Domingo, 07 de diciembre de 2014

La primera vez que lo vi su estampa en blanco y negro me bendijo desde el estante de una librería de segunda mano. Casi caigo de rodillas. Bruce Chatwin, Los trazos de la canción: “¿Acaso nuestra necesidad de distraernos, nuestra manía por lo nuevo, era, en esencia, un impulso migratorio instintivo afín al que experimentan las aves en otoño?”. Pagué sin respirar y salí de allí prometiendo llevar al librero un exvoto en forma de pulmones.
La obra de Chatwin, que es sobre todo pictórica, encontró su equivalente en los cuadros de Eileen Gray, una artista exiliada afincada en París. Chatwin vio un cuadro de Gray cuando fue a su piso para escribir un artículo: Un mapa de la Patagonia. Ambos querían ir. “Yo ya soy demasiado vieja. Ve tú por mí”. Chatwin, sin duda, metió en su mochila una lata de sardinas y media botella de champán, y dijo que el libro sería un intento de dar una visión cubista de la región: describir lo que vea y oiga a su alrededor evitando escribir sobre lo que siente. Así nos descubre que los habitantes de la Patagonia no eran parte de una nación sino una colección de expatriados que se sentían más cómodos cuando estaban en el extranjero. Y otra vez: “¿Por qué deambulan los hombres en lugar de estarse quietos?”.
Chatwin murió, no sé si habiendo encontrado respuestas, en 1989 con 48 años y seis libros escritos. Lo que sí sabemos es que sus libretas de apuntes están llenas de aproximaciones: “Yo pienso que sería feliz en aquel lugar donde casualmente no me encuentro”. Eran palabras de Baudelaire. Me acuerdo ahora de George Sand: “¿Por qué viajar cuando no se está obligado a hacerlo?” Quizá la respuesta no sea más que aquellos versos de Marcel Wauters: “Alarga la mano a través de la pared / Más allá del país del tiempo hay arena”.
Isabel Bono
Ve tú por mí (Publicado en Manual de Uso nº14, marzo 2012)


Tags: Bruce Chatwin, Isabel Bono, Manual de uso

Publicado por elchicoanalogo @ 6:15  | Isabel Bono
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios