Lunes, 12 de mayo de 2014

Iba muy cabizbajo el pobre animal, y no era para menos, su dueña le esgrimía el dedo índice con auténtica determinación. Hay mucho solitario a determinadas horas por el Paseo del Urumea, se ven cosas curiosas. He acelerado un poco el paso y el perro ha soltado un aullidito de dolor y arrepentimiento. Ya habrán hecho las paces, me imagino.

*

El amor verdadero te hace pensar, en ocasiones, que no te lo mereces. Y por eso mismo te da miedo.

*

No puedo recordarlas a todas, pero gracias. Repetiría sin dudarlo.

*

Viajar en tren, mirando por la ventanilla y pensando que no quieres llegar aún a tu destino, porque en cuanto llegues empezará a quedarte menos felicidad por vivir, porque ya estarás viviéndola...

*

Esa misteriosa e indescriptible manera que tiene de rozarte la poesía.

*

«Sólo sé que no sé nada». Y si no sabe nada, cómo sabe que sabe que no sabe nada. Se lo dije al profesor y me mandó fuera del aula. Pasando de filosofía, me dije, en el pasillo, encendiendo un ducados.
Karmelo C. Iribarren
Diario de K (Renacimiento)


Tags: Diario de K, Karmelo C. Iribarren, Renacimiento

Comentarios