tal como la había dejado. Cuando vio a la vendedora, a la que yo estaba abrazando, gritó desesperada.
—¡No, no me puedes dejar así! ¡Primero me dejas satisfecha!
Miyamoto se había medio cepillado a mi esposa y se me quedó mirando.
—Está bien. ¡Sea esto un sueño o no, no permitiré que insulte a mi mujer!
En ese momento, volvió a sonar el timbre.
—Perdón, me tendrá que disculpar un momento.
Dejé a la vendedora durmiendo en un lado de la cama, volví al vestíbulo y abrí la puerta. En el porche había un hombre andrajoso de mediana edad con algo que se parecía a un contador Geiger colgándole de una mano.
—¿Sí? ¿En qué puedo ayudarle?
—Soy del Departamento de Higiene Municipal. ¿No tendrá usted por casualidad un bonsái Dabadaba?
—Pues sí, así es. ¿Cómo lo sabe?
—Me lo imaginaba —respondió el oficial de higiene—. Esto es un sensor de sueños eróticos. Nunca falla. Y ahora, si me permite examinar el árbol, por favor.
Entró como Pedro por su casa.
—¡Espere un momento! —le grité. Pero el oficial de higiene se fue derechito a nuestro dormitorio y sujetó el árbol Dabadaba que había en la cabecera de la cama—¿Por qué se lo quiere llevar? —le pregunté.
—¿Es que no ha leído el periódico esta mañana? Está bien, se lo contaré. Últimamente, estos árboles Dabadaba han estado provocando un gran malestar social. Por culpa de ellos, las personas ya no pueden distinguir entre los sueños y la realidad. Han estado haciendo el amor en las calles, violando conductores de autobús ante los pasajeros. Algunos hombres han abordado a las dependientas de los grandes almacenes. Algunas mujeres han retozado en plena calle totalmente desnudas, provocando a jóvenes a plena luz del día. Otras chicas han invitado a completos desconocidos a que se acostasen con ellas. Es un mundo de violencia sexual y de depravación desenfrenada. Por eso, el Gobierno ha empezado a confiscar los árboles Dabadaba.
—¡Cielos! No me imaginaba que hubiera tantos —dije con un suspiro—. Pero si es eso lo que dice el Gobierno, supongo que no tenemos otra opción, ¿no?
—¡No es justo! —gimió mi esposa, que estaba sentada en la cama escuchándonos—. ¡Si sólo lo hemos utilizado una noche!
—No se preocupe —Miyamoto levantó la cabeza de entre la ropa de la cama y le contestó al oficial de higiene, frunciendo el entrecejo—: Y es que, ¿sabe usted?, todo esto está sucediendo en mi sueño. Si así lo decido, este hombre dejará de existir. Desaparecerá sin más.
El oficial de higiene torció el gesto.
—Así que aquí hay otro loco, ¿eh?
—¿No me cree? —dijo Miyamoto, incorporándose en la cama—. Muy bien, se lo demostraré. Le demostraré que éste es mi sueño.
Y acto seguido se puso a chillar como un poseso.
Miyamoto se despertó por el ruido de su propia voz. En ese instante, todos nosotros simplemente dejamos de existir.
Yasutaka Tsutsui
El Bonsái Dabadaba (en Hombres salmonela en el planeta porno. Traducción de Jesús Carlos Álvarez Crespo. Atalanta)


Tags: Yasukari Tsutsui, El bonsái dabadaba, hombres salmonela, Jesús Álvarez Crespo, Atalanta

Publicado por elchicoanalogo @ 21:12  | Libros...
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios