S?bado, 08 de marzo de 2014

Dick es desmañado, las historias van a impulsos, los inicios son convulsos, a trompicones, los personajes y las situaciones parecen deslavazados, sin conexión entre sí, el exceso de información y la sensación de estar perdido en las primeras páginas hasta el momento donde todo confluye en un punto y adquiere sentido, los finales tan abiertos y convulsos como los inicios, los temas que se repiten, qué es real y qué imaginación, los diferentes planos de realidad dentro de una misma dimensión, las drogas, la religión, los antihéroes que toman partido aun anticipando la derrota que les espera. Dick me habla de otros mundos posibles, de las diferentes capas de la realidad, de la locura y cómo trastoca la percepción del tiempo y la realidad, de la ausencia de fronteras entre lo real, lo soñado, lo inventado y lo imaginado.

Los tres estigmas de Palmer Eldritch es otra historia febril y extraña de Dick, los precog que ven el futuro pero cuya vida es mediocre, los hombres y mujeres enviados a Marte como colonos, su única vía de escape es una droga que les hace reencarnarse en muñecos parecidos Barbie y Kent, los creadores de accesorios para que esos viajes alucinados tengan más detalle y realidad (coches, vajillas, decorados, paisajes), un hombre que se perdió en un viaje espacial y regresa prometiendo la inmortalidad.

Hay reflexiones sobre qué o quién es Dios, la colonización de Marte como la otra cara de Crónicas marcianas, colonos que llegan a un planeta nuevo e inhóspito, su vida mísera, al borde de la depresión, una droga que les hace creer que en otra vida, hay ironía y cierta tristeza, hay la duda constante de las personajes por saber si siguen dentro de una alucinación o han vuelto a la realidad.

Los tres estigmas de Palmer Eldritch se inicia con personajes a la deriva y termina en un sueño alucinado y abierto, y entre esos dos puntos, el regreso de Palmer Eldritch de una expedición interestelar prometiendo la vida eterna a través de una droga nueva (dentro de esa vida nueva, el propio Palmer Eldritch que aparece transformado en diferentes seres, que controla las alucinaciones, que crea un paraíso artificial y guía y decide los pasos a seguir, un dios que busca poder y esclavos).

Me gusta Dick por las dudas que plantea, por su forma de escribir desmañada, tan alucinada como los viajes de sus personajes tras consumir diferentes drogas. El tiempo parece discurrir de otra manera en los libros de Dick, se llena de capas que se solapan unas con otras.




—Cristo dejó bien claro que debemos recibir dos sacramentos —explicó pacientemente Anne Hawthorne—. El Bautismo de agua, y la Santa Comunión, esta última fui instituida en su memoria durante... la Última Cena.
—¡Ah! Usted se refiere al pan y al vino.
—Usted sabe que la persona que ingiere Can-Di experimenta una traslación, así es como la llaman, hacia otro mundo. Es algo secular, empero, en el sentido que se trata de un mundo temporal y sólo físico. El pan y el vino...
—Lo siento, señorita Hawthorne —la interrumpió Barney—, pero temo que no puedo creer en esta historia del cuerpo y la sangre. Me resulta demasiado mística. —Demasiado basada en premisas que no han sido demostradas, dijo para sus adentros. Pero ella tenía razón; gracias al Can-Di la religión se había difundido en las lunas y planetas colonizados, y él iba a tener que vérselas con eso.
—¿Piensa usted probar la Can-Di? —preguntó Anne.
—Por supuesto.
—Cree usted en eso. Sin embargo sabe que la Tierra hacia donde transporta no es la verdadera Tierra —dijo Anne.
—No tengo ganas de discutir sobre eso —dijo él—. Todo lo que sé es que cuando uno mastica Can-Di parece verdadera.
—Es como los sueños.
—Es más real —señaló él—. Más claro. Y se mastica en... —Estaba a punto de decir comunión—. En compañía de otras personas que se van de verdad. De manera que no puede ser completamente una ilusión. Los sueños son privados; es por eso por lo que los consideramos una ilusión. Pero Perky Pat...
Philip K. Dick
Los tres estigmas de Palmer Eldritch (traducción de Marcelo Tombetta. Minotauro)


Tags: Palmer Eldritch, Philip K. Dick, Marcelo Tombetta, Minotauro

Publicado por elchicoanalogo @ 6:46  | Libros...
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios