Mi?rcoles, 19 de noviembre de 2014

Un territorio de leyenda, un cementerio en un pequeño pueblo norteamericano, la voz de los muertos que repasan sus vidas, sus anhelos, sus victorias y derrotas, sus amores inocentes, sencillos, desgraciados o dolorosos, los borrachos y perdedores, los poetas y las amas de casa, las sombrereras y los viajeros, los asesinos, periodistas, jueces, alcaldes, anarquistas, vagabundos y granjeros, un microcosmos de voces y almas, algunas reniegan de su lápida, otras revelan sus secretos y apuntan a hacia otro muerto de su desgracia, la mayoría que miran la vida con estupefacción ahora que la ven desde la muerte, las historias y personas que se entrecruzan en los más de doscientos poemas de Spoon River, que completan o desmienten lo dicho anteriormente, la mentira aún en la muerte (como en aquel cuento de Akutagawa), las quejas de una vida dura o asentir al mirar al pasado, los ideales políticos que hablan de democracia y la tristeza por el papel imperialista del país y la rapiña de los bancos, la influencia de Shelley, Dante o la biblia en Lee Masters, la lectura de tantas muertes, de tantos muertos, todas esas voces que empujan a los vivos, los primeros poemas que dan el tono a veces elegíaco, a veces un susurro, las últimas voces, los últimos poemas, como una pequeña luz en medio de la oscuridad y la incertidumbre.


CONRAD SIEVER
No en ese yermo jardín
donde los cuerpos se transforman en hierba
que no alimenta rebaños, y en plantas siempre verdes
que no dan fruto;
no allí, donde por los senderos sombreados
se oyen vanos suspiros  y se sueñan sueños aún más vanos
de estrecha intimidad con almas muertas...;
sino aquí, debajo de este manzano
al que yo amé, cuidé y podé
con mis nudosas manos
por largos, larguísimos años;
¡aquí, bajo las raíces de este centinela del norte,
para pasar con el cambio químico y el ciclo de la vida
a la tierra, y a la carne del árbol,
y a los vivos epitafios
de las manzanas más rojas!


THEODORE EL POETA
De niño, Theodore, te pasabas las horas muertas sentado
a orillas del turbio Spoon
con los ojos clavados en la entrada de la madriguera del cangrejo
esperando a que asomara y se arrastrara afuera,
primero sus antenas ondulantes como pajas de heno,
y enseguida su cuerpo color de jaboncillo,
adornado con ojos de azabache.
Y en éxtasis mental te preguntabas
qué sabía, qué deseaba y por qué vivía.
Pero más tarde tu vista se volvió a los hombres y mujeres
y esperabas a que salieran sus almas
para ver
cómo vivían y para qué,
y por qué seguían arrastrándose tan afanosamente
por el arenoso camino donde falta el agua
al declinar el verano.


GEORGE GRAY
Muchas veces he estudiado
el mármol que me han esculpido:
anclado en el puerto un barco con las velas recogidas.
No expresa mi destino de verdad,
sino mi vida.
Pues el amor se me ofreció, y me acobardaron sus desengaños;
los pesares llamaron a mi puerta, pero tuve miedo;
la ambición me reclamó, y me asustaron sus riesgos.
Continuamente anhelaba, sin embargo, darle un sentido a mi vida.
Y ahora sí que debemos desplegar las velas
y coger los vientos del destino
a dondequiera que lleven al barco.
Puede acabar en locura el darle un sentido a la vida,
pero la vida sin sentido es la tortura
de la inquietud y del vago deseo...
Es un barco que suspira por el mar y le tiene siempre miedo.


WILLIAM GOODE
Todo el mundo en el pueblo pensaba, sin duda,
que yo iba de un lado para otro, sin objeto.
Pero aquí, junto al río, se puede ver al crepúsculo
a los murciélagos de blandas alas que vuelan en zigzag de aquí para allá:
tienen que volar así para conseguir su comida.
Y si alguna vez te has perdido de noche
en ese hondo bosque que hay cerca del Embarcadero de Miller
y has probado a ir primero hacia un lado y luego hacia otro,
hacia donde te llevara el resplandor de la Vía Láctea que se filtraba
tratando de orientarte,
podrás comprender que yo buscaba el camino
con un ansia ardiente, y que cuando vagaba,
vagaba buscando.
Edgar Lee Masters
Antología de Spoon River (traducción de Jesús López Pacheco y Fabio L. Lázaro. Cátedra)


Tags: Antología de Spoon River, Edgar Lee Masters, Jesús López Pacheco, Fabio L. Lázaro, Cátedra

Publicado por elchicoanalogo @ 6:08  | Libros...
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios