Lunes, 21 de abril de 2014

De vuelta en su apartamento, Tsukuru Tazaki sacó una vieja agenda del cajón de su escritorio, la abrió por la sección de direcciones y tecleó cuidadosamente en el portátil el nombre y el apellido de los que habían sido sus amigos, las direcciones que tenían en aquella época y sus números de teléfono.

Kei Akamatsu
Yoshio Oumi
Yuzuki Shirane
Eri Kurono

Los pensamientos se agolpaban en su mente mientras releía la lista de nombres y apellidos en la pantalla. Entonces tuvo la sensación de que aquella época que él suponía que había quedado atrás se expandía a su alrededor, envolviéndolo. Aquel tiempo pretérito empezaba a mezclarse silenciosamente con el presente. Como si en su apartamento se colara humo a través de un intersticio en la puerta. Era un humo incoloro y sin olor. Sin embargo, en cierto momento, Tsukuru regresó de súbito a la realidad y pulsó una tecla para enviar el correo electrónico a la dirección de Sara. Tras comprobar que había sido enviado, apagó el ordenador y esperó a que el presente retornase.
«... estoy muy interesada en ellos. Quiero saber más. Quiero saber quiénes son esos con los que cargas a la espalda.»
«Probablemente Sara esté en lo cierto», pensó Tsukuru ya tumbado en la cama. «Todavía llevo a los cuatro a la espalda. Y seguramente pesan más de lo que Sara imagina.»

Mister Red
Mister Blue
Miss White
Miss Black

Haruki Murakami
Los años de peregrinación del chico sin color (traducción de Gabriel Álvarez Martínez. Tusquets. Círculo de lectores)


Tags: Haruki Murakami, Tusquets, Círculo de lectores, Gabriel Álvarez

Comentarios