Viernes, 19 de abril de 2013

Tras la ventana de la cafetería, la lluvia cae y forma pequeños círculos en la superficie de los charcos. Una mujer se tapa la cabeza con una revista, las gotas resbalan a través de las hojas y le mojan los hombros. Corre con la cabeza agachada, rodea los charcos, se cruza en el camino de otras personas sin darse cuenta. Sigo su carrera hasta que desaparece dentro de la estación de tren. 
Acaricio la tapa de los libros sobre la mesa. Leo historias de desiertos sin horizonte, de espacios y tiempos deshechos, de vidas grises que parpadean durante un segundo antes de volver a su grisura. Pienso en el poema de Elizabeth Bishop sobre el arte de perder. Cierro los ojos y hago una pequeña lista de lo que he perdido hoy, el poso de la taza de café, no sé cuántos recuerdos (olores, sueños, esperas), las palabras pensadas bajo la lluvia y que nunca escribiré, las notas que he borrado y hablaban de pájaros negros bajo un cielo gris, las manos de un poeta que imitaban la curva de un río cada vez que decía búsqueda, una cruz de piedra sobre un acantilado o mi autorretrato del dieciocho de abril. 
Abro los ojos, vuelvo a mirar tras la ventana e intento sentir el aire que la mujer levantó en su carrera bajo la lluvia.

  

 

 

 


Publicado por elchicoanalogo @ 2:02  | diapositivas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios